Público
Público

Naturgy se desploma en Bolsa ante las dudas sobre su escisión en dos compañías

Las acciones de la energética caen casi un 12%, lo que supone perder casi 3.290 millones de su valor en el mercado. Reynés defiende ante los analistas la operación que permitiría "ser más competitivos en la búsqueda de nuevos proyectos de crecimiento en el futuro".

La marcha de la cotización de las acciones de Naturgy en el panel informativo de la Bolsa de Madrid (finalmente se dejó un 11.94%), al día siguiente de  anunciar el plan de segregación de la empresa en dos compañías cotizadas. E.P./Ricardo Rubio
La marcha de la cotización de las acciones de Naturgy en el panel informativo de la Bolsa de Madrid (finalmente se dejó un 11.94%), al día siguiente de anunciar el plan de segregación de la empresa en dos compañías cotizadas. Ricardo Rubio / EUROPA PRESS

Las acciones de Naturgy se hundieron casi un 12% en Bolsa este viernes arrastradas por las dudas de los analistas e inversores respecto a la operación de escisión del grupo en dos grandes compañías cotizadas, una con los activos regulados de gas y electricidad (infraestructuras de red) y la otra con los negocios liberalizados (generación, tanto convencional, como renovable, y comercialización).

En concreto, los títulos de la compañía registraron un retroceso del 11,94% en la sesión (su mayor caída desde marzo de 2020, cuando estalló la crisis del coronavirus), siendo el valor más castigado del Ibex 35 en una jornada bajista. Así, las acciones de Naturgy se han colocado en los 25,010 euros, su nivel más bajo desde el pasado 6 de diciembre.

De esta manera, el grupo energético sufrió en la sesión un castigo que le hizo perder casi 3.290 millones de euros en su capitalización bursátil (su valor en Bolsa), dejándola en algo menos de 25.000 millones. Precisamente, las dudas de los analistas y los inversores se centran en el valor y el potencial de crecimiento de las dos nuevas sociedades en las que se escindirá Naturgy. 

Naturgy tiene un valor de compañía de unos 38.000 millones de euros (25.000 millones de capitalización bursátil y 13.000 millones de deuda neta) a repartir entre las dos compañías. El negocio regulado representa el 61% del resultado bruto de explotación (Ebitda), con el 40% en España y el 20% en Latam; por su parte, el negocio liberalizado representa el restante 39%.

En un informe sobre la operación, Credit Suisse señala que al precio actual de las acciones, éstas "ya descuentan los múltiplos de fusiones y adquisiciones para sus divisiones clave", por lo que, "extraer más valor será un desafío". Los analistas del banco también subrayan, a pesar de que el anuncio de la división del grupo "fue una sorpresa", que las acciones de la energética ya estaban descontando la expectativa de nuevos movimientos corporativos tras la OPA parcial lanzada por el fondo IFM, entre otros.

Los analistas de Bankinter creen que la operación representa "una buena noticia", aunque "no ven mucho potencial de revalorización". Los analistas del banco destacan que el objetivo que busca Naturgy con esta escisión es que cada una las dos compañías se focalice en sus actividades respectivas y optimizar la estructura del grupo. Así, afirman que al estar acotados los riesgos y negocios de cada grupo, "permitirá focalizarse mejor en la búsqueda de oportunidades y de financiación" y podría "facilitar la materialización de una eventual operación corporativa en el futuro".

Banco Sabadell ve que la creación de valor "será a medio plazo y podría ser "asimétrica" entre las dos compañías surgidas de la escisión de Naturgy. Además, los analistas advierten de que la actual cotización de Naturgy "ya estaría descontando un escenario optimista de rotación de activos (a múltiplos atractivos) y desarrollo renovable".

Conferencia con analistas

Naturgy trató de calmar el escepticismo de los mercados y defendió el viernes su plan de partirse en dos empresas que coticen en bolsa de forma separada, prometiendo que la nueva estructura permitiría el crecimiento de ambas compañías. El presidente ejecutivo de la energética, Francisco Reynés, en un encuentro con analistas dijo que la reestructuración en dos empresas permitiría "ser más competitivos en la búsqueda de nuevos proyectos de crecimiento en el futuro".

El presidente de Energý insistió en que el objetivo del proyecto Géminis (como se ha bautizado en la empresa la operación de segregación del grupo) es "la creación de valor", a través de la focalización del negocio.

Reynés, además defendió que el coste de la pérdida de sinergias por la nueva estructura que supondrá la escisión de Naturgy en estos dos grupos cotizados será "absolutamente insignificante".

Por su parte, Steven Fernández, jefe global de mercados de capitales de Naturgy, subrayó que la empresa mantendrá su enfoque "oportunista" ante posibles fusiones y adquisiciones. Y apuntó que la mayor parte de su deuda de 13.000 millones de euros se mantendrá en la parte escindida que se ocupe del negocio de infraestructuras.

Más noticias de Economía