Público
Público

Resultados anuales Telefónica gana 3.331 millones en 2018, un 6,4% más

Los ingresos de la operadora en España crecen de forma orgánica por primera vez en diez años. La compañía redujo su deuda un 5,5% en un año y mantiene un dividendo de 0,40 euros para el ejercicio 2019.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una mujer entra en la sede de Telefónica en Barcelona. REUTERS/Albert Gea

El grupo de telecomunicaciones Telefónica a obtuvo un beneficio neto atribuido de 3.331 millones de euros en el ejercicio 2018, lo que supone un 6,4% más que en 2017, según ha informado la compañía.

En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Telefónica informa de que su cifra de negocio en el conjunto de 2018 alcanzó los 48.693 millones de euros, un 6,4% menos que los 52.008 millones de euros de 2017. Sin embargo, en términos orgánicos (excluyendo variaciones de divisas, cambios en contabilidad, ventas y adquisiciones y otros impactos no recurrentes) los ingresos subieron un 2,4%.

El resultado operativo antes de amortizaciones (Oibda) alcanzó los 15.571 millones de euros, un 3,8% menos que los 16.187 millones de euros de 2017, aunque en términos orgánicos  se incrementó un 3,5%.

La deuda neta de la operadora se redujo por séptimo trimestre consecutivo y se situó a cierre del ejercicio en los 41.785 millones de euros, lo que supone una reducción del 5,5% respecto al año anterior. En este sentido, la compañía destaca la "fuerte" reducción de la deuda en 2018, de 2.445 millones de euros, pero agrega que si se tienen en cuenta las operaciones de desinversión anunciadas en los dos primeros meses de 2019, la venta de las filiales de Telefónica Centroamérica y de su aseguradora Antares, la deuda neta se reduciría adicionalmente en aproximadamente 1.400 millones de euros.

La compañía que preside José María Álvarez-Pallete también dijo que en junio pagará un segundo tramo de 0,20 euros por acción con cargo a los resultados de 2018, y propuso la política de remuneración para 2019, consistente en 0,40 euros por acción en efectivo, pagadero en diciembre de 2019 (0,20 euros) y en junio de 2020 (0,20 euros).

Por divisiones, Telefónica ingresó en España un total de 12.706 millones de euros el pasado año, lo que supone un aumento del 0,4% en comparación con 2017, y representa crecimiento orgánico "por primera vez en 10 años".

En el caso de su división en Alemania los ingresos aumentaron un 0,3% en términos reportados, hasta los 7.320 millones de euros, pero descendieron un 0,1% en orgánicos, mientras que en la de Reino Unido aumentaron un 5,4% en términos orgánicos y un 3,8% en reportados, hasta situarse en los 6,790 millones de euros.

Por su parte, Telefónica Brasil registró un descenso de la facturación del 15,8% en términos reportados, hasta los 10.126 millones de euros, pese a que en orgánicos subieron un 0,3%. La filial en Hispanoamérica Sur redujo sus ingresos un 18,8%, hasta los 6.677 millones de euros, a pesar de que en términos orgánicos subieron un 9,6%, mientras que Hispanoamérica Norte facturó 4.075 millones de euros, un 1,2% menos en términos orgánicos y un 5,9% en reportados.

Telefónica cerró 2018 con un total de 356,24 millones de clientes, los que supone un 0,5% menos que los 358,12 millones que tenía a finales de 2017. En concreto, los accesos móviles descendieron un 0,4% y los de telefonía fija un 5,3%, mientras que, por el contrario, los de datos de Internet subieron un 1% y los de televisión de pago un 4,8%.

Telefónica, que ha invertido miles de millones de euros en redes de alta velocidad para lanzar paquetes de alto valor que incluyen televisión de pago, dijo que los ingresos de servicios digitales crecieron el 24% en 2018, alcanzando 6.790 millones y representan ya el 15% de los ingresos totales.

El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en un mensaje por las redes sociales ha definido 2018 como "el año del paso del ecuador en la transformación de Telefónica". "Hoy puedo asegurarles que Telefónica está más cerca de la compañía que queremos ser que de la compañía que fuimos", ha subrayado.

Luego, en una comparecencia para presentar los resultados, ha afirmado que la empresa esta abierta a nuevas desinversiones como las realizadas en las últimas semanas en Centroamérica, siempre y cuando esta operaciones tengan sentido financiero y permitan el retorno del capital empleado.

El presidente de Telefónica ha asegurado que, como llevan diciendo desde hace tres años, no toman decisiones sobre la venta de activos basándose solo en la reducción de la deuda, sino que se aseguran de que este tipo de operaciones tengan "sentido financiero" para la empresa.

El presidente ejecutivo de Telefónica S.A, José María Álvarez Pallete, acompañado por la directora de Finanzas y Control, Laura Abasolo, y el consejero delegado, Ángel Vilá Boix (i), durante la rueda de prensa para comunicar los resultados delo ejercicio 2018, en Madrid. EFE /Rodrigo Jimenez

Por su parte, el consejero delegado de la operadora, Ángel Vilá, ha señalado que Telefónica está desarrollando varios planes de contingencia en distintos campos tanto operativos como financieros ante la incertidumbre sobre cómo se desarrollará la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Preguntado por si el Brexit va a afectar al roaming, ha señalado que de momento Reino Unido está aplicando las normativas europeas en este campo y se desconoce aún hasta qué punto va a trasponer las directivas en materia de telecomunicaciones. Sin embargo, ha reconocido que se están viendo cómo algunos operadores europeos tienen intención de cobrar tasas de roaming elevadas a los británicos, algo a lo que podrá hacer frente Telefónica al tener presencia en varios países de la región y contar con una unidad de gestión de roaming en el grupo.

La directora financiera de Telefónica, Laura Abasolo, ha añadido que la empresa está cubierta con deuda ante una posible devaluación de la libra por el Brexit y ha destacado que desde un punto de vista operativo, la compañía está funcionando "razonablemente bien", con un importante crecimiento de los ingresos y mejor margen que nunca.

Álvarez-Pallete se muestra muy satisfecho con el comportamiento de O2 y no siente la necesidad de venderlo

Por otro lado, el presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha señalado que su filial en Reino Unido se ha convertido en un activo "muy importante" para la compañía, que está "muy cómoda" con la trayectoria del negocio, por lo que ahora mismo "no siente la necesidad de venderlo".

De hecho, Álvarez-Pallete ha incidido en que la deuda se ha reducido en cerca de 12.000 millones de euros desde junio 2016 de forma principalmente orgánica, acompañada de algunas desinversiones, un importe muy similar al que hubiera supuesto la venta de O2 a Hutchinson de no haber sido bloqueada por Bruselas.

Respecto a la opción de sacar parte de la compañía a Bolsa, ha remarcado que esta posible operación está bloqueada por el Brexit, ya que no existe un entorno favorable en los mercados. Además, ha agregado que los avances en la reducción de la deuda en los últimos años hacen que Telefónica no tenga que vender O2 para demostrar su capacidad de desapalancamiento.

Telefónica espera un crecimiento del 2% en el beneficio de 2019

Sobre las previsiones para el presente ejercicio, Ávarez-Pallete ha señalado que el grupo español espera un crecimiento orgánico del 2% en los ingresos y los resultados de explotación, y prevé importantes ahorros este año después de que los ingresos orgánicos aumentaran en 2018.

El presidente ejecutivo del grupo, José María Álvarez-Pallete, dijo que los resultados de 2018, "unido(s) al buen momento operativo de los primeros meses del año, nos permite anunciar con confianza los objetivos de seguir creciendo en ingresos y OIBDA (resultado bruto de explotación)". Estos objetivos implican que el crecimiento de los ingresos y del OIBDA, eliminando los efectos de divisas y elementos extraordinarios, será similar o ligeramente inferior a los registrados en 2018.

También se ha comprometido a lograr ahorros brutos de más de 340 millones de euros en el transcurso del año, y gastar alrededor del 15% de la facturación en inversiones (excluyendo pagos de espectro radioeléctrico).