Público
Público

El FMI rebaja su previsión de PIB para España al 2,4% en 2018 por la incertidumbre política

La economía española es la única entre las grandes que ve recortado su pronóstico de crecimiento, mientras el organismo mundial eleva su estimación para el PIB global por el efecto de la reforma fiscal de Trump

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en una rueda de prensa en Davos (Suiza). EFE/ Laurent Gillieron

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha revisado una décima a la baja su pronóstico de crecimiento para España en 2018, que se sitúa así en el 2,4%, según ha anunciado la institución internacional en la actualización de su informe Perspectivas Económicas Mundiales, presentado en el marco del Foro Económico Global de Davos (Suiza), señalando al impacto de la incertidumbre política como principal motivo de esta rebaja.

"El crecimiento en España, que ha estado muy por encima del potencial, se ha reducido ligeramente para 2018, reflejando los efectos de la mayor incertidumbre política sobre la confianza y la demanda", explica el FMI.

De este modo, España es la única entre las grandes economías que ve recortado su pronóstico de crecimiento para 2018, aunque se mantiene como la de mayor crecimiento entra las principales economías europeas

Eleva su previsión para la Eurozona al 2,2% en 2018 y al 2% en 2019, por "un impulso más fuerte de la demanda interna y la mayor demanda externa"

En el conjunto de la zona euro, el FMI ha elevado las previsiones hasta el 2,2 % para este año y hasta el 2 % el próximo, en ambos casos tres décimas más, como consecuencia de "un impulso más fuerte de la demanda interna y la mayor demanda externa". Alemania, la primera economía del euro, crecerá un 2,3 % este año, cinco décimas más que lo previsto en octubre; Francia lo hará, un 1,9 %, una décima más, e Italia, un 1,4 %, tres décimas más.

No obstante, de cara al ejercicio 2019, las previsiones del FMI contemplan una expansión de la economía española del 2,1%, una décima por encima del anterior pronóstico de la institución dirigida por Christine Lagarde, lo que permitirá a España seguir creciendo por encima de la media de la zona euro, previsto en el 2%.

En este sentido, el economista jefe del FMI, Maurice Obstfeld, ha expresado su confianza en que "la incertidumbre política disminuirá", aunque ha subrayado que "se trata de un asunto interno de España". Asimismo, Obstfeld ha recordado que, además de la incertidumbre política vinculada a Catalunya, España se está beneficiando del optimismo de la coyuntura macroeconómica en Europa, así como de las reformas adoptadas en el pasado.

De hecho, Gian Maria Milesi-Ferretti, subdirector del Departamento de Investigación del FMI, subrayó que el "saludable" entorno exterior soporta un sólido ritmo de crecimiento para España, aunque el 3% anual no sea sostenible.

El organismo confirma la tendencia de ralentización del PIB español, pues el 3% anual no es sostenible

De este modo, el organismo dirigido por Christine Lagarde, que subraya que "el crecimiento en España ha estado bastante por encima del potencial", confirma la tendencia de ralentización del PIB después del 3,3% registrado en 2016 y del 3,1% en que calcula que cerró 2017.

La rebaja en el crecimiento previsto por el FMI para España en 2018 se conoce después de que el pasado viernes la agencia Fitch elevase el rating de la deuda soberana española a largo plazo a 'A-' con perspectiva estable desde 'BBB+', anticipando que la economía española crecerá un 2,5% en 2018 y un 2,2% en 2019.

Las proyecciones de crecimiento del FMI coinciden así con las publicadas por el Banco de España, que prevé una expansión del 2,4% en 2018 y del 2,1% en 2019 al tener en cuenta también la incertidumbre por la situación en Catalunya. Por su parte, el último pronóstico oficial del Gobierno, publicado el pasado mes de octubre, el crecimiento previsto para 2018 se rebajó al 2,3% desde el 2,6% para tener en cuenta el impacto de la situación política, así como la ausencia de los Presupuestos de 2018.

El tirón de la reforma fiscal de EEUU

Además, según las nuevas cifras del FMI, el crecimiento de la economía mundial cobrará ímpetu este año y el siguiente gracias a la mejora de las condiciones generales y el impulso extraordinario relacionado con el estímulo fiscal de la reforma tributaria de EEUU, lo que permitirá una expansión del PIB mundial del 3,9% en 2018 y 2019, lo que supone una revisión al alza de dos décimas en ambos casos respecto a sus últimas proyecciones.

El FMI señala que las condiciones financieras favorables y la fortaleza de la confianza contribuirán a mantener la aceleración de la demanda en el horizonte de los próximos dos años entre las economías avanzadas, cuya expansión ha sido revisada al alza, hasta el 2,3% este año y el 2,2% en 2019, lo que supone una mejora de tres y cuatro décimas respectivamente.

"Las previsiones de crecimiento para EEUU han sido revisadas al alza dada la actividad más fuerte de lo previsto en 2017, la mayor demanda exterior y el esperado efecto macroeconómico de la reforma fiscal", subraya la institución internacional, que prevé un crecimiento para EEUU del 2,7% en 2018, cuatro décimas más que el pasado otoño, y del 2,5% en 2019, seis décimas más.

"La previsión asume que el descenso de la recaudación fiscal no se verá compensado con recortes del gasto a corto plazo. De este modo, se espera que la reforma fiscal estimulará a corto plazo la actividad en EEUU", añade el FMI, advirtiendo del impacto sobre el déficit por cuenta corriente estadounidense.