Público
Público

España prevé cerrar 2018 con un 0,8% de turistas menos, aunque con un aumento del 2,8% de su gasto

El Gobierno señala que el turismo toca techo por la inestabilidad política en Catalunya y la saturación que se registró el año pasado en algunas zonas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos turistas con sus maletas por una calle de Barcelona en la que marcha una manifestación independentista. AFP/Josep Lago

Tras ocho años de fuerte crecimiento, el Gobierno espera para 2018 un leve descenso de la llegada de turistas por la inestabilidad política en Catalunya y la saturación que se registró el año pasado en algunas zonas.

Según datos presentados el martes por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, España cerrará 2018 con un total de 81,2 millones de turistas, un descenso del 0,8% frente al récord histórico de 81,9 millones registrado el año anterior.

Según el informe trimestral de Coyuntur, en el cuarto trimestre se espera la llegada de 15,3 millones de visitantes, un 2,2 % menos que en el mismo periodo de 2017 (15,6 millones de turistas).

"La inestabilidad política en Catalunya es uno de los motivos asociados al descenso del turismo en esta región", dijo Maroto. Catalunya es el principal destino para el turismo internacional en España (copa el 23% de los visitantes), pero entre enero y agosto el número de turistas en esta región bajó un 2,7%.

La ministra ha confirmado que desde Turespaña se ha reforzado en el exterior la campaña de mercadotecnia de Catalunya como destino, con 196 actuaciones. Asimismo, ha recordado el "compromiso" del Gobierno para "recuperar la normalidad institucional" en la comunidad autónoma.

No obstante, Maroto dijo que parte de este retroceso se debe también a un "proceso de normalización y estabilización de los flujos turísticos" tras las cifras récord del año pasado.

Dos mujeres toman el sol en la playa Burriana, en la localidad mañagueña de Nerja. AFP/Jorge Guerrero

Entre 2009 y 2017, el número de turistas en España subió desde 52,2 millones a casi 82 millones, aprovechando en parte de la inestabilidad en otros destinos tradicionales en el Mediterráneo y Oriente Próximo.

En algunas zonas de España, la masificación y la saturación de las instalaciones causó problemas no solo para los turistas, sino también para los residentes.

Así, en las Baleares, donde se registró en 2017 una fuerte contestación social contra la congestión de los sitios turísticos, la llegada de turistas bajó un 0,8% en los primero 8 meses de este año.

Un hombre fotografía con su móvil a un vehículos para turistas que pasan por la madrleña Puerta del Sol. REUTERS/Susana Vera

En el conjunto de España el número de turistas bajó entre enero y agosto un 0,1%, hasta los 57,3 millones, debido a los retrocesos sufridos en la temporada alta (-4,9% en julio y -1,9% en agosto).

Pero pese al descenso del número de turistas, el gobierno espera para 2018 un incremento del gasto turístico del 2,8% hasta un nuevo récord de 89.440 millones de euros, debido a un aumento del gasto medio por turista. 

Para el periodo de octubre a diciembre, el Gobierno prevé que los turistas extranjeros se gastarán 17.539 millones, un 3,4 % más que en el cuarto trimestre del año pasado.

En el acumulado de los ocho primeros meses del año (a falta de los datos oficiales de septiembre) han visitado España 57,3 millones de turistas internacionales, un 2,8 % más que en el mismo periodo de 2017, con un gasto total de 62.230 millones, un 2,8 % más.

En este periodo enero-agosto, el gasto medio por turista se situó en 145 euros, un 6,5 % más que en el mismo periodo de 2017.