Público
Público

El Gobierno intentará que Alcoa revierta su decisión de cerrar las plantas en Avilés y A Coruña

El Ejecutivo  convoca una reunión para el próximo martes con Asturias, Galicia y con los sindicatos con el fin de evitar que la multinacional prosiga en su plan de cerrar las plantas que emplean a casi 700 personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los 317 trabajadores de la planta avilesina de Alcoa se concentraron frente a la fábrica de San Balandrán, en protesta y en lucha contra el cierre de la aluminera, que supondría el despido colectivo. EFE/ Alfredo Oliveros

El Gobierno ha convocado una reunión para el próximo martes con los gobiernos regionales de Asturias, Galicia y con los sindicatos de los trabajadores de Alcoa con el fin de evitar que la multinacional prosiga en su plan de cerrar las plantas que mantiene en Avilés y La Coruña, que emplean a casi 700 personas.

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha afirmado este viernes que la decisión de la multinacional  "no tiene nada que ver" con el coste del precio de la electricidad y ha dicho que el Ejecutivo va a trabajar "denodadamente" para que la empresa revierta su decisión.

Según ha avanzado la portavoz del Gobierno tras el Consejo de Ministros, esta misma mañana se ha reunido con la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y con la de Transición Ecológica, Teresa Ribera, con el fin de comenzar a diseñar una reacción conjunta.

Celaá ha admitido que la decisión de Alcoa de cerrar dos de las tres plantas que tiene en España ha llegado por "sorpresa" y ha querido desvincular dicha decisión de la multinacional productora de aluminio del coste energético de la luz en el país, uno de los motivos que alegó la empresa para llevar a cabo el cierre, al causarle "improductividad".

Trabajadores de la fábrica de Alcoa en A Coruña concentrados a las puertas de la factoría, donde han prendido fuego a una barricada de neumáticos, en protesta y en lucha contra el cierre de la aluminera, que supondría el despido colectivo. EFE/Cabalar

No obstante, la ministra ha querido dejar claro que esta declaración "no tiene nada que ver con el tema energético" y ha asegurado que el Gobierno "no da por buena" la decisión de Alcoa.

Los trabajadores, seguros de que la empresa negociará

Poe su parte, el presidente del comité de empresa de Alcoa en Avilés, Sergio Sobrido, ha mostrado este viernes su convencimiento de que la multinacional terminará negociando con las autoridades su continuidad. "Estamos seguros de que la compañía se sentará, obligada por el Ministerio, a negociar unas condiciones para seguir operando", ha dicho.

Preguntado sobre si Alcoa puede seguir operando, Sobrido ha dicho que en las actuales condiciones es difícil por los costes energéticos. Por eso, ha insistido en la necesidad de introducir las modificaciones oportunas en el sistema de tarifas y homologar las plantas en cuanto al precio de la energía con el resto de instalaciones europeas.

Ha dicho que así la planta de Alcoa en Avilés podría seguir operando. En cuanto a la falta de inversiones de la multinacional, Sobrido ha dicho que Alcoa tampoco ha invertido en otras instalaciones, como las gallegas de A Coruña o San Ciprián. "Ningún gobierno le ha obligado a modernizar las plantas", ha lamentado.