Público
Público

Repsol fracasa en su búsqueda de petróleo
en las aguas de Canarias

La petrolera informa de que tanto el gas como el petróleo hallados en la zona son de escasos y de muy baja calidad, y que por lo tanto esos recursos no son explotables.

Plataforma petrolífera de extracción de petroleo de Repsol en Canarias. / EP

AGENCIAS

MADRID.- Repsol abandonó el viernes la búsqueda de petróleo en las Islas Canarias después de que una primera prospección no encontrase hidrocarburos en cantidad y calidad suficientes como para seguir con su extracción.

"El sondeo exploratorio ha confirmado que en el subsuelo de esta cuenca se han generado petróleo y gas, si bien los almacenes encontrados están saturados de agua y los hidrocarburos existentes se encuentran en capas muy delgadas no explotables", dijo la petrolera en una nota de prensa.

Tras este primer sondeo, Repsol no seguirá con las prospecciones en Canarias, que han enfrentado una fuerte oposición política y social en el archipiélago, con múltiples manifestaciones y hasta algún incidente con los ecologistas, así como encontronazos dialécticos entre el Gobierno canario y el central.

Santamaría: "Si no hay petróleo, no lo hay; pero es bueno que un país con esta deficiencia energética sepa si lo tiene o no lo tiene".

El Ejecutivo español a través de su titular de Industria, el canario José Manuel Soria, ha impulsado firmemente las prospecciones, incluyendo incentivos fiscales para las islas, por la casi absoluta dependencia de España de la importación de petróleo y gas.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, defendió tras el consejo de ministros del viernes la búsqueda de hidrocarburos en un país que importa más del 99,5% de su consumo. "Si no hay petróleo, no lo hay, pero creo que hay que ser muy consciente de que un país con esta deficiencia energética al menos es bueno que sepa si lo tiene o no lo tiene".

Los ecologistas reclaman que se realice una evaluación de posibles daños durante el fallido sondeo de Repsol

Sin embargo, el gobierno canario de coalición liderado por el principal rival político de Soria, Paulino Rivero, se había opuesto frontalmente a las mismas ante el temor de que pudiesen dañar al turismo, principal fuente de ingresos de la región. En este sentido, Rivero celebró que no se encontrara petróleo comercialmente viable en las costas de Lanzarote y Fuerteventura y recordó ante medios españoles que el turismo representa más del 30% del PIB y más del 35% del empleo de Canarias.

También asociaciones ecologistas como WWF Salvemos la Tierra o Greenpeace se congraciaron del anuncio. La primera exigió que la retirada de Repsol de Canarias sea definitiva (la autorización de prospecciones tiene tres años de vigencia) y la última dijo en su página web que pedirá una evaluación de posibles daños durante el fallido sondeo.

Los almacenes de gas y petróleo encontrados estaban llenos de agua y en capas muy delgadas no explotables 

La petrolera inició el sondeo exploratorio el 18 de noviembre de 2014 en el Océano Atlántico, a unos 60 kilómetros de Lanzarote y Fuertevenura, para analizar la posible existencia de hidrocarburos.

Según la misma fuente, no se realizarán actividades de investigación adicionales en esta zona y el buque de posicionamiento dinámico Rowan Renaissance regresará a Angola para continuar con el programa de exploración de hidrocarburos que Repsol realiza en ese país.

Desde el inicio de los trabajos, Repsol estimó para los mismos una posibilidad de éxito exploratorio de entre el 15% y el 20%, recuerda la compañía en el comunicado, en el que asegura que hizo el sondeo "considerando que un posible hallazgo reportaría importantes beneficios para la economía española".

La compañía explica que el 11 de enero se alcanzó la profundidad total de 3.093 metros (882 metros de lámina de agua y 2.211 metros de subsuelo) y que se ha completado la recolección de datos de las formaciones geológicas atravesadas.

Durante la próxima semana, se realizarán las labores de sellado del pozo continuando con los protocolos de seguridad más estrictos, conforme se ha desarrollado el sondeo en su conjunto.

En el proyecto de investigación han trabajado unos 750 profesionales de más de 50 empresas. Su coste ha rondado los 120 millones de euros y, según la propia Repsol, se han aplicado los máximos estándares de seguridad y respeto medioambiental. Si hubiesen tenido éxito las prospecciones, la petrolera había calculado una inversión de 7.000 millones de dólares en el desarrollo del proyecto y otros 5.200 millones en la fase de producción.

El proyecto canario estaba liderado por Repsol, que tenía el 50% de un consorcio en el que también participaban la australiana Woodside con un 30% y la alemana RWE Dea con un 20%, aunque esta última estaba en proceso de traspasar su parte a la rusa Letter One.