Público
Público

La patronal europea apremia a la UE a cerrar este año el tratado comercial con EEUU

Malmstróm achaca el rechazo al TTIP en el “antiamericanismo europeo”, mientras los empresarios le marcan el blindaje a las multinacionales como imprescindible.

Publicidad
Media: 1.67
Votos: 3

La comisaria de comercio de la UE, Cecilia Malmström, en la jornada organizada por la patronal europea.

BRUSELAS.- Hasta ahora la Comisión Europea había apelado a argumentos y estudios técnicos para defender el tratado de libre comercio con Estados Unidos (el TTIP, en inglés), argumentos y estudios que eran más o menos discutibles pero ésa era la tónica: estudios, previsiones y datos.

Hasta que la comisaria de Comercio de la UE, la sueca Cecilia Malmström, en su participación hoy en unas conferencias organizadas por la patronal europea, Business Europe, ha recurrido finalmente al tópico y al victimismo. “Hay un rechazo al tratado debido a un obvio antiamericanismo europeo”, ha señalado ante lo más granado de la industria y las multinacionales europeas y mundiales. “Hemos hecho todo lo posible para explicar los beneficios del tratado y asegurar que no se van a cambiar las leyes europeas, además hemos mejorado mucho la transparencia pero si la gente no te cree no hay mucho más que se pueda hacer”, ha apostillado, mientras los responsables de la patronal le han apremiado para cerrar el acuerdo con EEUU dentro de este año.

La mejora de la transparencia a la que se refiere Malmström es que apenas se permite cada cierto tiempo la lectura de algunos documentos confidenciales de cariz muy técnico a unos pocos eurodiputados y en una sala de lectura en la que sólo pueden estar durante dos horas y en la que no pueden introducir cámaras ni sus propios bolígrafos o libretas para tomar notas. Y en cuanto a los documentos de Estados Unidos, éstos nadie los puede ver bajo ninguna circunstancia.

Malmström fue a más y reclamó a los Estados y a la patronal lanzarse a la ofensiva comunicativa (es decir, propagandística) trabajar en la difusión del tratado comercial como algo positivo. “Los Estados pidieron a la Comisión que lo negociáramos y no están haciendo en sus territorios las labores de información para dar a conocer sus resultados a los ciudadanos”, se ha quejado la comisaria liberal sueca.

La comisaria de Comercio se lamenta diciendo que “si la gente no cree” los beneficios del tratado “no hay mucho más que se pueda hacer”

El director general de Business Europe, Markus Beyrer, ha celebrado estas palabras y ha reclamado a Malmström celeridad en las negociaciones. “Tienen que estar acabadas antes de final de año” y ha recordado que “una prioridad imprescindible para nosotros es la protección a los inversores”. Es decir, la inclusión de la cláusula de los tribunales internacionales para blindar a las grandes corporaciones.

Beyrer ha señalado también que la industria Europea necesita “unos precios bajos de la energía, porque en Estados Unidos son de media hasta dos veces y media más barata, lo que afecta mucho a nuestra competitividad”. Precisamente, la UE presentó hace dos semanas su estrategia europea de Unión Energética para los próximos años, que incluye importaciones de petróleo y gas procedente del fracking norteamericano. Parece que la pauta marcada por la patronal europea, el lobby más potente de Bruselas, está encontrando cobijo en las políticas europeas de la Comisión de Jean-Claude Juncker.

Casualmente, Malmström ha llegado a la conferencia organizada por Business Europe después de haber presentado en la sede de la Comisión el balance de los primeros cuatro años del tratado comercial con Corea del Sur. Obviamente, la comisaria ha apelado a los resultados positivos del mismo: “El balance comercial que antes era negativo ahora es positivo y las exportaciones de la UE a Corea del Sur se han incrementado un 35% en estos años”, ha dicho.

Emma Marcegaglia, presidente de Business Europe; Markus J. Beyrer, director general de Business Europe; y la comisaria de Comercio Cecilia Malmström.

Sin embargo, más allá de estos datos macroeconómicos, la responsable de Comercio en la Comisión no ha ofrecido dato alguno sobre las repercusiones de este incremento en el empleo de la UE o en la economía de las familias. En cuanto a la mejora del balance comercial, Malmström al menos ha admitido que “en parte se debe a que Europa, debido a la crisis económica, ha importado en estos años menos que antes”.

La Dirección General de Comercio, de la que es responsable Malmström, ha comenzado este mes a lanzar mensajes (a través de su página web, comunicados de prensa, mediante las redes sociales, etc.) y convocar actos públicos para difundir los beneficios que, según la Comisión Europea, tendría el TTIP para los europeos y rebajar la tensión en cuanto a los tribunales internacionales, prometiendo que si se trabaja en su reforma no habrá nada que temer. Todo ello, en la línea argumental de los lobbies de la industria europeos.

Acaso por eso, uno de los vicepresidentes de la Comisión, Jyrki Katainen, responsable de Trabajo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, que ha participado tras Malmström en el evento inversor de Business Europe, ha pedido a los representantes de la industria allí presentes: “Sed activos, decidnos cómo regular el futuro en la financiación, el crecimiento y el mercado digital”.

Entre los asistentes a estas conferencias, han asistido responsables de firmas como las petroleras Repsol y Total; las energéticas E.ON, Gas Natural, Red Eléctrica Española, Endesa y GDF-Suez; la automovilística Renault; la química BASF; y otras como IBM, L’Oreal, Pfizer, Telefónica.

Más noticias de Economía