Público
Público

Nuevo Gobierno de coalición Sánchez quiere negociar con Bruselas un nuevo objetivo de déficit porque "las condiciones económicas han cambiado"

El presidente subraya que  que el objetivo prioritario del nuevo Gobierno de coalición es aprobar unos Presupuestos para 2020, aunque antes ha de validarse el techo de gasto en el Congreso y en el Senado.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño a su llegada a la Moncloa antes del primer Consejo de Ministros del Gobierno de coalición. EFE

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha confirmado este martes su intención de negociar con la Comisión Europea una nueva senda de objetivos déficit público, más flexible, ante una nueva coyuntura económica. "Las condiciones económicas han cambiado desde hace tiempo, así que este es un proceso de negociación que tendremos que abrir con la Comisión Europea... y comenzaremos esa negociación lo antes posible", ha manifestado en una rueda de prensa tras la primera reunión del Consejo de Ministros del Ejecutivo de coalición.

"La coyuntura económica ha cambiado, y también la estabilidad presupuestaria, y ha cambiado la Comisión en Europa y el comisario económico y, por tanto, tenemos que negociar con ellos la nueva senda de estabilidad, porque las circunstancias políticas y económicas han cambiado", ha insistido el jefe del Ejecutivo.

En este momento, el compromiso de déficit que pactó en la pasada legislatura el Gobierno de Sánchez contempla un déficit del 1,1% para este año (un 1,7% a políticas constantes), que es la cifra que ahora se quiere renegociar con Bruselas, así como el horizonte para los próximos ejercicios. Para 2019, el objetivo era cerrar con un déficit del 2%, dato que aún no ha aportado el Gobierno, si bien casi todos los organismos nacionales e internacionales dan por seguro que este cifra será superior.

En el último plan presupuestario enviado a Bruselas y vinculado a los Presupuestos Generales del Estado prorrogados de 2018 el Ejecutivo contemplaba una meta de déficit del 1,7 % del PIB para 2020. Sánchez ha señalado que habrá que negociar con el Ejecutivo comunitario los nuevos objetivos de déficit antes de abril, fecha en la que se debe enviar el nuevo Programa de Estabilidad Presupuestaria.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa ofrecida al término de la primera reunión del nuevo Consejo de Ministros. EFE

Sánchez ha recalcado que el objetivo prioritario del nuevo Gobierno de coalición es aprobar unos presupuestos para 2020 que sean los de "la recuperación, los de la transición ecológica justa o los de los derechos sociales", aunque antes ha de validarse en las Cortes una nueva senda de objetivos de déficit y de techo de gasto.

"Paso a paso", ha insistido Sánchez, que ha ironizado con que incluso con los Presupuestos prorrogados del Gobierno de Mariano Rajoy "hemos demostrado que se pueden hacer cosas por la ciudadanía, como reenfocar las políticas becas hacia las familias de menos recursos".

Techo de gasto, en febrero

Fuentes del Ministerio de Hacienda indicaron este jueves que además de negociar una nueva senda de déficit, el Gobierno pretende aprobar a partir de febrero el techo de gasto para 2020, paso previo al proyecto de Presupuestos Generales del Estado, con la intención de poder aprobar las nuevas cuentas públicas cuanto antes.

Una vez logre acordar una nueva senda de estabilidad presupuestaria (objetivos de déficit y de deuda pública) con Bruselas, el Gobierno dará paso a las negociaciones con los distintos grupos para recabar apoyos suficientes como para poder aprobar en el Congreso y en el Senado dicha senda y el límite de gasto no financiero, conocido como techo de gasto.

Así, empezarán a trabajar en las negociaciones con el fin que no vuelva a repetirse el rechazo de la Cámara Alta que se produjo en el año 2018 con la primera senda presentada por el Gobierno de Sánchez. Para ello, desde el nuevo Ejecutivo tendrán que intentar conseguir el respaldo de grupos como Ciudadanos, a pesar de que mantiene críticas "ácidas", o la abstención de ERC, un apoyo no asegurado pese a que ha facilitado la formación de Gobierno. La estrategia será ir "paso a paso" y "no prometer nada que no se tenga atado".

En cualquier caso, previsiblemente no se presentará el techo de gasto ni la nueva senda presupuestaria antes del mes de febrero, dados los pasos previos a dar, y posteriormente se aprobará en el Consejo de Ministros y se llevará al Congreso el proyecto de ley de Presupuestos de 2020, con el fin de aprobar las nuevas cuentas.

Más noticias de Economía