Público
Público

Un euríbor negativo en febrero traerá nuevas rebajas en las hipotecas, pero no la devolución de dinero del banco

Las entidades financieras han tomado medidas para que el desplome del principal indicador de los préstamos para vivienda no afecte a su negocio

Un cartel anuncia una hipoteca para jóvenes. EFE

PÚBLICO

MADRID.- Por primera vez en su historia, el euríbor a un año, el indicador de referencia de la mayoría de hipotecas en España, cerrará un mes en negativo, ya que la tasa media de febrero acabará próxima al -0,007%, lo que traerá nuevas rebajas en los préstamos aunque no la devolución de dinero por parte del banco.

El índice ha acumulado 16 valores en tasa diaria en terreno negativo a la espera de que el Banco Central Europeo (BCE) active más artillería para elevar la inflación en la zona euro. Desde el pasado 5 de febrero el Euríbor está inmerso en tasas diarias negativas y se ha hundido hasta el -0,018%, el pasado lunes día 22.

El euríbor a doce meses, calculado por la Federación Bancaria Europea con los datos de las principales entidades de la zona del euro, muestra en realidad el precio del dinero a un año en el mercado interbancario europeo, pero es la principal referencia hipotecaria a tipo variable en España. Su evolución depende de las subidas o bajadas de tipos que aprueba el Banco Central Europeo (BCE), que mantiene el tipo de interés en el mínimo histórico del 0,05%.

El euribor negativo de febrero supondrá, para una hipoteca de 120.000 euros a 25 años y con un diferencial del 1%, una rebaja en la cuota mensual  de 14 euros, lo que significaría una ahorro de unos 172 euros en el año. Con esta circunstancia excepcional en la evolución del euríbor, los hipotecados a los que le toque revisar su cuota en febrero podrían pagar menos que el diferencial de intereses pactado con la entidad.

El euribor de febrero supondrá una rebaja en la cuota mensual de 14 euros, lo que significaría un ahorro de 172 euros anuales

No obstante, el  presidente de la Asociación Hipotecaria Española (en la que están representados los bancos), Santos González, ha estimado que el euríbor tendría que mantener su caída histórica hasta hundirse al -0,5% para absorber el diferencial medio en las hipotecas. En el caso de España, el diferencial más bajo al que se ha vendido de forma general una hipoteca fue de 17 puntos básicos. De producirse dicha circunstancia, que Santos no ve muy factible, los hipotecados dejarían de pagar intereses por sus préstamos para adquirir sus viviendas.

Si el euríbor sigue bajando, en teoría, los hipotecados podrían beneficiarse de una mayor reducción del capital de la deuda, lo que se traduciría simbólicamente en que el banco acabe pagando por el préstamo. En este sentido, El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, considera que "pagar por pedir prestado y cobrar por traer recursos es una contradicción, y no sería sano ni sostenible", pero además explicó que el diferencial que cobran las entidades sumado al euríbor evitará que eso ocurra.

Los bancos han elevado el  diferencial de sus préstamos y han introducido una cláusula cero en las hipotecas a tipo variable

Los expertos apuntan que el euríbor en negativo mermará los ingresos de los bancos (muy castigados últimamente en bolsa, por las dudas de los inversores respecto a la rentabilidad del sector financiero en un entorno de tipos de interés muy bajos).

Por eso las entidades financieras ya están tomando medidas para proteger su negocio y su rentabilidad ante la caída constante del indicador. Entre las medidas que está poniendo en marcha la banca destaca el alza del diferencial o la introducción de una cláusula cero en las hipotecas a tipo variable. Este tipo de cláusula fija un interés mínimo del euríbor del 0%, que, unido al diferencial que la banca aplica, procurará al sector por lo menos cobrar por el préstamo concedido al cliente.

Por otro lado, el sector financiero español también está potenciando la contratación de hipotecas a tipo fijo, que en los últimos meses están ganando terreno.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 90,2% de las hipotecas firmadas en 2015 era a tipo variable y sólo el 9,8% restante, a tipo fijo. En el conjunto de 2015 la firma de nuevas hipotecas para la compra de una vivienda aceleró su crecimiento y se elevó el 19,8%, hasta los 244.827 contratos, su segundo incremento interanual después de seis años de caídas.

El euríbor seguirá en negativo durante varios meses

Los expertos consultados  calculan que el euríbor se mantendrá en negativo durante algunos meses ante la excesiva liquidez existente en el mercado. Si el BCE deja de cobrar por los depósitos de los bancos o bien reduce el importe que les cobra podría contribuir a frenar la caída del índice de referencia de las hipotecas.

Para el analista de XTB Jaime Díez, el mercado espera que el BCE aplique descuentos de hasta el -0,5% en la facilidad de crédito, entre otras medidas, lo que podría mantener al Euríbor en tipos negativos. Ahora bien, contempla un rebote ante la "fuerte presión bajista" que se desencadenaría si no se cumple alguna de las medidas esperadas.

"El futuro es muy incierto, puesto que los bancos centrales están viendo inútiles sus esfuerzos por subir la inflación mientras el petróleo siga cayendo. El BCE dará tiempo a que sus medidas tengan efecto en los mercados y posiblemente ante los primeros datos de estabilización en el crudo de cara al tercer y cuarto trimestre del año el organismo ponga fin a las excesivas políticas monetarias actuales, por lo que el Euríbor dejará de descontar nuevas caídas para estabilizarse o pasar a subir", ha explicado.

Más noticias de Economía