Público
Público

Guindos asegura que no existe "en absoluto" una espiral deflacionista, tras el IPC negativo de enero

La inflación cae un 0,3% interanual y registra una caída mensual récord por las rebajas

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2

El ministro español de Economía en funciones, Luis de Guindos, conversa con el ministro alemán de Economía, Wolfgang Schaeuble. EFE

BRUSELAS.- El ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos, ha asegurado este viernes que en España no existe una espiral deflacionista "en absoluto" sino que hay una inflación en negativo como consecuencia de la evolución de la energía y de los carburantes en general.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) bajó un 1,9% en enero respecto al mes anterior y recortó tres décimas su tasa interanual, hasta el -0,3%, debido al abaratamiento de la electricidad, y al abaratamiento del vestido y el calzado en un 15,3% por las rebajas de invierno. A ello se suma al descenso en un 3,5% de la vivienda por la bajada del precio de la luz y del gasóleo para calefacción; a la caída en un 1,8% de los precios del transporte por el menor coste de las gasolinas, y a que el grupo de ocio y cultura recortó un 1,9% sus precios por el abaratamiento de los viajes organizados.

Por el contrario, el grupo de alimentos elevó sus precios en enero un 0,5% por el encarecimiento, principalmente, del pescado fresco, en tanto que los otros bienes y servicios incrementaron su tasa mensual un 0,6% por el aumento de los precios de los seguros.

Como consecuencia, el IPC interanual entra de nuevo en negativo después de haber cerrado 2015 en el 0,0%.


Sin  embargo, Guindos sostiene que "la inflación negativa es un problema si estamos en una especie de espiral deflacionista y esa no es la situación de España", ha expresado a los medios a su entrada al encuentro de ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin), y ha subrayado que la inflación subyacente es del 0,9%.

En cualquier caso, De Guindos ha comentado que la evolución del nivel de precios "es positiva" puesto que "mejora la competitividad" de la economía española, "incrementa la renta disponible de las familias y está siendo compatible con un proceso de incremento de consumo e incremento de inversiones".

"En España no existe una espiral deflacionista en absoluto", ha zanjado el responsable en funciones de la cartera de Economía.