Público
Público

El presidente de la Reserva Federal cambia el tono y anticipa menos subidas de tipos

Powell señala que los efectos de las subidas son "inciertos" y pueden tardar "un año o más" en reflejarse en la economía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, durante su intervención en el Economic Club de Nueva York. REUTERS/Carlo Allegri

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Jerome Powell, ha cambiado este miércoles su tono con respecto a las subidas de tipos de interés, anticipando menos de las esperadas por el mercado.

En un discurso pronunciado en el Economic Club de Nueva York, el presidente de la autoridad monetaria de Estados Unidos ha asegurado que los tipos de interés están, actualmente, "justo por debajo" de lo que se considera que es un nivel "neutral" para la economía. Esto es, que no acelera ni lastra el crecimiento. Estas palabras suponen un cambio de tono ya que, hace un mes, Powell afirmó que los tipos de interés se encontraban "bastante lejos" de situarse en un nivel neutral.

En su reunión del 8 de noviembre, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Reserva Federa decidió mantener sin cambios los tipos de interés en un rango objetivo de entre el 2% y el 2,25%, tras tres subidas en lo que va de año. El mercado, y las propias expectativas de la Fed, todavía anticipan que habrá una subida adicional en 2018, en la última reunión del año el 18 y 19 de diciembre, llevando los tipos hasta un rango de entre el 2,25% y el 2,5%.

"Sabemos que las cosas a veces pueden diferir incluso de las previsiones más cuidadosas", ha indicado Powell. "Nuestra política gradual de subir los tipos de interés ha sido un ejercicio de equilibrar los riesgos", ha añadido el presidente de la Fed.

Powell ha avanzado que la economía del país tendrá un "crecimiento continuado y sólido, un bajo desempleo y una inflación cercana al 2%", panorama que "gusta mucho" a una Reserva Federal consciente de que "las cosas a veces resultan ser bastante diferentes respecto a las previsiones más cuidadosas".

En ese sentido, el máximo responsable del banco central ha señalado que una política "sólida" debe abordar la "gestión de riesgos" tanto como responder a las "previsiones de base" y ha reconocido que la gradual subida de las tasas de interés "ha sido un ejercicio de equilibrio de riesgos". "Sabemos que avanzar demasiado rápido supondría el riesgo de acortar la expansión. También sabemos que avanzar demasiado despacio (mantener los tipos demasiado bajos durante demasiado tiempo) podría suponer otras distorsiones en forma de una inflación más alta o desequilibrios financieros desestabilizadores", ha explicado.

Asimismo, Powell ha advertido de que los efectos de las subidas son "inciertos" y pueden tardar "un año o más" en reflejarse en la economía, por lo que, a pesar de que las proyecciones del Comité Federal del Mercado abierto se basan en los "mejores análisis", el banco central no sigue "un camino predeterminado" en sus políticas.

"Estaremos prestando atención de cerca a lo que nos digan los próximos datos económicos y financieros", ha sostenido el economista, quien ha recordado que las decisiones de política monetaria buscan "mantener en buen camino" a la economía de acuerdo a la situación cambiante del empleo y la inflación.