Público
Público

Junta de accionistas OHL abre una investigación interna para detectar si hubo pagos de comisiones ilegales

La constructora, que prevé lograr en 2019 su primer resultado operativo anual positivo en cuatro años, anuncia en la junta de accionistas que ha contratado a Baker & McKenzei para investigar a media docena de empleados y directivos de entre los años 2009 y 2014

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de OHL, Juan Villar-Mir de Fuentes, durante su intervención en la junta de accionistas de la constructora. EFE/ Angel Díaz

OHL ha abierto una "exhaustiva investigación interna" para determinar si se cometieron malas prácticas por parte de empleados o ex empleados de la constructora relacionadas con supuestos pagos de presuntas comisiones entre los años 2009 y 2014, según informaron en fuentes de la empresa.

El presidente de OHL, Juan Villar-Mir de Fuentes, fue quien anunció la apertura de esta investigación en su intervención inicial ante la junta general de accionistas de la compañía. "Hemos abierto una investigación interna para comprobar el modelo de prevención de malas prácticas de la compañía, detectar posibles fallos y proponer mejoras", aseguró Villar-Mir. De su lado, el consejero delegado de la compañía, Juan Antonio Fernández Gallar, indicó que por el momento "no ha aparecido nada".

La compañía ha contratado a la firma Baker & McKenzei como asesor independiente para realizar esta investigación forensic, esto es, relacionada con este tipo de actos irregulares.

La investigación se extiende sobre la alrededor de media docena de empleados y directivos, estén o no ya en la compañía, que figuran investigados en el marco de la pieza separada número 8 del denominado caso Lezo, la que analiza presuntos actos ilícitos en contratos de obra pública entre los referidos años. Según las mismas fuentes, el análisis pretende determinar si dichos empleados "cumplieron con los estrictos procedimientos de buen gobierno y 'compliance' de la empresa".

OHL abrió esta investigación, y contrató a dicha firma para acometerla, cuando hace algo más de un mes se levantó el secreto de sumario de esta pieza del caso y en el marco de su "máxima disposición de la empresa a colaborar con la justicia", según dichas fuentes, que recuerdan que la empresa no está personada en la causa.

Villar-Mir ratifica el compromiso con el buen gobierno y asegura que ningún directivo o empleado ha sido condenado por corrupción

Villar-Mir enmarcó esta iniciativa en la política de la compañía de "tolerancia cero" ante la corrupción, de "cumplimiento de las mejores prácticas de buen gobierno, y de integridad, ética y transparencia", compromisos que confrontó con las informaciones aparecidas sobre dichos casos.

El presidente de OHL aseguró no eludir dichas informaciones, si bien considera que son "poco matizadas e inconcretas" y ante ellas insitió en contraponer el "alto grado de compromiso" del grupo con el buen gobierno desde sus orígenes y "especialmente desde hace 17 años". En este punto, detalló los distintos instrumentos articulados en ese tiempo dentro de la empresa, como son el Código de Buena Conducta, el Código Ético y la política anticorrupción, esta última aprobada en 2015.

"Todos estos instrumentos confirman el alto grado de compromiso que el grupo tiene y va a tener con las mejores prácticas de buen gobierno", aseveró Villar-Mir. En la misma línea, ratificó su compromiso de "máxima colaboración con la Justicia" y destacó que "ningún directivo o empleado del grupo ha sido condenado por algún caso de corrupción".

El presidente de OHL, Juan Villar-Mir de Fuentes, durante su intervención en la junta de accionistas de la constructora. EFE/ Angel Díaz

En la junta, el consejero delegado, Juan Antonio Fernández Gallar, reveló también que OHL ha recibido muestras de interés de distintos inversores por comprar los derechos de cobro de algunas de las reclamaciones que el grupo ha realizado por problemas surgidos en la ejecución de distintas obras, fundamentalmente internacionales.

Al cierre de 2018, OHL tenía reclamaciones planteadas y pendientes de resolución en procesos de arbitraje por diferentes proyectos por unos 1.000 millones de euros. Algunas de ellas están relacionadas con alguno de los veinte proyectos internacionales fallidos, esto es, que ocasionaron distintos problemas al grupo y que le llevaron a tener que sanear su cartera de obras.

Además, el Grupo Villar Mir ha firmado un acuerdo con OHL, de la que es accionista de control con el 34,6% del capital, en el que se compromete a devolverle los 119 millones que le adeuda entre este año y el próximo. La corporación de Juan Miguel Villar Mir acometerá desinversiones de activos y negocios para saldar esta deuda, según consta en los términos del acuerdo, según detalló Fernández Gallar, al término de la junta general de accionistas de la constructora.

Se trata de un préstamo que OHL concedió a Pacadar, empresa del grupo Villar Mir dedicada a construcción y montaje de prefabricados de hormigón armado pretensado, que devenga un interés del 5% anual. El crédito inicialmente lo concedió OHL Concesiones, si bien posteriormente fue adquirido por el grupo OHL al vender concesiones el pasado año. La constructora tiene concedido otro préstamo a su accionista de referencia, en este caso de 83,87 millones, que también está relacionado con Pacadar, y también se firmó al 5%.

Villar-Mir asegura a los accionistas que el 'tsunami' del grupo ya pasó, y que ahora sólo espera dar buenas noticias

Ante la junta de accionistas, tanto Fernández Gallar como el presidente de la compañía, Juan Villar-Mir de Fuentes, aseguraron que en 2018 se han puesto los "pilares más importantes" para la recuperación de OHL, que se "afianzará" en 2019. "El tsunami ya ha pasado, que no es poco", aseveró Villar-Mir. "A partir de ahora, casi con toda seguridad, lo que quedan son buenas noticias", añadió.

El presidente respondió de esta forma a las duras preguntas y observaciones que realizaron los dos accionistas minoritarios que tomaron la palabra en la asamblea. Uno ellos incluso llegó a pedir a la familia Villar Mir que "venda de una vez la participación del 34,6% que tiene en la constructora" como accionista de control y "se vaya".

Villar-Mir asumió las críticas al indicar que "seguramente" lo habían hecho mal y se habían equivocado "entrando en países difíciles con obras que no fueron bien". No obstante, subrayó que "OHL está aquí", mientras que otras compañías "se quedaron en el camino". Además, manifestó su "objetivo convencimiento" de que OHL "vale más" que su actual valor en Bolsa de unos 308 millones de euros.

Previsiones para 2019

En una presentación previa a la junta, remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la constructora señaló que prevé cerrar el ejercicio 2019 con un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de más de 45 millones de euros, que será así el primero anual positivo que la compañía logre en cuatro años, desde 2015.

La constructora participada por el grupo Villar Mir logró ya saldar con Ebitda positivo el último trimestre de 2018 y también el primero de 2019.

La compañía contempla el actual ejercicio como un "año de transición" hacia la consecución a partir de 2020 de nuevas ganancias que le permitan superar los números rojos con los que concluyó los tres últimos años, fruto del proceso de reestructuración y saneamiento que aborda desde 2013.

La constructora aspira a que su facturación alcance la cota de los 3.000 millones. En concreto, prevé unos ingresos de entre 2.500 y 3.000 millones, frente a los de 2.954 millones contabilizados en 2018, según la presentación del grupo.