Público
Público

Resultados Ferrovial pierde 410 millones en 2020 por la caída del tráfico en sus aeropuertos por la pandemia

La facturación del negocio de construcción del grupo presidido por Rafael del Pino se dispara un 11% y consigue compensar el impacto del covid en el transporte

El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino.
El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino. EFE

Ferrovial perdió 410 millones de euros en 2020, frente al beneficio de 268 millones de euros que registró el año anterior, como consecuencia del impacto que la pandemia ocasionó en el tráfico de los aeropuertos que controla, que se traduce en un agujero de 447 millones de euros, al mismo tiempo que su negocio de construcción consiguió sortear la crisis económica, según ha informado la compañía.

En concreto, el aeropuerto londinense de Heathrow (participado al 25% por la firma española) transportó un 72,7% menos de viajeros, ocasionando una reducción de sus ingresos del 61,7%, mientras que ASG, que incluye los aeropuertos de Aberdeen, Glasglow y Southhampton, redujo sus ventas en un 67,4%.

De esta forma, la puesta en equivalencia de su división de aeropuertos redundó en un impacto valorado en 447 millones de euros. A este importe se suman las provisiones por valor de 22 millones de euros procedentes de las actividades discontinuadas y la decisión judicial en torno a Autema, una sociedad que gestiona una de sus carreteras en Catalunya, cuyo impacto asciende a 43 millones de euros.

Otro de los negocios que sufrió el impacto de la crisis fue el de autopistas, cuyas ventas se contrajeron un 19,2%, hasta los 405 millones de euros, como consecuencia también de las restricciones a la movilidad y el menor uso de las carreteras en todos los países donde opera.

Las ventas globales del grupo crecen casi un 5%

Al margen de estos efectos producidos directa o indirectamente por la pandemia, la compañía presidida por Rafael del Pino consiguió incrementar su nivel de ventas globales un 4,7%, hasta los 6.341 millones de euros, impulsadas por la buena evolución del negocio de construcción.

Así, esta división incrementó en un 11,4% sus ingresos, hasta los 5.862 millones de euros, gracias al impulso de los proyectos en Estados Unidos y a la buena evolución de su constructora polaca, Budimex. De hecho, el 86% de la facturación en construcción provino de su actividad internacional.

Ferrovial, además, obtuvo el pasado año 458 millones de euros de dividendos procedentes de sus proyectos. Por una parte, la autopista 407 ETR distribuyó 562,5 millones de dólares canadienses que reportaron en 160 millones de euros para la compañía. También la autopista texana LBJ abonó su primera retribución al accionista, que ascendió a 229 millones de dólares, de los cuales Ferrovial ingresó 109 millones de euros. Por otra parte, pese al descenso del tráfico y de las ventas, el aeropuerto de Heathrow repartió de 100 millones de libras, de los cuales correspondieron a la compañía 29 millones de euros.

La cartera total, sumando construcción y servicios, se elevó a 23.156 millones de euros. Respecto al área de servicios, Ferrovial sigue comprometida con la completa desinversión del negocio, una operación que sigue en marcha. El primer hito de esta transacción se materializó con la venta de Broadspectrum, cuyo cierre total se produjo en julio.

Rafael del Pino ganó 4,9 millones de euros en 2020, un 10% más, al frente de Ferrovial

De otro lado, el presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, percibió una retribución total de 4,87 millones de euros el año pasado, lo que supone un aumento del 10,3% respecto al importe que devengó un año atrás, pese a obtener un sueldo inferior esta vez. En concreto, tanto su sueldo, que fue un 3,5% inferior, como su remuneración fija y las dietas fueron menores, mientras que su retribución variable a corto plazo fue ligeramente inferior, de 1,62 millones de euros.

El concepto que impulsó la retribución total devengada por Del Pino fue el beneficio bruto de las acciones o instrumentos financieros consolidados, es decir la parte de la retribución cobrada en acciones, que alcanzó los 1,6 millones de euros, frente al millón del año anterior.

El consejero delegado, Ignacio Madridejos, por su parte, devengó 1,88 millones de euros. La retribución del consejo, en su conjunto, fue de 8,1 millones de euros, un 55% menos, debido a los 11,25 millones que devengó en 2019 Íñigo Meirás al dejar en octubre de ese año su puesto de consejero delegado.

Más noticias de Economía