Público
Público

El italiano Orcel quiere que el Santander le indemnice por anular su nombramiento como número dos del banco

El banquero, de 55 años, está buscando un abogado conocedor de la ley española para que le asesore sobre sus próximos movimientos contra la entidad de Ana Botín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El banquero italiano Andra Orcel con la presidenta del Banco Santander, Ana Botín.

El italiano Andrea Orcel espera una oferta de compensación del Banco Santander para cubrir futuras pérdidas después de que la entidad española anulase abruptamente anulase el nombramiento del banquero italiano como consejero delegado, dijo a Reuters una fuente conocedora del asunto.

El expresidente del negocio de banca de inversión de UBS, que también fue miembro de su comité ejecutivo, espera recibir una oferta de Santander a comienzos de febrero después de ver evaporarse ese puesto, dijo la fuente.

Ahora que ya no se unirá al Santander, Orcel también buscará recuperar pagos diferidos de UBS, dijeron otras fuentes conocedoras de la situación, añadiendo que serían pagables siempre que se retire del mundo de las finanzas.

"El hecho de que no se una a un competidor cambia la dinámica en los términos de su salida", dijo una de las fuentes. "Nadie tiene ningún deseo de acritud", añadió.

Santander, que rechazó hacer comentarios el viernes, había nombrado a Orcel como su próximo consejero delegado en septiembre, pero anuló la decisión en enero, diciendo que había subestimado el pago diferido que había acumulado en UBS y que no podía permitirse contratarlo.

Fuentes dijeron que el pago diferido de Orcel en UBS se estimaba en unos 50 millones de euros.

Ha empezado a hacer kickboxing en su baja

El banquero de 55 años, que previamente trabajó en Bank of America Merrill Lynch entre 1992 y 2012, tiene actualmente una baja remunerada hasta el 1 de abril, dijo la fuente, añadiendo que está en proceso de nombrar a un abogado conocedor de la ley española para que le asesore sobre sus próximos movimientos.

UBS rechazó comentar sobre la situación de Orcel, pero un portavoz del banco suizo dijo: "Si alguien cumple los requisitos para retirarse en UBS, que implica principalmente que mientras no trabaje para otra organización de servicios financieros después de un determinado número de años con UBS, recibe su compensación diferida".

Orcel, nacido en Roma y cuyo acuerdo más destacado fue la compra a tres bandas de ABN Amro por parte de RBS, Fortis y Santander en 2007 mientras estaba en Bank of America Merrill Lynch, ha empezado a hacer kickboxing en su baja y pasa más tiempo con su hija de ocho años.

El consejero delegado de UBS, Sergio Ermotti, dijo el jueves a Reuters que la vuelta de Orcel no era una "opción realista".

La decisión de Santander fue una sorpresa para Orcel, que viajó por América del Sur tras comenzar su baja cuando dejó UBS el pasado octubre.