Público
Público

Impuesto gasolina El apretón en diferido de Montoro: más de cien millones al mes en el impuesto de la gasolina

Hacienda comienza a hacer caja con el ‘gasolinazo’ que entró en vigor en enero pese al descenso del consumo de combustibles por el enfriamiento de la actividad económica y las altas temperaturas invernales.

Publicidad
Media: 4.71
Votos: 7

La homogeneización al alza del Impuesto de Hidrocarburos desde el mes de enero es una de las herencias de los últimos Presupuestos Generales del Estado de Cristóbal Montoro. EFE/Ángel DÍaz

El apretón en diferido que el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro dejó programado en sus últimos Presupuestos Generales del Estado mediante la reforma del Impuesto de Hidrocarburos que entraría en vigor el pasado 1 de enero ya se deja sentir en los bolsillos de los españoles, y lo hace con una intensidad superior a los cien millones de euros al mes

El último Informe Mensual de Recaudación de la Agencia Tributaria, correspondiente al mes de febrero, revela cómo la modificación de ese tributo, consistente en rescatar el tramo autonómico y homogeneizar al alza la cuota máxima que permite la normativa, tuvo un impacto de 117 millones de euros “en el primer mes de vigencia”, que fue enero. 

La modificación, incluida en los últimos Presupuestos que el PP de Mariano Rajoy pactó con Ciudadanos y el PNV y presentada como una maniobra de “armonización fiscal”, se tradujo en un aumento del precio de la gasolina y el gasóleo en ocho comunidades en las que se aplica. 

En las cinco que no lo aplicaban, Cantabria, Castilla y León, Euskadi, Navarra y La Rioja, el litro llegó a encarecerse en 4,8 céntimos, lo que supone 2,4 euros por cada depósito de 50 litros, mientras lo hizo en 2,4 céntimos en Aragón (1,2 euros por repostaje), en 3,1 en Madrid (1,55) y en 0,96 en Extremadura. 

Ni céntimo sanitario ni impuesto al diésel

La recaudación del Impuesto de Hidrocarburos, que no tiene nada que ver con el llamado ‘céntimo sanitario’ ni con los planes del Gobierno de Pedro Sánchez para gravar el diésel, ascendió el año pasado a 11.210 millones de euros, con un aumento del 3% sobre los 10.881 de 2017, aunque esa subida general incluía una caída del 1,3% en el tramo estatal mientras los autonómicos crecían un 5,8%. 

En los dos primeros meses del año, el incremento se ha disparado hasta el 6,9%, al pasar de los 1.766 millones recaudados en los dos primeros meses de 2018 a los 1.890 del mismo periodo de este año. 

Este aumento de la recaudación coincide con un descenso del consumo de hidrocarburos que tiene dos causas fundamentales: el enfriamiento de la economía y las elevadas temperaturas que se han dado durante buena parte del invierno. 

La medida impulsada por Montoro incluyó el rescate del tramo del impuesto que estaba en manos de las comunidades para volver al Estado. | EFE

En este sentido, el Informe de Recaudación de diciembre advierte que el incremento de los ingresos del 3% para todo el ejercicio de 2018 que finalmente refleja la contabilidad de la Agencia Tributaria se debió en parte a una serie de ajustes con las haciendas forales de Navarra y Euskadi, ya que “los consumos de gasolinas y gasóleo de automoción mostraron una tendencia suavemente decreciente a lo largo de todo el año en coherencia con la actividad real”. 

Los informes de recaudación incluyen varias referencias al hecho de que “la tendencia de la actividad real fue a la baja a lo largo del año”, para lo que aluden al comportamiento de varios indicadores como el PIB real, la afiliación a la Seguridad Social, las ventas totales deflactadas de las Grandes Empresas y el número de perceptores de salarios en las mismas”. No obstante, las rentas subieron en su conjunto por la revisión de las pensiones y de los salarios de los funcionarios. 

Cae el consumo, sube la recaudación

Paralelamente, en enero los ingresos por este impuesto descendieron un 1,5%, señala el informe referente a ese mes. “La causa principal fue el descenso de los consumos de gas natural y gasóleo de calefacción, sobre todo del primero, aunque en los principales productos (gasolinas y gasóleo de automoción) el crecimiento también estuvo por debajo del observado en periodos recientes”, señalan los técnicos de la Agencia Tributaria. 

La situación es similar a la que se está dando con el de otros tipos de energía como la electricidad, cuyo consumo está cayendo en España al reducir el uso de las calefacciones las anormalmente elevadas temperaturas invernales. En febrero se mantuvo el bajo consumo de gas natural que ya se había registrado en enero, mientras que la demanda de gasóleo de calefacción “tuvo, en cambio, un fuerte incremento en febrero”.

La Agencia Tributaria admite que las nuevas reglas y la “homogeneización de los tipos en todas” las comunidades autónomos “eleva la recaudación” por el Impuesto de Hidrocarburos, lo que hizo que “en el primer mes de vigencia el impacto sobre estos ingresos fue de 117 millones”.