Público
Público

Aumenta el temor a que la Fed lleve a EEUU a la recesión si sube demasiado los tipos de interés

Los inversores están pendientes de la reunión de esta semana del banco central estadounidense que podría elevar otra vez el precio del dinero hasta en un 1%, y seguir con nuevas alzas para dejarlo a final de año en el 4,4%.

Detalle de la fachada del edificio de la sede de la Reserva Federal de EEUU, en Washington. REUTERS/Jonathan Ernst
Detalle de la fachada del edificio de la sede de la Reserva Federal de EEUU, en Washington. Jonathan Ernst / REUTERS

Reuters

Hace apenas unos meses, los inversores temían que la Reserva Federal no combatiera la inflación con la suficiente agresividad. Tras varias subidas de tasas de interés, algunos temen que la Reserva Federal pueda sumir a la economía en una recesión si endurece la política monetaria con demasiada rapidez.

Con los mercados tambaleándose tras la fuerte cifra de inflación de la semana pasada, los futuros de las tasas de interés a última hora del viernes valoraban en aproximadamente un 20% la posibilidad de que la Reserva Federal subiera las tasas en 100 puntos básicos en su reunión del 21 de septiembre. Esta cifra era casi impensable a principios de este mes, cuando el mercado debatía si la subida sería de 50 o 75 puntos básicos.

Los inversores también prevén más subidas de tipos importantes en el futuro, ya que la tasa de interés final de la Fed de los tipos de referencia (el tope máximo en el que detendría las subidas) se sitúa ahora en el 4,4%.

Mientras que a principios de año algunos inversores habían criticado a la Reserva Federal por reaccionar con demasiada lentitud, muchos están ahora más preocupados por el ritmo frenético de las subidas de tasas, que podría impedir que los responsables de política monetaria midan los efectos del ajuste monetario en la economía, aumentando el riesgo de que se suban demasiado las tasas.

"Todos tememos un endurecimiento excesivo y el escenario de un aterrizaje forzoso, porque la Fed ha endurecido en exceso y ha provocado aterrizajes forzosos más veces de las que no lo ha hecho", dijo Jeffrey Sherman, subdirector de inversiones del fondo de bonos DoubleLine.

Los datos de EEUU muestran una economía que parece ir viento en popa, pese a la subida de 225 puntos básicos que ya ha aplicado la Reserva Federal. Sin embargo, es fácil encontrar señales preocupantes, desde el grave bache de beneficios de la empresa de mensajería FedEx, que la compañía achaca a la ralentización del crecimiento, hasta la advertencia del Banco Mundial de que incluso un "revés moderado" podría llevar a la economía mundial a una recesión.

El director general de DoubleLine, Jeffrey Gundlach, que en junio había criticado a la Reserva Federal por reaccionar con demasiada lentitud, dijo la semana pasada a la CNBC que le preocupaba que la Reserva Federal subiera demasiado las tasas. Ray Dalio, fundador de Bridgewater Associates, el mayor fondo de inversión libre del mundo, escribió en un reciente mensaje en LinkedIn que una subida de las tasas hasta el 4,5% aproximadamente podría hundir las acciones en un 20%.

La tasa de interés oficial de la Fed se sitúa entre el 2,25 y el 2,5%. "Hay un riesgo creciente de que la Fed (...) se exceda con las subidas de tasas en respuesta a unos datos de inflación obstinadamente altos", dijo Steven Oh, directivo en PineBridge Investments. "Al hacerlo, aumentan el riesgo de una recesión en lugar del aterrizaje suave que pretenden lograr".

La preocupación por el endurecimiento de la Reserva Federal ya ha contribuido a un descenso del 19% en el S&P 500 este año. La renta fija mundial ha caído con fuerza, ayudada por una fuerte venta de bonos del Tesoro de EEUU.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, ha dicho que la presión sobre los precios puede reducirse sin una fuerte desaceleración económica. Sin embargo, también ha enfatizado que el banco central será implacable en su lucha por acabar con la inflación.

El presidente de la Reserva Federal de EEUU, Jerome Powell, durante una rueda de prensa tras la reunión del Comité de Mercado Abierto, sobre tipos de interés, en Washington. REUTERS/Elizabeth Frantz
El presidente de la Reserva Federal de EEUU, Jerome Powell, durante una rueda de prensa tras la reunión del Comité de Mercado Abierto, sobre tipos de interés, en Washington. Elizabeth Frantz / REUTERS

"Los bancos centrales se enfrentan a disyuntivas mucho más agudas. Tienen que elegir entre vivir con más inflación o acabar con el crecimiento. No hay punto medio", dijo Jean Boivin, director del Instituto de Inversión de BlackRock. Boivin infrapondera la renta variable de los mercados desarrollados y no encuentra atractiva la deuda pública, dado que BlackRock espera que la Fed suba las tasas al 4,50% o más el próximo año.

"Un endurecimiento excesivo conllevaría un dolor económico importante... riesgo y tensión de liquidez", dijo Daniela Mardarovici, codirectora de renta fija multisectorial de Macquarie Asset Management.

Andrew Patterson, economista internacional de Vanguard, cree que puede ser preferible que la Reserva Federal se equivoque a favor de adoptar medidas agresivas, dada la obstinación de la inflación. No obstante, la empresa ve un 65% de posibilidades de recesión en los próximos 24 meses.

Algunos inversores creen que la economía puede ser lo suficientemente resistente como para soportar una Fed más agresiva. El empleo en EEUU (un importante indicador de la economía en general) creció más rápido de lo esperado en agosto. "La probabilidad de un aterrizaje suave definitivamente se ha reducido, pero la probabilidad de un aterrizaje duro también se ha reducido probablemente un poco", dados los signos de demanda continuada en la economía, dijo Steve Bartolini, gestor de carteras de la estrategia T Rowe Price US Core Bond.

Sin embargo, las señales del mercado han sido más preocupantes, como la inversión de varias partes de la curva de rendimiento del Tesoro, un fenómeno que ha precedido a recesiones anteriores. El experto en divisas John Taylor, director general de Taylor Global Vision, se encuentra entre los inversores que apuestan por que habrá más complicaciones en los próximos meses.

"El mercado de renta variable será aplastado y provocará una recesión", dijo Taylor, que apuesta por más descensos en el índice Nasdaq Composite, de gran peso tecnológico. Sherman, de DoubleLine, espera que la Fed reaccione a las señales de que el crecimiento está decayendo, en lugar de ir a toda máquina con sus subidas de tipos sin importar las consecuencias.

"Esta idea de flexibilidad, de dependencia de los datos, todos queremos oírla", dijo. "No queremos oír el piloto automático".

Más noticias de Economía