Público
Público

Huelga de Ryanair Ryanair amenaza por correo a sus empleados con "severas consecuencias" si hacen huelga

"Lo que hace esta empresa es matonismo", denuncian los sindicatos

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

Varios pasajeros embarcan en un avión de Ryanair en el aeropuerto londinense de Stansted. REUTERS/Hannah McKay

Los sindicatos Sitcpla y USO han denunciado los correos electrónicos aparentemente enviados por Ryanair a sus empleados durante este martes, en los que se les informa de su obligación de asistir a su puesto de trabajo durante la huelga de tripulantes de cabina de este miércoles y jueves o que, en caso de no hacerlo, se llevarán a cabo "severas consecuencias".

Así lo han asegurado en declaraciones a los medios el responsable de vuelo del sector aéreo de USO, Ernesto Iglesias, y el portavoz de Relaciones Externas de Sitcpla, Antonio Escobar, aportando las capturas de pantalla de dichos correos electrónicos.

Según estos mensajes, los trabajadores están "obligados" a asistir a su puesto de trabajo, ya que todos los vuelos afectados por la huelga han sido cancelados y el resto se adscribirían a los servicios mínimos impuestos por el Ministerio de Fomento el pasado 20 de julio.

Sin embargo, para los sindicatos, la compañía, "ya sea a propósito o por ignorancia, confunden lo que son los servicios mínimos", ya que, según ellos, los trabajadores no tendrían que acudir. "Lo que hace esta empresa es matonismo", ha asegurado Iglesias.

Según ha añadido Escobar, hay constancia de hasta 500 correos electrónicos enviados por Ryanair y por las agencias de trabajo temporales que tienen contratada a parte de la plantilla, Workforce y Crewlink, que "coaccionan" a los trabajadores. "La Administración española tiene que tomar acciones concretas y concluyentes contra estas prácticas que no tienen cabida en la legislación española", ha subrayado Escobar.

Ante este escenario, los sindicalistas han concluido que estas prácticas eliminan "el 99% de posibilidades" de llegar a un acuerdo, ya que observan que la compañía "no tiene intención de negociar", pese a admitir que la Dirección General de Trabajo "ha hecho todo lo posible" para lograrlo.