Público
Público

Repsol gana 2.121 millones en 2017, su mayor beneficio en seis años por el alza del crudo

La petrolera aumentó su producción hasta alcanzar una media de 695.000 barriles equivalentes de crudo diarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Vista de una estación de servicio de la petrolera española Repsol. EFE

La recuperación de los precios del crudo y el descenso de los costes en el negocio de exploración y producción impulsaron los resultados de Repsol en 2017. La petrolera obtuvo un beneficio neto de 2.121 millones de euros en 2017, lo que supone un incremento del 22% respecto al alcanzado un año antes, según ha informado este miércoles la petrolera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En un escenario de precios bajos de las materias primas, la compañía, apoyada en las fortalezas de sus negocios y sus planes de eficiencia, alcanzó el mayor resultado neto de los últimos seis años. La compañía participada por la Caixa, además, vio como el beneficio neto ajustado creció un 25%, hasta los 2.405 millones de euros, también el más alto de los últimos seis años.

La buena marcha de los negocios de Repsol se tradujo en una subida del 29% del resultado bruto de explotación (Ebitda), que con 6.723 millones de euros, logró el mejor dato del último quinquenio.

El resultado del área de Upstream (exploración y producción) se situó en 632 millones de euros, 12 veces el obtenido en el ejercicio anterior. A este aumento contribuyeron las medidas adoptadas en su plan de sinergias y eficiencias, el reinicio de la actividad en Libia y la subida de los precios internacionales de referencia (con una subida del barril de Brent del 24%).

Además, la compañía presidida por Antonio Brufau aumentó su producción hasta alcanzar una media de 695.000 barriles equivalentes de petróleo diarios, superando el objetivo de 680.000 barriles marcado para 2017, gracias al reinicio de la actividad en Libia, a los incrementos obtenidos en distintos activos y a la puesta en marcha de nuevos proyectos, como Juniper (Trinidad y Tobago), Lapa y Sapinhoa (Brasil y Shaw, Cayley y Flyndre (Reino Unido).

En cuanto al Downstream (refino, química y marketing), el resultado, de 1.877 millones de euros, se mantuvo en línea con los de ejercicios anteriores, lo que referencia a esta división de negocio como "gran generador" de caja de la compañía.

Otro punto destacable de los resultados fue la reducción de deuda, el principal dolor de cabeza de Repsol durante la última crisis de precios del crudo, que coincidió con la adquisición multimillonaria de la canadiense Talisman y obligó a la compañía a apretarse el cinturón y vender rápidamente activos. La compañía redujo su nivel de deuda un 23% hasta cerrar en diciembre con 6.267 millones holgadamente por debajo del objetivo de 7.000 millones, frente a los 6.972 millones que debía en septiembre.