Público
Público

El primer banco italiano anuncia un recorte de 8.000 empleos a la vez que promete más dividendos

UniCredit promete  a sus accionistas 8.000 millones de euros en dividendos y recompras de acciones en un intento por resucitar la cotización, aunque sus beneficios apenas crecerán a pesar de los planes de eliminar el 9% de su plantilla.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La sede del banco UniCredit enRoma. REUTERS/Alessandro Bianchi

UniCredit, el mayor banco de Italia, anunció el martes que eliminará 8.000 puestos de trabajo para reducir costes por valor de 1.000 millones de euros en Europa occidental en el marco de un nuevo plan para 2023, al tiempo que mejorará el rendimiento que obtienen los accionistas.

Concretamente, UniCredit prometió a sus accionistas 8.000 millones de euros (9.000 millones de dólares) en dividendos y recompras de acciones en un intento por resucitar la cotización, aunque los beneficios del primer banco italiano apenas crecerán a pesar de los planes de recortar el 9% de su plantilla.

Al igual que otros bancos europeos, UniCredit está lidiando con unos tipos de interés negativos que hacen que el crédito no sea rentable, en un momento en el que Italia además atraviesa una fase de estancamiento económico e inestabilidad política, dejando atrás los años de exitosa reestructuración del grupo.

Después de reducir una quinta parte de su plantilla y cerrar una cuarta parte de sus sucursales en mercados maduros en los últimos años, UniCredit dijo que suprimiría otros 8.000 empleos y cerraría 500 sucursales en un nuevo plan con horizonte en 2023.

Sin embargo, los costes difícilmente se verán afectados por el plan, y se espera un escaso crecimiento del beneficio ordinario, que pasaría de los 4.700 millones de euros previstos para este año a 5.000 millones de euros en 2023.

El anuncio de UniCredit provocó la ira de los sindicatos en Italia, donde se esperan 5.500 despidos y hasta 450 cierres de oficinas, dado el tamaño relativo de la red nacional en comparación con la red de sucursales de Alemania, Austria y Europa central y oriental.

"Estas cifras son inaceptables", dijo el sindicato UNISIN sobre los recortes, que costarán a UniCredit 1.400 millones de euros entre este año y el próximo. Esto se suma a los 3.000 millones de euros de gastos no operativos que el banco espera a partir del próximo año tras su decisión de disolver una sociedad conjunta en Turquía.

Sede del banco turco Yapi Kredi, en Estambul. REUTERS/Murad Sezer

UniCredit dijo el sábado que iba a reducir su participación en el banco turco Yapi Kredi, la última desinversión bajo la batuta de Jean Pierre Mustier, un banquero de inversiones francés que se hizo cargo de la entidad transalpina a mediados de 2016 con el mandato de reforzar el balance.

Para financiar un saneamiento en el que UniCredit se libró de 50.000 millones de euros en préstamos dudosos, Mustier ha vendido más de 12.000 millones de euros en activos y recaudado 13.000 millones de euros en una de las mayores ampliaciones de capital de Europa en los últimos años.

Mustier, que ha dicho que las bajas valoraciones en bolsa de los bancos dificultan las fusiones necesarias para que las entidades europeas ganen tamaño, descartó el martes una operación de este tipo para UniCredit.

El dirigente dijo que el banco sólo contemplaría adquisiciones pequeñas y estratégicas, sobre todo en Europa central y oriental. "Nada de fusiones y adquisiciones. Y se acabó", zanjó.

Las ventas de activos han reducido las operaciones de UniCredit en el extranjero y en el mercado nacional, y la disolución de la sociedad conjunta turca da al banco carta de libertad para vender su participación residual en Yapi Kredi. 

Más noticias de Economía