Público
Público

Los países del G-20 acuerdan usar "todos las herramientas" para impulsar el crecimiento

Los responsables de Finanzas de las grandes economías desarrolladas y emergentes ven "riesgos" para la economía mundial en el 'Brexit' y el creciente número de refugiados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Foto de familia de los ministros de Finanzas y de los gobernadores de los bancos centrales de los países del G-20, junto con los responsales del FMI y de la OCDE, en su reunión de Shanghai. REUTERS/Aly Song

SHANGAI.- Los ministros de Finanzas del G-20 acordaron este viernes usar "todas las herramientas" monetarias, fiscales y estructurales para impulsar el crecimiento económico mundial y afianzar la recuperación. La declaración emitida al término de la cumbre ministerial de dos días celebrada en Shanghái instó a las veinte principales economías desarrolladas y emergentes a usar estos instrumentos "individual y colectivamente", debido a que las medidas monetarias por sí solas no bastan para generar un "crecimiento equilibrado".

Los responsables del G-20 pertenecientes a las grandes economías desarrolladas y emergentes repitieron sus promesas previas de no abogar por las devaluaciones competitivas de las monedas y se comprometieron a "consultar de cerca" sobre los mercados de divisas.

El comunicado específicamente señaló que los países deberán desarrollar una política fiscal y un gasto público "lo más ligados al crecimiento que sea posible", mientras que deben priorizar las inversiones de alta calidad. Sin embargo, el comunicado también expresó: "Las políticas monetarias seguirán sustentando la actividad económica y asegurando la estabilidad de los precios, gracias a los mandatos de los bancos centrales, pero la política monetaria por sí sola no puede conducir a un crecimiento equilibrado".

En el documento del G-20 admite que "los riesgos a la baja y la vulnerabilidad han aumentado"aunque se afirma que la reciente volatilidad de los mercados financieros no se corresponde con los fundamentos de la economía global.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, y el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, conversan con la direcroa gerente del FMI, Christine Lagarde, y el secretario general de la OCDE, Angel Gurria, antes de posar para la foto de familia de la reunión del G-20 en Shanghai. REUTERS/Aly Song

El G-20 cita en concreto una posible salida del Reino Unido de la Unión Europea y el creciente número de refugiados en el mundo como dos de los principales "riesgos" para la economía internacional. En el texto final, se califica de "conmoción" para la economía mundial la potencial salida del Reino Unido de la UE (el llamado Brexit), que podría producirse tras el referéndum convocado para el próximo 23 de junio.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, explicó en una rueda de prensa poco después del cierre del encuentro que el "Brexit" apareció en las discusiones del G-20 "tan pronto como las reuniones empezaron de forma efectiva". Aunque en los borradores iniciales de la declaración no se mencionaba el Brexit, fue incluido en la final por la "incertidumbre" que crea esta posibilidad, según dijo Lagarde, que la situó entre los nuevos riesgos para la economía mundial.

La declaración final incluye entre las vulnerabilidades de la recuperación económica estos dos factores, junto a la caída de los precios de las materias primas, el aumento de las tensiones geopolíticas y los volátiles flujos de capitales.

Asimismo, los ministros de Finanzas de las veinte principales economías desarrolladas y emergentes también se comprometieron a intensificar los esfuerzos para eliminar todas las fuentes, técnicas y canales de financiación terrorista y a aumentar la cooperación en el intercambio de información. Con ese objetivo, urge a todos los países a implementar con rapidez los estándares del Grupo de Acción Financiera Internacional (FATF, por sus siglas en inglés), creado en 1989 por el G8 para ayudar a combatir el lavado de dinero y la financiación de terrorismo.

Insta igualmente al FATF a fortalecer su trabajo en la identificación y eliminación de las amenazas terroristas financieras y a todos los países a cumplir la resolución 2253 del Consejo de Seguridad de la ONU sobre las amenazas a la paz y a la seguridad internacional causadas por actos terroristas.