Público
Público

Guerra comercial Apple traslada de EEUU a China la producción de su ordenador más caro

La semana pasada, la compañía pidió por carta al Gobierno que no aplique nuevos aranceles a las importaciones de China ya que "reducirían" su contribución a la economía nacional. Ahora, en la cumbre del G20 ambos países han pactado una tregua en la guerra comercial. 

Publicidad
Media: 4
Votos: 2

Un hombre usando un Mac Pro durante una feria en California, Estados Unidos. / REUTERS - MASON TRINCA

Apple planea trasladar de Estados Unidos a China la fabricación de su ordenador de gama alta Mac Pro, el más caro de los producidos por la compañía, según publicó este viernes el diario The Wall Street Journal. En un momento en el que ambos países pactan una tregua en la guerra comercial.

De acuerdo con el rotativo neoyorquino, que citó "fuentes conocedoras de los planes" de la empresa, Apple ha elegido al contratista chino Quanta Computer Inc. para producir el nuevo Mac Pro en una de sus plantas en Shanghái próxima a otras fábricas que ya crean productos para la firma.

El Mac Pro, cuyo último modelo fue presentado en una conferencia de desarrolladores que la empresa celebró a principios de junio en San José (California, EEUU) es un modelo de ordenador pensado fundamentalmente para profesionales del diseño y la edición de vídeo, y cuesta 6.000 dólares.

La semana pasada, la compañía que dirige Tim Cook pidió por carta al Gobierno de EEUU que no aplique nuevos aranceles a las importaciones de China que afectarían a productos como los teléfonos iPhone, ya que, aseguró, "reducirían" su contribución a la economía nacional.

Apple pidió a EEUU que no aplique nuevos aranceles a las importaciones de China

Además del iPhone, Apple recordó que también fabrica la mayoría del resto de sus productos de hardware en China, como las tabletas iPad, ordenadores Mac, auriculares AirPods, reproductores digitales AppleTV y las baterías y otros componentes usados para "reparar productos en Estados Unidos". En la misiva, dirigida al representante de Comercio Exterior de EE.UU., Robert Lighthizer, Apple le pidió directamente que "no imponga tarifas sobre estos productos". "Los aranceles sobre los productos de Apple supondrían una reducción de la contribución de Apple a la economía de EEUU y tendrían un impacto sobre nuestra competitividad internacional", indicó en la carta la firma que dirige Tim Cook.

"Los fabricantes chinos con quienes competimos en los mercados globales no tienen presencia significativa en EEUU, por lo que los aranceles no les afectarían, y tampoco al resto de nuestros principales competidores no estadounidenses. Así, los aranceles decantarían la balanza a favor de nuestros competidores globales", advirtieron los responsables de la compañía.