Público
Público

El FMI recorta el PIB mundial para 2019 y 2020 por el brexit y la guerra comercial

La economía española creció un 2,5% en 2018, lo que representa una desaceleración de medio punto porcentual respecto de la expansión del 3% un año antes y queda dos décimas por debajo de la anterior previsión del informe 'Perspectivas Económicas Mundiales'.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ofrece una rueda de prensa en la víspera de la 49º reunión anual del Foro Económico Mundial, este lunes en Davos, Suiza. / EFE - LAURENT GILLIERON

La economía mundial crecerá menos de lo previsto en 2019 y 2020, según el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su actualización del informe Perspectivas Económicas Mundiales. Anticipa una expansión global del 3,5% este año y del 3,6% el siguiente, lo que representa una bajada de dos y una décima, respectivamente, en comparación con los pronósticos de la institución del pasado mes de octubre. 

"Los riesgos para la economía global se inclinan a la baja", señala el FMI, donde advierte de que una escalada de las tensiones comerciales sigue siendo una fuente clave de riesgo para las perspectivas y constata un endurecimiento de las condiciones financieras desde el pasado otoño.

En su segunda reducción de los pronósticos en tres meses, el FMI adujo además una desaceleración mayor a la prevista en la economía china y la posibilidad de que no hubiera un acuerdo de brexit como riesgos para sus proyecciones. "Van a ser necesarios más esfuerzos por parte de los Gobiernos", ha especificado la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en rueda de prensa en Davos (Suiza). "La economía global está creciendo más lento de lo que se esperaba y los riesgos están creciendo", ha añadido.

La economista jefe del FMI, Gita Gopinath, ha explicado que el principal factor de lastre para las economías desarrolladas ha sido la zona euro debido a la revisión a la baja de las economías germana e italiana.

En el caso de las economías emergentes y en desarrollo, el FMI contempla ahora un crecimiento medio del 4,5% en 2019, dos décimas por debajo de su anterior pronóstico, y del 4,9% en 2020, en línea con la previsión de octubre.

"La principal prioridad para los países es resolver de forma rápida y cooperativa sus diferencias comerciales y la incertidumbre política, en lugar de levantar más barreras comerciales y desestabilizar una economía global que ya se está ralentizado", ha añadido la economista jefe del FMI.

España seguirá creciendo en los próximos años

El PIB español creció un 2,5% en 2018, lo que representa una desaceleración de medio punto porcentual respecto de la expansión del 3% un año antes y queda dos décimas por debajo de la anterior previsión, que ha mantenido sin cambios sus últimos pronósticos para España de cara a 2019 y 2020, cuando anticipa un crecimiento del 2,2% y del 1,9%, respectivamente.

De este modo, la estimación más reciente de crecimiento de la economía española en 2018 por parte de la institución resulta inferior en una décima a la previsión de crecimiento del 2,6% manejada por el Gobierno de España, que proyecta un ritmo de expansión del 2,2% para 2019, coincidiendo en este caso con el FMI.

España en 2018 se situó por encima de la media del 1,8% estimada por el FMI

A pesar de incumplir las expectativas, el crecimiento de España en 2018 se situó por encima de la media del 1,8% estimada por el FMI para el conjunto de la zona euro y superó ampliamente las tasas de actividad observadas en las demás grandes economías del bloque, puesto que Alemania y Francia crecieron un 1,5% e Italia un 1%.

Los pronósticos del FMI mantienen a España como la gran economía del euro que mejor desempeño seguirá demostrando en los próximos años, puesto que en el caso de Alemania la institución prevé una expansión del PIB del 1,3% en 2019 y del 1,6% en 2020, mientras que para Francia proyecta un crecimiento del 1,5% y del 1,6%, respectivamente. En el caso de Italia, el FMI prevé un crecimiento del 0,6% en 2019 y del 0,9% en 2020. En el caso del conjunto de la eurozona, la institución dirigida calcula una expansión del PIB del 1,6% este año y del 1,7% el siguiente.

Escalda de las tensiones comerciales

En el caso de EEUU, el FMI confirma su previsión del pasado mes de octubre, cuando anticipaba un ritmo de expansión del 2,5% en 2029 y del 1,8% para 2020, después del crecimiento del 2,9% estimado en 2018 para la primera economía mundial. Pese a estos datos, la economista jefa del FMI ha asegurado que los estímulos fiscales están comenzando a perder fuerza.

"Una escalda de las tensiones comerciales y un empeoramiento de las condiciones financieras son las fuentes clave de los riesgos a las perspectivas", ha detallado Gopinath, añadiendo que un aumento en la incertidumbre comercial "dañará" la inversión y las cadenas de suministro, mientras que el endurecimiento financiero será "costoso" por los altos niveles de deuda pública y privada de los países.

Menos crecimiento en México, Turquía y Argentina

En cuanto a las economías emergentes y en vías de desarrollo, las nuevas previsiones del FMI contemplan un menor crecimiento para México en 2019, con una tasa de expansión del 2,1% este año, cuatro décimas menos que en octubre, y del 2,2% en 2020, medio punto porcentual por debajo de los anteriores pronósticos.

En México la llegada de Andrés Manuel López Obrador se ha percibido como "incertidumbre política"

En el caso de Brasil, la institución proyecta un ritmo de crecimiento del 2,5% en 2019, una décima mejor que en su anterior estimación, aunque para 2020 ha revisado una décima a la baja su pronóstico de octubre, hasta el 2,2%.
La diferencia entre México y Brasil, países que han pasado por un cambio de Gobierno en los últimos meses, se corresponde con los diferentes ciclos económicos en los que se encontraban, según ha explicado el FMI.

De esta forma, en México la llegada de Andrés Manuel López Obrador se ha percibido como "incertidumbre política", según la institución internacional, lo que ha motivado la caída en las inversiones privadas y su consiguiente efecto en el crecimiento del país.

No obstante, mientras que el país norteamericano venía de un ciclo económico de crecimiento "estable", el Ejecutivo del brasileño Jair Bolsonaro ha tomado las riendas de un país que "venía de una recesión y con un crecimiento modesto", motivo por el cual tiene más espacio para crecer.

Por otro lado, el FMI anticipa que la economía argentina se contraerá durante 2019 ante las políticas más restrictivas aplicadas para contener los desequilibrios para regresar al crecimiento en 2020, mientras que en el caso de Turquía la institución prevé una "gran contracción" en 2019 y una recuperación más lenta del país otomano en un contexto de ajustes y mayores restricciones de las condiciones de financiación externa.

"La perspectiva para los mercados emergentes y en desarrollo refleja las continuas adversidades derivadas de los menores flujos de capital por los mayores tipos de interés y la depreciación de los tipos de cambio", ha afirmado Gopinath.