Público
Público

Las pernoctaciones hoteleras crecen un 7,1% en 2016, hasta 330 millones

La tasa de ocupación de los hoteles españoles cierra un año histórico para el turismo en el 59,9% de las plazas ofertadas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Varios turistas junto al Hotel Ritz de Madrid. REUTERS

MADRID.- Los hoteles españoles registraron 330 millones de pernoctaciones durante el pasado año, lo que supone un 7,1% más que en 2015, según los datos difundidos este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De este modo, las pernoctaciones hoteleras crecieron en 2016 por cuarto año consecutivo y además a mayor ritmo. Después del estancamiento registrado en 2012, en 2013 aumentaron un 1,9%, mientras que en 2014 subieron un 3,2%. En 2015, el crecimiento fue aún mayor, del 4,4%.

El avance de las pernoctaciones experimentado el año pasado se debe al incremento en un 9,3% de las pernoctaciones de los no residentes, junto a un aumento del 3,1% en las pernoctaciones de los residentes en España. Del total de pernoctaciones registradas en 2016, casi el 67,1% se produjeron entre mayo y octubre.

La tasa de ocupación de los hoteles cerró un año histórico para el turismo en el 59,9 por ciento de las plazas ofertadas. De acuerdo con los datos divulgados por Estadística (INE), los hoteles canarios registraron en diciembre una ocupación del 73,1 por ciento, por delante de los madrileños (51,7%) y los catalanes (42,2%).

Los precios hoteleros aumentaron un 5,4%, lo que supone un incremento de 0,7 puntos respecto a 2015, con una facturación por habitación ocupada (ADR) de 82,3 euros de media y unos ingresos por habitación disponible (RevPar) de 53,9 euros. La la rentabilidad de los hoteles españolas se elevó a una media de 79,7 euros por habitación disponible, un 5,3 por ciento más que en el mismo mes de 2015.

España batió en 2016 por segundo año consecutivo su récord de llegada de turistas con más de 75 millones, casi un 10 por ciento más que en 2015, favorecida por las preocupaciones por la seguridad en otros países del Mediterráneo, particularmente del norte de África y Turquía.

El país es el tercer destino turístico del mundo por detrás de Francia y Estados Unidos. Su sector turístico aporta cerca del 11% del PIB nacional y es uno de sus principales generadores de empleo.