Público
Público

Privatización de Bankia El Gobierno alarga hasta finales de 2021 el plazo para privatizar Bankia

El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha alargado la privatización de Bankia, al igual que en su día hizo Rajoy. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Logo de Bankia reflejado en los cristales del edificio de la sede del banco, en una de las Torres Kio, de Madrid. REUTERS

El Consejo de Ministros ha acordado prorrogar dos años más, hasta finales de 2021, el plazo para que el Estado privatice Bankia. "La extensión del plazo permitirá al Fondo de reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ejecutar su estrategia de desinversión con más flexibilidad para encontrar las condiciones propicias en los mercados de capitales", dijo el Ministerio de Economía en una nota.

El Ejecutivo mantiene el objetivo de culminar la privatización de Bankia con la prioridad de obtener el máximo retorno de las ayudas públicas. La situación actual de los mercados ha motivado que el Gobierno opte por una prórroga de dos años más.

Tras una primera prorroga del Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy a finales de 2016, el FROB tenía hasta finales de 2019 para colocar su participación en Bankia, que a día de hoy asciende al 61,4%. El último paquete de acciones que el FROB vendió de Bankia, en diciembre de 2017, se hizo a un precio de 4,06 euros por título. Al cierre de la sesión de ayer, las acciones de Bankia cotizaban a 2,636 euros.

En 2012 España decidió sacar adelante una ley en la que se comprometía a vender íntegramente las acciones suscritas por el FROB en las entidades rescatadas en un plazo no superior a cinco años desde la fecha de suscripción.

Esto suponía que el Estado debía salir del accionariado de Bankia en 2017; sin embargo, se trataba de compromisos acordados por el propio Gobierno de Rajoy y no con el resto de socios de la UE, plasmados únicamente en una ley nacional susceptible de ser modificada o derogada por otra norma de igual rango o posterior.

Por eso a finales de 2016 el Gobierno sacó adelante un real decreto ley que ampliaba de cinco a siete años el plazo para privatizar Bankia y sentó las bases para que con un mero acuerdo del Consejo de Ministros se pudiera volver a dar una prórroga.

El grupo BFA-Bankia recibió una inyección de 22.424 millones, de los que 10.620 millones fueron a parar a Bankia (la filial cotizada) antes de absorber BMN, que había obtenido a su vez 1.645 millones.

Hace justo un mes, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, insistió en que la prioridad de su Ejecutivo es recuperar el dinero invertido en el rescate de Bankia, algo que, de momento, no es posible por la baja cotización bursátil de la entidad.

Una idea con la que coincidía el propio presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, quien sostuvo que en un año como el actual, en el que "las acciones de la banca están cayendo en Europa un 25%, no parece el momento más adecuado para la privatización de Bankia".

En lo que va de 2018 Bankia retrocede un 31,86%, hasta 2,63 euros por acción, con lo que su capitalización es de 8.131 millones.  La entidad cotizada ha devuelto 2.864 millones de las ayudas: 1.304 millones cuando el Estado vendió una participación del 7,5%; 818 millones más con una segunda y última colocación de un 7% adicional; y el resto con el pago de dividendos.

Por la vía de la participación de en los beneficios de Bankia, El Estado ha recibido 128 millones con cargo a los resultados en 2014; 195 millones en 2015; 211 millones en 2016, y 208 millones en 2017.

A todo ello, el el banco añade cerca de 5.000 millones devueltos a preferentistas y a minoristas de la salida a bolsa del 2011.