Público
Público

Iberia llamará a los sindicatos para negociar recortes de plantilla que se podrían prolongar hasta 2023

Luis Gallego dice que la aerolínea, integrada en el holding IAG, mantiene su interés en la compra de Air Europa, aunque podría rebajar su oferta

Varios aviones de Iberia aparcados en el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez. E.P./Marta Fernández
Varios aviones de Iberia aparcados en el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez. E.P./Marta Fernández

Servimedia

El presidente de Iberia, Luis Gallego, anunció este jueves que la compañía va a convocar a los sindicatos para negociar los ajustes de plantilla que deberá aplicar en línea con la reducción de su oferta hasta que se recupere la demanda, algo que no prevé que ocurra antes de 2023.

Así lo indicó Gallego en una conferencia con periodistas tras la presentación de los resultados de International Airlines group (IAG) en el primer trimestre, periodo en el que perdió 1.683 millones de euros por culpa del coronavirus.

"Todos tenemos que reestructurarnos y disminuir nuestros costes fijos", apuntó Gallego, quien recordó que actualmente la plantilla de Iberia se encuentra en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por fuerza mayor y que habrá que analizar medidas para cuando concluya.

Por ello, explicó que "vamos a comenzar negociaciones con los distintos sindicatos de la compañía para buscar la mejor forma posible para garantizar nuestra supervivencia".

"Vamos a tener un exceso de plantilla para producir la capacidad que tenemos", advirtió Gallego. De hecho, IAG espera que este año, si finalmente puede empezar a recuperar su operativa durante el mes de julio, la caída en su oferta de asientos ronde el 50%.

Por otro lado, en referencia a la compra de Air Europa, afirmó que Iberia mantiene su interés por que "el sentido estratégico de este acuerdo sigue estando en vigor y pensamos que esta operación es buena para Madrid y para reconstruir el turismo a través de un grupo fuerte como IAG".

Además, en cuanto a la oferta, que rondó los 1.000 millones, recordó que el acuerdo cuenta con una cláusula de ajuste de precio, lo que permitiría rebajarla.

En todo caso, tras recordar que la operación sigue pendiente de la autorización de Bruselas, señaló que "nuestro foco está en pasar esta crisis que está siendo muy complicada y en solventar los problemas de liquidez acometiendo los cambios en la compañía para que el día de mañana tengamos sentido y futuro".

Más noticias de Economía