Público
Público
Únete a nosotros

Resultados anuales FCC duplica su beneficio en 2018 y gana 251 millones tras vender Aqualia

La constructora controlada por el millonario mexicano Carlos Slim apunta a la recuperación del dividendo suspendido desde 2013

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sede la constructora FCC en Madrid.

FCC obtuvo un beneficio neto de 251,6 millones de euros en 2018, más del doble (+113%) que un año antes, gracias a la venta del 49% de la filial de agua Aqualia, al "buen comportamiento" de todos los negocios y a la reducción del gasto financiero derivado del recorte de deuda, según informó la compañía.

El grupo controlado por Carlos Slim encadena de esta forma su segundo ejercicio consecutivo de ganancias tras superar el pasado año cinco años en números rojos.

La constructora también participada por Esther Koplowitz elevó un 3,2% su cifra de negocio en 2018, hasta los 5.989 millones de euros, impulsada por la rama de servicios medioambientales.

De su lado, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 861 millones de euros, lo que arroja una progresión del 5,6%.

En el capítulo financiero, FCC logró recortar en un 24,8% su deuda financiera neta, de forma que al cierre del año se situó en 2.691,4 millones de euros. El recorte es fundentalmente fruto de la referida venta de Aqualia, dado que la empresa destinó gran parte de los recursos obtenidos con esta operación a liquidar pasivo.

Los responsables de la constructora han sugerido la eventual recuperación este año del pago de dividendo que mantiene suspendido desde 2013, al considerar que los resultados del grupo correspondientes 2018 "hablan por sí solos". "El reparto de dividendo es una decisión que, en su momento, corresponde tomar al consejo de administración y a la junta de accionistas", indicó el director de Mercados y Control de FCC, Miguel Coronel.

De esta forma, el alto directivo del grupo aludía al hecho de que estos resultados colocan a FCC en situación de cumplir los ratios que tiene pactados con los bancos para poder volver a remunerar a sus accionistas. En concreto, en virtud de estos acuerdos, para pagar dividendo, la deuda de la compañía debe ser inferior a cuatro veces su Ebitda.

El accionista de control de FCC ya avanzó la posibilidad de recuperar el dividendo este año durante una presentación a analistas, en la que indicó que "la fortaleza financiera lograda por la compañía permite que se pueda tomar la decisión conveniente". Además, Carlos Slim aseguró entonces que su pretensión es que una vez que la constructora vuelva a dar dividendo, ya no haya "marcha atrás y se aborde un pago recurrente y permanente".

La recuperación del dividendo constituye el último hito que la compañía tiene pendiente tras el proceso de ajuste y saneamiento acometido que le llevó a volver al beneficio ya en 2017.

En el caso de que FCC volviera a pagar dividendo, sería el primero que Carlos Slim cobraría desde que en 2014 desembarcara y rescatara la empresa, mediante la inyección del grueso de los 1.700 millones de euros que han sumado las ampliaciones de capital realizadas por la compañía, además de comprar la deuda de Koplowitz vinculada a su participación en la constructora.