Público
Público

El 'Mossack Fonseca español', vinculado con las mayores tramas de corrupción

El abogado Ramón Cerdá Sanjuán, que desde su despacho Sociedades Urgentes de Ontinyent, creó y administró la red de sociedades que sirvieron para ocultar operaciones opacas de Gürtel y Nóos, también está relacionado con los detenidos del caso Taula.

El abogado Ramón Cerdá Sanjuán, desde su despacho Sociedades Urgentes de Ontinyent, ha gestionado y vendido sociedades, de forma totalmente legal, que después se han visto implicadas en numerosas tramas de corrupción.

MADRID.- El “facilitador” de la estructura empresarial opaca destinada a ocultar algunas de las operaciones de la trama Gürtel y del caso Nóos también está vinculado con la operación Taula. Se trata del abogado y gestor Ramón Cerdá Sanjuán, quien desde su despacho Sociedades Urgentes de Ontinyent, ha gestionado y vendido sociedades, de forma totalmente legal, que después se han visto implicadas en numerosas tramas de corrupción.

El abogado, hasta ahora nexo de unión entre Gürtel, Marsans, Pasarela, Gowex o Nóos, está también relacionado con varios empresarios detenidos en la operación Taula, la macroredada contra la corrupción en el Ayuntamiento de Valencia, gobernado por el PP, que ha puesto en el punto de mira a Rita Barberá. Todo el grupo popular está siendo investigado –nuevo término utilizado para referirse a la imputación– por presunto delito de blanqueo de capitales.

Cerdá asegura en la página web de su bufete ser líder en la venta de sociedades –unas 1.200 al año– y en el Registro Mercantil constan actualmente más de 3.400 empresas en las que aparece su nombre, en la mayoría de las ocasiones como administrador único.

Los cuatro lazos entre el caso Taula y Cerdá

Jaime José Ubeda, detenido en la operación Taula y considerado el testaferro de Marcos Benavent, el peón de Alfonso Rus, está conectado directamente con Cerdá a través de Merino Berceo Mantenimientos SL y Spartaki Sinergias SL, donde Ubeda fue administrador único. Según la investigación, supuestamente varias sociedades a su nombre fueron utilizadas para blanquear dinero dentro de la trama de corrupción.

Otro de los arrestados fue Carlos Turró Homedes, presidente de Cleop, empresa adjudicataria de diversas obras públicas en la ciudad de Valencia. La sociedad está relacionada con Cerdá a través de la línea de puntos que une a Cinc Altures SL, a Antonio Cebrian Ferrer y a Doppio Business SL. Además, Turró tenía una deuda de 9,5 millones de euros con la Agencia Tributaria, como ya publicó El Correo, y hace dos años, la Fiscalía investigó los créditos concedidos a su empresa por el Banco de Valencia.

El siguiente de la lista es el empresario Vicente Francés Mora, dueño de Construcciones Francés y contratista habitual de la Diputación de Valencia. Las sociedades Charetti Europea SL, Random Valenciana SL, Bastion Invierte SL y Nueva Dinastia SL en las que aparece, tienen también una vinculación con Ramón Cerdá.

Jaime Cabot Ivars es el administrador del fondo supuestamente utilizado por Alfonso Rus para blanquear dinero y a través de él controlaba otros donde los responsables de la investigación piensan que los encausados desviaban sus ingresos, como Geneva Patrimonial Inmobiliaria Do Brasil. Este quinto detenido de Alicante tiene relación directa con el abogado Ramón Cerdá a través de Diorita Promotora 21 SL.

El modus operandi

Despachos de abogados especializados en el sector financiero en España, como Mossak-Fonseca en Panamá, hacen posible la existencia de complejas estructuras societarias que posteriormente son usadas para ocultar determinadas propiedades u operaciones, amparándose en su derecho a prestar un servicio perfectamente legal, y sin hacerse responsables del uso que sus clientes den a dichas estructuras.

El negocio de Ramón Cerdá consiste en crear y administrar diferentes firmas para después vendérselas con la máxima discreción a sus clientes, normalmente empresarios e inversores. Es importante tener en cuenta que la adquisición de participaciones en una sociedad ya creada no deja huella en el Registro Mercantil y, debido a este vacío, los nuevos propietarios pueden realizar gestiones opacas.

Aunque este funcionamiento es perfectamente legal, las diferentes tramas de corrupción demuestran que las sociedades promovidas por este abogado especializado en el sector financiero han sido utilizadas en decenas de ocasiones para evadirse de Hacienda y la Justicia, como ya publicó El Confidencial.

Cerdá sigue vendiendo sus servicios abiertamente en Internet, definiéndose a sí mismo como “experto en la comercialización de sociedades” y regala a todos sus clientes un ejemplar de su novela junto con los libros ‘Pasión por la calidad’ y ‘Hacienda [no] somos todos’.

Más noticias de Economía