Público
Público

Mercados Trump duplica los aranceles al acero y aluminio turco en medio del desplome de su divisa

Erdogan habla de guerra económica y llama a sus ciudadanos a que cambien "los dólares y el oro que tengan bajo el colchón" para frenar la caída de la lira, que se ha depreciado un 35% desde el comienzo del año

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3

Corredores de bolsa trabajan en el edificio de la Bolsa de Estambul en Turquía. EFE/ Sedat Suna

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha autorizado un incremento de los aranceles a las importaciones de Turquía, imponiendo una tasa de un 20% sobre el aluminio y de un 50% sobre el acero, entre crecientes tensiones entre ambos países por el encarcelamiento por parte de Ankara de un pastor evangélico y otros desacuerdos diplomáticos.

"Acabo de autorizar que se dupliquen los Aranceles sobre Acero y Aluminio con respecto a Turquía mientras su moneda, la lira turca, desciende rápidamente frente a nuestro fortísimo Dólar!", ha señalado Trump en su cuenta de Twitter, donde ha subrayado. "¡Nuestras relaciones con Turquía no son buenas en este momento!".

La lira turca llegó a depreciarse este viernes un 14% superó la barrera de las seis unidades por dólar, en medio del nerviosismo de los mercados por las sanciones impuestas por EEUU y la interferencia del Gobierno turco en la política monetaria. La lira ya cayó este jueves un 5% frente al dólar y el euro, y en lo que va de año acumula una depreciación de alrededor del 35% (un 20% en la última semana), hasta tocar su mínimo histórico frente a las divisas de referencia.

Los expertos atribuyen la depreciación de la moneda turca a la fragilidad de la economía del país euroasiático, basada sobre todo en el consumo interno, con un alto déficit comercial y necesitada de inversiones extranjeras, además de a la negativa de las autoridades turcas a aumentar los tipos de interés.

El Gobierno de Estados Unidos anunció hace una semana la imposición de sanciones económicas contra los ministros turcos de Justicia, Abdülhamit Gül, y de Interior, Suleyman Soylu, por su papel en el arresto en Turquía del pastor protestante estadounidense Andrew Brunson, bajo acusaciones diversas de vínculos terroristas.

Turquía se ha negado a liberar al religioso, aunque a finales de julio lo trasladó a arresto domiciliario, y una delegación del Ministerio de Exteriores turco, que este jueves regresó de EEUU tras dos días de entrevistas, tampoco consiguió negociar un acuerdo.

Varios clientes en una casa de cambio en Estambul. REUTERS/Murad Sezer

Ante esta crisis, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha pedido este viernes de nuevo a la ciudadanía que cambien "los dólares y el oro que tengan bajo el colchón" para frenar la caída de la lira."No perderemos esta guerra económica. El dólar no puede cortarnos el camino. Responderemos con nuestra moneda nacional. Debemos cambiar por liras los dólares y el oro que tengamos bajo el colchón", ha dicho.

"No teníamos problemas económicos reales, pero fuimos blanco de ondas financieras inestables artificiales", ha asegurado el mandatario durante un discurso público en la provincia de Bayburt, en el este de Anatolia, transmitido en directo por la cadena NTV.

El mandatario ha repetido así una sugerencia realizada por primera vez en diciembre de 2016 para controlar la pérdida de valor de la moneda turca, y que desde otoño pasado viene repitiendo con frecuencia, sin surtir efecto. Durante la hora que duró su discurso, la lira se volvió a depreciar de forma aguda, pasando de 5,92 a 6,24 unidades por dólar, aunque después se recuperó algo.

"Esto es una lucha nacional. Podemos tener dificultades durante un par de días, pero las superaremos", ha prometido. Sugiriendo que los problemas fueron causados por otros países, que no nombró, Erdogan ha asegurado: "Nuestras relaciones con estos países han llegado a un punto irreparable".

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en una acto en la provincia de Bayburt, en el este de Anatolia. REUTERS

En opinión de los analistas, la inaudita caída acelerada de la lira, que ha perdido un 35% desde comienzos de año (un 20% en la última semana), se debe en parte a las tensiones diplomáticas con Estados Unidos, que exige la puesta en libertad del pastor protestante Andrew Brunson, detenido en Turquía desde hace dos años.

Los expertos atribuyen también la depreciación de la moneda turca a la fragilidad de la economía del país euroasiático, basada sobre todo en el consumo interno, con un alto déficit comercial y necesitada de inversiones extranjeras.

El Ministerio de Finanzas ha prometido que el titular de la cartera, Berat Albayrak, yerno de Erdogan, presentará este sábado a la nación un "nuevo modelo económico" para estabilizar la moneda y reducir la inflación por debajo de los dos dígitos.