Público
Público

Resultados anuales ACS prevé alcanzar la cota de 1.000 millones de beneficio este año, el primero completo en Abertis

El grupo de Florentino Pérez anuncia una "notable subida" de su dividendo tras entrar en el concesionario de autopistas, que en mes y medio tendrá un  nuevo plan estratégico.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Imagen de la última junta de accionistas de ACS. E.P.

ACS prevé que su beneficio neto crezca más de un 10% en 2019, de forma que alcanzará por vez primera la cota de los 1.000 millones de euros, gracias a las "buenas perspectivas" de sus negocios y la contribución en un ejercicio completo de Abertis.

Así lo anunció el presidente del grupo, Florentino Pérez, quien anunció un "notable aumento" del dividendo para trasladar así estas ganancias a los accionistas, tal como ya avanzó en la última junta de la compañía. "La reunión del consejo de administración del próximo mes de marzo será la que decida el dividendo, pero va a subir, será una subida notable", avanzó el presidente del grupo durante la presentación de los resultados de 2018.

Florentino Pérez detalló que con esta subida, el pay out (porcentaje de beneficios que se destina a retribuir al accionista) superará la cota del 50%. El presidente y primer accionista de ACS confirma de esta forma lo que ya avanzó en la junta del grupo de pasado año, cuando indicó que el aumento de las ganancias y la aportación de Abertis se trasladaría a sus accionistas mediante un incremento del dividendo "de, como mínimo, la misma proporción".

ACS cuenta con Abertis para competir juntos, si lo estiman conveniente, por proyectos que supongan la construcción y posterior explotación de infraestructuras de transporte.

La constructora asegura tener identificados un listado de proyectos que se licitaran en sus mercados estratégicos en los próximos meses por un importe total de 230.000 millones de euros, según destalló el consejero delegado de la empresa, Marcelino Fernández Verdes, quien mostró su confianza en lograr parte de estos contratos.

En paralelo, ACS, junto con Atlantia y Abertis, trabajan en la revisión de esta empresa de autopistas, que analizan "concesión por concesión", con el fin de lanzar su nuevo plan estratégico "en un mes o mes y medio".

El plan se enfocará a "relanzar" el grupo de concesiones para consolidarlo en los mercados en que ya está presente y posicionarla en países en que aún no ha logrado entrar y en los que ACS tiene destacada actividad, como son Estados Unidos y Australia.

Durante la presentación de los resultados de 2018, Florentino Pérez destacó la "sólida posición financiera" y la "capacidad de inversión" que otorga a ACS el hecho de haber limpiado de toda deuda su balance.

ACS mantiene a cero su contador de deuda pese a haber invertido 3.500 millones en el grupo de autopistas, dado que, según explicó, este importe se ha afrontado con los 2.400 millones que obtuvo de vender acciones de su filial alemana Hochtief a Atlantia y con generación de caja de sus negocios.

En cuanto al macrocrédito de casi 10.000 millones que firmó con la constructora germana y su socio italiano para costear la OPA a Abertis, consolidan al igual que la deuda de la propia Abertis, en las cuentas de Atlantia, toda vez que esta firma es la que tomó el 50% más una acción de la firma de autopistas, frente al 30% que tiene ACS y el 20% de Hochtief.

ACS vuelve a apostar por las renovables con la construcción de 10.800 MW

Florentino Pérez anunció además que ACS ha vuelto a apostar por el negocio de construcción de todo tipo de plantas generación de energías renovables ante la "alta demanda" que detecta de este tipo de instalaciones. El grupo tiene en cartera la promoción de plantas y parques renovables que suman 10.800 megavatios (MW) de potencia, de los que 2.000 MW están ya en desarrollo y construcción con una inversión de 1.600 millones.

ACS aborda esta nueva apuesta por las renovables a través de Bow Power, sociedad que actualmente controla al 100% tras recientemente comprar la participación del 49% de GIP. Este fondo vendió su parte toda vez que esta firma estaba vinculada a la alianza que los dos tenían en Saeta, la firma de renovables que vendieron el pasado año.

En la actualidad, Bow Power tiene ya en explotación o desarrollo 2.000 MW también de distintas tecnologías y diferentes países. Los proyectos ya en desarrollo suponen una inversión de 1.600 millones de los que ya se han aportado unos 800 millones, detalló Altozano. En España, el grupo resultó adjudicatario de varios proyectos en las últimas subastas de capacidad renovable que ha realizado el Gobierno.

ACS regresa al sector de las renovables cinco años después de que en 2014 constituyera Saeta, sociedad en la que agrupó los activos de generación de energía limpia que entonces tenía para sacarlos a Bolsa, toda vez que constató la dificultad de venderlos de forma directa. La constructora y GIP mantuvieron una participación del 24,4% cada uno en Saeta hasta el pasado año, cuando vendieron esta sociedad a través de la OPA que lanzó el también fondo Brookfield.