Público
Público

Operación Chamartín El BBVA quiere vender su participación en Madrid Nuevo Norte tras 25 años esperando

Incluso antes de que el Ayuntamiento aprobara el proyecto, el banco ya habló con grandes fondos internacionales para acelerar la venta de su posición en un negocio de 6.000 millones de euros apuntalado con suelo público.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2

La sede del BBVA, el edificio conocido como La Vela, en la zona norte de Madrid. REUTERS/Juan Medina

Apenas 24 horas después de que el Ayuntamiento de Madrid diera luz verde al proyecto Madrid Nuevo Norte, la mayor operación urbanística en la capital en los próximos años, El Confidencial informa de que el BBVA va a vender su participación en Distrito Castellana Norte (DCN), la sociedad promotora del proyecto, de la que el banco controla un 76% y la constructora San José el 24% restante. 

De acuerdo con la información de El Confidencial, una vez que el proyecto ha sido aprobado —aunque aún faltan algunos formalismos como el visto bueno de la Comunidad de Madrid o la resolución del recurso que interpuso el año pasado Ecologistas en Acción— el BBVA "tiene toda la maquinaria lista para poner en valor su participación": ya ha hablado con grandes fondos internacionales. 

De hecho, citando fuentes empresariales, El Confidencial asegura que el BBVA tenía "muy avanzadas" conversaciones con un inversor árabe para vender su participación en DCN. Sin embargo, el reciente cese de Antonio Béjar como presidente de DCN por su implicación en el caso Villarejo, "ha abierto la puerta" a otros potenciales compradores.

El negocio de Madrid Nuevo Norte es muy goloso: unos 6.000 millones de euros. Los promotores quieren poner en marcha las obras "lo antes posible". La operación contempla la construcción de 10.500 viviendas, el 24% de protección oficial, la cobertura de las vías y la remodelación de la estación de Chamartín y la articulación de un nuevo centro de negocios anexo, en lo que supondrá actuar sobre tres millones de metros cuadrados.

La previsión es que las obras de urbanización arranquen a finales de 2020, para acometer la primera fase, que deberá estar concluida en 2028, de una remodelación que tiene un plazo previsto de ejecución a 24 años.