Público
Público

Fuerte caída de la morosidad bancaria en marzo tras la venta de activos tóxicos a fondos de inversión

El saldo de los préstamos de dudoso cobro se reduce en casi 13.000 millones, hasta los 83.293 millones, lo que representa el 6,8% del crédito total

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El emblema del Banco de España, en una de las puertas de su sede en el centro de Madrid. REUTERS/Juan Medina

La estrategia de los bancos de vender su cartera inmobiliaria (gran parte de ella ligada a préstamos de dudoso cobro) ha permitido un fuerte descenso de sus cifras de morosidad.

Así, en marzo, la tasa de créditos dudosos respecto al total del saldo de préstamos se ha recortado en más de un punto, hasta el 6,8%, en niveles mínimos desde mediados de 2011, según los datos provisionales hechos públicos este lunes por el Banco de España. La morosidad se sitúa 7,8 puntos porcentuales por debajo del máximo histórico marcado en diciembre de 2013, cuando se colocó en el 13,6%.

En total, el saldo de los créditos morosos se redujo en marzo en casi 13.000 millones de euros a 83.293 millones, lo que, a su vez, supone su nivel más bajo desde marzo del año 2009.

Entre las operaciones de la venta de activos tóxicos de la banca a fondos que se cerraron en el primer trimestre destaca la que hizo el Banco Popular, del 51%  del ladrillo de Popular a Blackstone.

Por su parte, el crédito total del sector descendió un 0,37% en marzo en relación con febrero, hasta los 1,224 billones de euros, mientras que en términos internanuales cayó un 3,3%.

En el mes de marzo, las entidades financieras redujeron hasta 52.736 millones de euros las provisiones, lo que supone una rebaja de 9.675 millones respecto al mes anterior. Un año antes, este colchón se situaba en 65.998 millones de euros.

El analista de XTB Javier Urones destaca que la tasa de morosidad continúa reduciéndose y se acomoda ya claramente por debajo del 8%, y remarca que la mejora en este indicador se está produciendo además en un contexto en el que el crédito vivo no está creciendo, hecho el cual le otorga "aún más dificultad".

"El contexto actual de mejora económica, mayor demanda para el consumo y menor desempleo pueden animar a los bancos a relajar las condiciones de concesión de crédito, lo cual podría hacer aumentar el saldo de crédito vivo y provocar que la rebaja en la tasa de morosidad se acelere", ha pronosticado.