Público
Público

El futuro de las pensiones Las pensiones privadas caen más de 700 millones en plena polémica sobre el futuro de las jubilaciones

Los fondos consignados como “derechos de pensiones” de ahorradores retroceden por primera vez tras seis años de crecimiento sostenido en los que pasaron de 100.740 a 132.555 millones

Publicidad
Media: 4
Votos: 2

Varias mujeres en una manifestación de pensionistas, en Valencia. REUTERS/Heino Kalis

Los fondos de pensiones sufrieron un achuchón en plena polémica sobre el futuro de las jubilaciones y poco después de que el Gobierno modificara las normas de este producto financiero: en el primer trimestre de este año los derechos de pensiones privadas se redujeron en 763 millones de euros, según revelan las series de las Cuentas Financieras del Banco de España.

Tras seis años de crecimiento sostenido en los que los fondos de pensiones pasaron de guardar 100.740 millones de euros en 2011 a 132.555 a finales del año pasado, el primer trimestre registró un descenso de 763 que dejó el saldo de derechos futuros en 131.792.

Ese descenso resulta todavía más llamativo al haber llegado tras el tradicional aumento del cuarto trimestre, en el que ahorradores de situación económica holgada efectúan aportaciones a sus planes de pensiones privados para beneficiarse de las rebajas fiscales que eso conlleva, y que en 2017 sumó desembolsos por 2.131 millones, muy por encima de los 1.416 del mismo trimestre de 2016.

Esos datos coincidieron en el tiempo con dos momentos clave del debate social y político sobre el futuro de las pensiones públicas.

Solo cubren un euro de cada veinte

En el primer trimestre comenzaron en toda España las manifestaciones y concentraciones de pensionistas que reclamaban acabar con la pérdida de poder adquisitivo y pretendían acallar el discurso del miedo sobre su futuro.
Mientras, agentes sociales, por un lado, y líderes políticos por otro mantenían un intenso debate parlamentario del que no salió ningún acuerdo, aunque finalmente el Gobierno accedió a vincular su revalorización al IPC para los dos próximos años en los Presupuestos Generales del Estado al imponerlo el PNV como condición para apoyarlos.

Poco antes, a mediados de enero, el Gobierno de Mariano Rajoy decidía cambiar, vía decreto, las normas de los planes de pensiones, que pasaban a convertirse en un producto a caballo entre el plazo fijo a diez años y el fondo de inversión, dejaban de estar vinculadas a la jubilación del titular y, a partir de 2025, comenzaba a ser posible extraer las imposiciones efectuadas diez años antes.

La medida compensatoria de reducir las comisiones que los bancos cobran a sus clientes por este tipo de productos no ha tenido el efecto previsto, ya que los llamados “derechos de pensiones han descendido en lugar de aumentar. Eso que significa que los pagos son mayores que los ingresos por primera vez en mucho tiempo, una tendencia susceptible de intensificarse ante la jubilación de los babyboomers, por el lado de los gastos, y, por el de los ingresos, de la congelación de los salarios.

Aumentan las provisiones

La caída del saldo final de los fondos de pensiones al final del primer trimestre se produjo a pesar del aumento de las provisiones por parte de sus gestores, que a mediados del año pasado se situó por encima de los 6.000 millones de euros, el doble que al cierre del ejercicio anterior (3.070 por 6.770) y cuatro veces más que un año antes (1.606).

Las provisiones son una reserva que realiza el gestor del fondo, normalmente un banco, para cubrir posibles contingencias y poder hacer frente a los pagos.
En el primer trimestre de 2018 las provisiones crecieron, al pasar de 6.746 a 6.770 millones, a pesar del descenso de los derechos. No obstante, tan solo cubren el 5,1% de los segundos.

42.500 millones en fondos de inversión en 15 meses

En 2016, último ejercicio con datos disponibles, la Agencia Tributaria aplicó reducciones de la base imponible a 2.882.429 contribuyentes por sus aportaciones a planes de pensiones por 4.894 millones de euros, lo que supone que el 15,6% de ellos, casi uno de casa seis, realizó aportaciones.

El grueso, 2,82 millones, fue para planes propios, mientras 61.592 tenían como titulares a los cónyuges y 10.045 eran de personas con discapacidad.
Los fondos de pensiones suponen, junto con el resto de seguros (351.769 millones en total), el 17% de los activos financieros de los hogares españoles, por detrás del efectivo (857.297) y de las participaciones en empresas (872.811), ya sean cotizadas en bolsa o no y con los fondos de inversión (312.552) incluidos.

Los fondos de inversión fueron el producto en el que más crecen las aportaciones, con un avance de 34.344 millones el año pasado y otro de 7.821 en el primer trimestre de este que suman 42.165. Solo el aumento de este tipo de producto en esos quince meses supera al total de lo depositado en deuda pública (34.057), en este caso también con un crecimiento de 3.400 en el primer trimestre del año.