Público
Público

Intesa comienza el baile de fusiones en Italia con una opa sobre UBI Banca

La operación del primer banco italizano por capitalización mete presión a rivales como UniCredit o Banco BPM para emprender rápidamente operaciones de concentración

La sede del banco Intesa Sanpaolo en Turin. REUTERS/Stefano Rellandini
La sede del banco Intesa Sanpaolo en Turin. REUTERS/Stefano Rellandini

Lisa Jucca/Reuters

El mayor banco de Italia por valor de mercado, Intesa Sanpaolo, ha iniciado un baile de fusiones y adquisiciones nacionales emboscando a un rival más pequeño, UBI Banca.

Es probable que la oferta no solicitada de Carlo Messina por un rival doméstico de 4.000 millones de euros no sea un ejemplo de amabilidad, pero las cifras hablan por sí solas, ya que los ahorros prometidos valen varias veces la prima pagada. El audaz movimiento insta a otros rivales italianos a pasar a la acción.

La oferta sorpresa de Messina, presentada a última hora de la noche del lunes, probablemente desconcertó al consejero delegado de UBI, Victor Massiah, que había revelado su plan de negocios para el banco unas horas antes. Pero tiene mucho que ofrecer a los accionistas de UBI. Al aceptar la oferta de 17 acciones de Intesa por cada 10 propias, los accionistas de UBI se beneficiarían de una prima del 28% sobre el precio de cierre del viernes y de un jugoso pago de dividendos.

El máximo directivo de Intesa también se compromete a obtener unos ahorros de 510 millones de euros al año. Una vez tributada al 25% y capitalizada, esta cifra se convierte en 3.800 millones de euros, tanto como la propia capitalización bursátil de UBI. Messina también está utilizando una astuta maniobra de capital: quiere utilizar las ganancias de la diferencia entre el precio que ofrece por UBI y su valor contable tangible para absorber 800 millones de euros de gastos de integración y 1.200 millones de euros de provisiones para sanear el balance.

El acuerdo también tiene sentido para Intesa, una entidad valorada en 45.000 millones de euros. Los tipos de interés ultrabajos y el estancamiento del crecimiento en Italia están presionando sus márgenes de interés. Al abalanzarse sobre UBI, el grupo italiano puede ahorrar dinero eliminando duplicidades y promoviendo sus productos a través de una red más grande.

El logo de UBI Banca Popolare Commercio & Industria, en una sucursal en Milán. REUTERS/Stefano Rellandini

Para evitar cualquier conflicto con las autoridades de competencia, ha acordado provisionalmente descargar cualquier exceso de sucursales a la entidad italiana BPER Banca y vender algunos activos de seguros a Unipol. Intesa probablemente también haya buscado ya una aprobación informal de los reguladores europeos.

Si es respaldada por los accionistas de UBI, la oferta quitará de la mesa uno de los objetivos de adquisición más apetitosos en la banca italiana. Con la transacción de UBI, Intesa también estará demasiado atado para involucrarse en una posible compra del atribulado banco nacionalizado Banco Monte dei Paschi di Siena.

Incapaz de seguir creciendo en casa, el siguiente paso podría ser un acuerdo transfronterizo. Rivales como UniCredit y Banco BPM estarán bajo una mayor presión para emprender rápidamente operaciones de concentración. Ante el crecimiento de Intesa, quedarse quieto los hará vulnerables.

Más noticias de Economía