Público
Público

El gobernador del Banco de España elude responsabilidades en la caída del Popular

PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos critican el fallo de los organismos reguladores en la crisis de la sexta entidad financiera española

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, poco antes de su comparecencia ante en la Comisión de Economía del Congreso para presentar el informe Anual del Banco de España.EFE/Sergio Barrenechea

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha eludido responsabilidades en la quiebra del Banco Popular, ya que ha defendido que la institución que dirige ni era supervisor de esta entidad ni tampoco tuvo poder en la decisión de venderlo al Banco Santander por un euro.

Durante su intervención ante la Comisión de Economía, Industria y Competitividad para explicar el Informe Anual 2016 de la institución, Linde ha recordado que desde noviembre de 2014 el Banco de España no es supervisor de las entidades financieras "significativas", cuyo supervisor es el Banco Central Europeo (BCE), del que depende el Mecanismo Único de Supervisión. Asimismo, tampoco es "autoridad de resolución", competencia que corresponde a la Junta Única de Resolución, en la que, ha apostillado, el Banco de España "ni siquiera participa en esas reuniones, más que como observador".

El único trámite en el que, ha explicado Linde, actuó el otrora supervisor bancario fue en dar el visto bueno del Santander como entidad compradora del Popular. "Eso era lo que se pedía del Banco de España", ha dicho, explicando que la autoridad nacional debe confirmar que el comprador "es adecuado".

Respecto al suministro de liquidez, ha negado que durante la crisis del Popular, el Banco de España no hubiera utilizado parte de su colateral disponible a la hora de auxiliar a la entidad financiera presidida entonces por Emilio Saracho. "El Banco de España actuó en materia de suministro de liquidez estrictamente de acuerdo con las normas en vigor y con la legalidad, y aplicando las normas obligatorias en materia de garantías y con los descuentos que había que aplicar", ha subrayado.

Respecto a la asunción de responsabilidades, ante las críticas vertidas por el PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos sobre el fallo de los organismos reguladores, Linde ha esgrimido que el Banco de España tampoco tenía capacidad para actuar en la última ampliación de capital del Popular de mayo de 2016, por importe de 2.500 millones.

Defiende que se debió a una crisis de liquidez y no de solvencia: "El Popular fue solvente hasta el 5 de junio"

En todo caso, Linde ha señalado que, en el momento en el que el Popular acudió a la ampliación de capital "no había razón para pensar que iba a existir una crisis de liquidez como la que se dio". "No sé de nadie que dijese nada en relación con riesgos de liquidez del Banco de Popular. No he visto ni un rastro de eso. Ni de expertos ni de no expertos", ha apostillado.

Linde ha defendido durante su intervención que la crisis del Popular se debió a un problema de liquidez y no de solvencia. Es más, ha defendido que el Popular fue solvente hasta un día antes de que se declarase su inviabilidad. "El Popular, de acuerdo con las normas en vigor y de la opinión, no solo del Banco de España, sino del Mecanismo Único de Resolución, era solvente hasta el día 5 de junio. Si no, no habría podido darle liquidez de emergencia", ha subrayado, argumentando que la solvencia se mide de acuerdo a los parámetros establecidos en las normas europeas y que el Popular cumplía con ellas.

El gobernador califica de "ataque" la salida de depósitos del Banco Popular 

Así, ha recordado que el Popular cumplía con los ratios establecidos para medir la solvencia de un banco tanto en sus cuentas de 2016 como en las del primer trimestre de 2017. "Esto es así, y es un hecho. Y no lo dice el Banco de España, sino el supervisor, que es el Mecanismo Único de Resolución", ha asegurado

En este sentido, ha sostenido que "el problema de liquidez no deriva de un tema de solvencia". "El ataque, la corrida de depósitos, no se debe a que los depositantes digan que hay un problema de solvencia. Es un problema distinto", ha dicho Linde, que ha declinado ampliar sus explicaciones. "No es el momento ni vengo preparado para analizar el desarrollo completo del tema de liquidez del Popular", ha zanjado.

Críticas de la oposición

A pesar de que comparecía para explicar al Congreso el Informe 2016 del Banco de España, la crisis del Popular ha copado gran parte de las intervenciones de los grupos parlamentarios. Así, el portavoz económico del PSOE, Pedro Saura, ha manifestado que es "obligación" del goberandor "dirimir responsabilidades".

Por parte de Unidos Podemos, Rafa Mayoral ha manifestado su sorpresa de que en su exposición se "hable tan poco de bancos con la que está cayendo", y ha criticado que se les pida que den "palmas con las orejas" por que la crisis del Popular "no haya contagiado" a otras entidades.

"Tiene cierta gravedad que el Popular haya pasado dos controles y no le hayan puesto el cascabel al gato. Quizás es que estaba quebrada hace mucho tiempo", se ha aventurado, recordando que la Asociación de Inspectores del Banco de España ha señalado que esta intervención "ni será la última ni será la peor". "¿Cuáles son las que vienen?", ha dicho.

En esta línea, desde Ciudadanos, Francisco de la Torre ha incidido en que la resolución de Banco Popular pone encima de la mesa "muchas dudas" que deberían despejarse sobre la estabilidad financiera, si bien ha reconocido que el proceso podría haber "sido peor" si se hubieran comprometido los depósitos de los clientes y los fondos públicos.

Por su parte, la diputada de Esquerra Republicana Ester Capella ha afeado a Linde la "crónica de un desastre anunciado" que ha supuesto la resolución de Santander. "Esto deja mal a España en el contexto europeo. Se debe de poner en duda la profesionalidad y la solvencia de los órganos reguladores y, en este caso, del Banco de España", ha dicho.