Público
Público

Los presidentes de los cinco mayores bancos se repartieron más de 15 millones en el año de la pandemia

Aunque su retribución bajó una cuarta parte en 2020, cada uno de ellos cobró durante el año pasado una media de 8.300 euros brutos al día.

De izquierda a derecha, Ana Botín(Banco Santander), Carlos Torres (BBVA), Jordi Gual (Caixabank), José Ignacio Goirigolzarri (Bankia), y Josep Oliú (Banco Sabadell).
De izquierda a derecha, Ana Botín(Banco Santander), Carlos Torres (BBVA), Jordi Gual (Caixabank), José Ignacio Goirigolzarri (Bankia), y Josep Oliú (Banco Sabadell). EUROPA PRESS/EFE/REUTERS

Los presidentes de los cinco principales bancos españoles (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Sabadell) se repartieron en 2020 un total de 15,165 millones de euros brutos en concepto de retribuciones, según los datos que obran ya en poder de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La sexta entidad perteneciente al Ibex, Bankinter, aún no había presentado los suyos.

Esos más de 15 millones de euros suponen una reducción del 26,5% respecto al año anterior, es decir, el último antes del estallido de la pandemia mundial de coronavirus, en el que cobraron 20,627 millones. Por término medio, cada uno de los cinco presidentes se embolsó durante 2020 algo más de tres millones de euros (8.300 al día), frente a los cuatro millones largos que percibieron en 2019.

Este significativo recorte responde básicamente a dos motivos: la decisión adoptada por algunos de ellos de rebajarse voluntariamente el sueldo, a la vista del deterioro económico derivado de la crisis sanitaria, y el empeoramiento de las cuentas de sus propias entidades, que les ha impedido cobrar en parte o en su totalidad la retribución variable ligada a resultados.

Los seis bancos pertenecientes al Ibex cerraron 2020 con unas pérdidas conjuntas de 5.535 millones de euros (aunque en el negocio doméstico siguen anotando unas ganancias agregadas de 3.100  millones), como consecuencia de las fuertes dotaciones realizadas, sobre todo en previsión de un eventual aumento de la morosidad si la situación creada por la expansión de la covid-19 no mejora. En 2019, esas mismas entidades se habían anotado un beneficio de 13.600 millones.

De todas formas, pérdidas sólo se anotó en realidad el Santander (8.771 millones de euros), que hizo una drástica revisión a la baja del valor de algunos de sus activos. Las otras cinco entidades financieras ganaron 3.235 millones, aunque con descensos considerables, entre los que destaca el 99,7% del Sabadell, que declaró un beneficio de apenas dos millones de euros en 2020.

La retribución más alta de la gran banca española correspondió un año más a Ana Botín, presidenta del Santander, que percibió 8,092 millones de euros por todos los conceptos retributivos, casi dos millones menos que en 2019. Le siguieron el presidente del BBVA, Carlos Torres, con 3,437 millones de euros (5,013 en 2019); el del Sabadell, Josep Oliu, con 1,986 millones (3,904), y el de CaixaBank, Jordi Gual, con 1,150 (igual que el año anterior).

El caso de Bankia es excepcional porque los sueldos tienen topes, al tratarse de una entidad rescatada y controlada por el Estado, que controla el 61% de su capital a través del FROB. El presidente, José Ignacio Goirigolzarri, cobró 500.000 euros, 106.000 menos que en 2019, aunque sus emolumentos previsiblemente cambiarán cuando culmine la fusión con CaixaBank, donde no hay limitaciones.

Los consejeros delegados de las cinco principales entidades financieras también se embolsaron una cantidad inferior en 2020; en concreto, 15,202 millones de euros, mientras que en 2019 sus retribuciones habían sumado 20,095 (un 24,4% menos). El hecho de que en conjunto percibieran más que los presidentes obedece a que algunos de éstos sólo tienen funciones representativas y, por tanto, cobran menos.

José Antonio Álvarez, del Santander, es el consejero delegado mejor pagado: 6,878 millones euros (8,270 millones el año anterior). Ningún otro miembro de los máximos órganos de administración de la banca gana más que él, a excepción de su presidenta. El primer ejecutivo del BBVA, Onur Genç, cobró 4,036 millones; el de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, 2,325 millones; el de Sabadell, Jaime Guardiola, 1,463 millones, y el de Bankia, José Sevilla, 500.000 euros.

La entidad a la que más dinero le cuesta su consejo de administración es al banco Santander, que en 2020 se gastó 28,9 millones de euros sólo en retribuir a sus miembros, algo más que en 2019 (27,187). Al BBVA le salió el suyo por 14,828 millones (15,467 el año precedente); al Sabadell, por 6,779 (9,674); a Caixabank, por 5,959 (6,831), y a Bankia, por 2,474 (2,816), siempre según los datos que han facilitado a la CNMV.

En conjunto, los cinco mayores bancos pagaron a sus consejeros 59,005 millones de euros, un 4,8% menos que en 2019.

Más noticias de Economía