Público
Público

Todos los grupos acusan al ministro Montoro de mentir y éste presume de salvar la economía

Duro enfrentamiento entre el titular de Hacienda en el Congreso con los portavoces parlamentarios, salvo el PP, a cuenta de las cifras del déficit público.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante la comparecencia. / EFE

JUAN ANTONIO BLAY

MADRID.— La comparecencia del ministro de Hacienda y de Administraciones Públicas en funciones, Cristóbal Montoro, en el Congreso de los Diputados no ha decepcionado a nadie. El responsable de las cuentas públicas ha mantenido un tenso debate con los grupos parlamentarios respecto a la política económica aplicada por el Gobierno de Rajoy en los cuatro últimos años y las causas del déficit público en 2015, mucho más elevado de los cálculos anunciados previamente.

Por esa razón, todos los grupos parlamentarios han acusado a Montoro, cuya presencia ante la comisión de Hacienda de la Cámara baja la ha justificado para facilitar "información" y para ser controlado, de haber mentido con las previsiones oficiales del déficit, tanto para realizar los presupuestos del Estado para 2016 como ante las instituciones de la UE, "simplemente por razones electorales", como le ha reprochado el portavoz socialista, Pedro Saura.

Ni siquiera el anuncio "sorpresa" realizado por Montoro de que el déficit se iba a reducir en 1.600 millones, hasta el 5% del PIB, por un tecnicismo contable de la la UE ha calmado las protestas y críticas de la práctica totalidad de los parlamentarios del más diverso color político. El ministro en funciones ha recibido palos tanto desde la bancada de la izquierda como desde las formaciones nacionalistas.

Los primeros, socialistas y Podemos, por boca de Íñigo Errejón, han denunciado los recortes presupuestarios en materias sociales y las rebajas fiscales "a sus amigos", es decir las rentas más altas que, según datos de la propia UE, esgrimidos en el fragor del debate, "hace que el 10% de las rentas más altas se beneficien del 50% de la reducción de impuestos". El ministro no ha entrado en la réplica a rebatir este dato.

Por parte de los nacionalistas le han reprochado Montoro que haya culpado a las comunidades autónomas del incumplimiento de los compromisos del déficit público que les correspondían, elevando en consecuencia el porcentaje de todas las administraciones públicas del Estado

Especialmente beligerantes en este capítulo han sido las portavoces de los grupos de DiLL, Lurdes Ciuró, y Ester Capella, de ERC, formaciones que sustentan el Govern de la Generalitat de Catalunya. La primera le ha dicho que el crecimiento económico español del que presume Montoro "se debe al viento de cola y a agentes externos", unos argumentos que han sido utilizados por otros portavoces en otros momentos del debate.

Ambas portavoces le han recriminado el contenido de las cartas remitidas ayer por Montoro a las comunidades que han incumplido el compromiso de déficit en 2015, todas menos tres, por entender que son condiciones que no pueden ser asumidas. Esta circunstancia también ha sido reflejada por otros portavoces parlamentarios.

Capella, por su parte, con tono seco, le ha trasladado al ministro que “"Catalunya no hace gastos innecesarios, es usted el que incumple sus compromisos con Catalunya. Catalunya ni quiere ni va a hacer ningún recorte en gastos sociales, le guste o no le guste". La portavoz de la formación independentista catalana le ha recriminado, además, de "deslealtad institucional" respecto a Catalunya y el resto de comunidades.

El representante de Ciudadanos, Francisco de la Torre, ha asegurado que ni "Antoñita la fantástica mejora sus previsiones" tanto macroeconómicas como en sus cálculos para el cumplimiento del déficit, especialmente ante las instituciones de la UE. De la Torre también ha hecho hincapié en "el viento de cola" que ha facilitado el crecimiento económico.

Saura y Errejón han reprochado a Montoro haber actuado por razones "electoralistas" a la hora de falsearlas cuentas públicas. "Eso si será una herencia", ha dicho Saura, mientras que Errejón ha añadido que "con esa actitud han querido ocultar los recortes, además de externalizar a las comunidades la culpabilidad del déficit".

El ministro en funciones se ha reivindicado sin el menor recato. Además de su exultante primera exposición, en la que ha justificado con todo tito de estructuras financieras las razones de la desviación de la previsión del déficit de las cuentas públicas el pasado año, con la corrección "a favor" de unas décimas hasta dejarlo en el 5%, Montoro ha recurrido a su peculiar estilo irónico y faltón para contestar a las críticas recibidas.

Polémica por "el viento de cola"

Así, como paso previo, ha asegurado que la gestión del Gobierno del que él forma parte como responsable de las finanzas públicas es quien ha salvado a España del "desastre" que dejaron "los gobiernos socialistas anteriores". Y se ha mostrado especialmente molesto por las alusiones al "viento de cola" que han hecho varios portavoces.

"¿Ese viento de cola no afecta a Francia, o a Italia, o a Alemania que crece la mitad que nosotros? ¿Pero que es eso? ¿Ustedes creen que se está en el Gobierno para ver por dónde sopla el viento a cada momento?", ha preguntado e forma irónica, pero con gesto duro, a los miembros de la comisión. Y ha criticado la escasa categoría política que, a su juicio, le merecían las críticas recibidas.

"En la reunión de esta tarde [por la reunión anunciado entre PSOE, Podemos y Ciudadanos] para formar Gobierno. ¿Es que no van a hablar de economía o solo es que se crece con el viento?", se ha preguntado Montoro. "¿Qué van a proponer, que siga bajando el precio del petróleo?", ha seguido preguntando.

Frente a ello ha esgrimido numerosas cifras de diversas partidas de gasto realizadas en 2007 "en la cima económica del Gobierno socialista" y las del pasado ejercicio para, una tras otra, concluir que el Ejecutivo que preside Rajoy, con él como titular de Hacienda, ha mejorado todo tipo de prestaciones sociales públicas, además de haber propiciado el crecimiento económico.

"Por primera vez en la historia el crecimiento de la economía española se ha trasladado a la creación de empleo", ha presumido. "Yo tengo que decirlo así, señorías, pero son cifras, cifras, señorías. Hemos movilizado más de 182.000 millones de euros en estos años para crecer y recomponer el desastre que nos encontramos", ha insistido.

Tras su comparecencia se ha mostrado muy satisfecho, entre otras razones por las alabanzas que le ha lanzado el portavoz de la bancada popular, José Enrique Fernández de Moya, quien ha dividido su tiempo entre ese cometido y la tarea de criticar de forma insistente al anterior Gobierno socialista presidido por Zapatero; como si no hubiesen transcurrido los últimos cuatro años.

Más noticias de Economía