Público
Público

Las farmacéuticas se ponen de moda en Bolsa a la espera de grandes beneficios por la covid-19

La mayoría de los laboratorios cotizados, de los que ya hay tres en el Ibex, tienen en marcha proyectos relacionados con la prevención y tratamiento del coronavirus

Fotografía de una investigadora de covid en un laboratorio. EFE/Federico Anfitti
Fotografía de una investigadora de covid en un laboratorio. EFE/Federico Anfitti

VICENTE CLAVERO

La búsqueda de remedios contra la covid-19 y de una vacuna que la prevenga ha puesto el foco sobre la industria farmacéutica mundial, cuyo interés para los inversores se ha redoblado desde el estallido de la pandemia, ante los cuantiosos beneficios económicos que las investigaciones en marcha pueden aportar.

En España, ese interés se ha traducido en la incorporación al Ibex 35 de los laboratorios Almirall el pasado mes de junio y de Phamar Mar el próximo 21 de septiembre, que se suman así a Grifols, presente en el índice selectivo español desde 2008. Nunca antes habían coincidido tres farmacéuticas en el Ibex.

Juntas acumulan una capitalización de 13.000 millones de euros, aunque su comportamiento en lo que va de año ha sido muy dispar: Grifols ha perdido un 26% de su valor bursátil, que a 31 de diciembre de 2019 era de 13.393,3 millones, y Almirall un 32% (2.555,5), mientras que Pharma Mar ha subido de 794,8 a 1.766,3 millones de euros.

Esa evolución es consecuente con la de los beneficios de cada compañía, que durante el primer semestre de 2020 cayeron un 24% en el caso de Grifols y un 31% en el de Almirall. Pharma Mar, en cambio, dejó atrás cuatro ejercicios consecutivos en pérdidas y se anotó entre enero y junio unas ganancias de 113,8 millones.

Las expectativas, sin embargo, son prometedoras para las tres y de ahí que los analistas le atribuyan un alto potencial de crecimiento. Grifols, especialista en la producción de hemoderivados, está experimentando la inmunización pasiva frente al coronavirus y puede resultar muy favorecida por la autorización en Estados Unidos del uso de plasma procedente de enfermos recuperados.

Phamar Mar, centrada en el desarrollo de fármacos de origen marino contra el cáncer y el alzhéimer, lleva a cabo un ensayo en hospitales de Madrid, Castilla-La Mancha y Catalunya con el antitumoral Aplidin, compuesto a partir de un invertebrado del Mediterráneo balear y potencialmente útil para neutralizar algunos efectos de la covid-19.

Aunque su actividad principal gira en torno a la dermatología médica, Almirall ha reforzado la producción de paracetamol, uno de los antiinflamatorios y antitérmicos recomendados para aliviar los síntomas del coronavirus, y ha decidido fabricar geles antibacterianos en Alemania para distribuirlos en hospitales y clínicas.

En el marco de una industria mayoritariamente controlada por grandes fortunas e inversores internacionales, Grifols tiene al frente a la familia del mismo nombre y cuenta entre sus accionistas significativos con el fondo estadounidense BlackRock. Almirall está en manos de los hermanos Gallardo Ballart, y el socio de referencia de Pharma Mar es José María Fernández de Sousa-Faro.

Fuera del Ibex, hay otras seis farmacéuticas que cotizan en Bolsa, a algunas de las cuales les está yendo muy bien en este año marcado por las pandemia. Así ocurre, por ejemplo, en el caso de Rovi, cuyos beneficios subieron un 83% en el primer semestre, Reig Jofre (26%), Faes Farma (25%) o Biosearch, que ganó seis veces más que durante el mismo periodo de 2019.

De todos ellos, el laboratorio con mejores perspectivas es Rovi, ya que tiene un acuerdo con Moderna Tecnologics para hacer en España el llenado y acabado, fuera de Estados Unidos, de la vacuna ARNm-1273, experimentada desde julio en personas. Además, está ensayando un tipo de heparina, la bimeparina, para la prevención de trombos en pacientes con neumonía.

Otros proyectos de las farmacéuticas cotizadas en relación con la covid-19 son: la utilización del suplemento nutricional Manremyc con el fin de reducir el contagio y la gravedad de infección (Reig Jofre); la estimulación del sistema inmunológico a través del probiótico Hereditum, ya probado contra la gripe y la hepatitis (Biosearch), y la aplicación de la molécula vafidemstat en el tratamiento de la insuficiencia respiratoria (Oryzon).

Más noticias de Economía