Público
Público

Resultados Bankia gana 541 millones en 2019, un 23% menos por mayores provisiones

El Estado, a través del FROB, recibirá 220 millones de los beneficios del banco nacionalizado, que repartirá 355 millones en dividendos, equivalente al 65% de las ganancias.

Un hombre utiliza el cajero automático de una sucursal de Bankia en Madrid. REUTERS/Andrea Comas
Un hombre utiliza el cajero automático de una sucursal de Bankia en Madrid. REUTERS/Andrea Comas

Agencias

Bankia ha obtenido un beneficio neto de 541 millones de euros en 2019, un 23% menos que un año antes, debido al menor resultado logrado con la rotación de carteras de renta fija y a unas mayores provisiones asociadas al coste de la venta de activos improductivos.

En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la entidad explica que la dotación a provisiones y otros resultados se ha elevado hasta 673 millones de euros, asociados al coste de la venta de carteras de crédito y activos adjudicados, principalmente en el segundo semestre del año.

En el cuarto trimestre estanco, las cuentas del banco nacionalizado han arrojado unas pérdidas de 34 millones, algo inferiores a los 40 millones perdidos en el mismo trimestre del año anterior, lo que la entidad atribuye, en parte, a la contribución al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).

Pese a la caída del beneficio neto, el resultado del negocio puramente bancario o core ha crecido un 3,5% en 2019, hasta 1.287 millones, tras estabilizarse los ingresos y reducirse los gastos más de lo previsto, según ha destacado el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.

Gracias al empuje de la actividad comercial, Bankia casi logró estabilizar el margen de intereses, que se situó en 2.023 millones y limitó su descenso al 1,3% pese al actual escenario de tipos de interés a ras del suelo. En el cuarto trimestre estanco logró, incluso, subirlo un 0,2% sobre el trimestre previo. Al igual que muchos otros bancos europeos, las entidades financieras españolas están sufriendo presión en sus márgenes por los niveles negativos en los tipos de interés de referencia del BCE, lo que dificulta que las entidades ganen dinero con su negocio tradicional de crédito.

El margen bruto cedió a su vez un 3,6%, mientras que los gastos de explotación se redujeron un 2,9% con la generación de unas sinergias de 220 millones fruto de la integración con BMN y superiores a los 155 millones previstos inicialmente.

Los ingresos por comisiones repuntaron a su vez un 1,5% y sumaron 1.081 millones gracias a la buena evolución interanual de los ingresos en medios de pago (+9,9%) y en activos bajo gestión (+4,7%). Por su parte, el margen bruto de clientes subió un 1,64%, mejorando el 1,58% contabilizado el año anterior, y la ratio de eficiencia se situó en el 56% en el ejercicio.

Goirigolzarri ha asegurado que 2019 "ha sido el mejor año en términos comerciales desde la creación de Bankia" que, asimismo, ha registrado un nuevo incremento del nivel de solvencia, hasta cerrar, por primera vez un ejercicio, por encima del 13%.

Concretamente, el ratio de solvencia de máxima calidad CET1 fully loaded (incluyendo plusvalías soberanas latentes a valor razonable) alcanzó el 13,02%, lo que supone 63 puntos básicos más que un año antes y el más alto de la banca española, según Bankia.

Dividendos

La entidad prosigue con la devolución de ayudas públicas y superará los 3.300 millones retornados a los contribuyentes una vez se abone el dividendo, un total de 355 millones, a razón de los mismos 11,576 céntimos por título que abonó el pasado año. 

El importe previsto equivale a un 6,1% de rentabilidad por dividendo calculado sobre la cotización de cierre de 2019, y supondrá elevar al 65% el reparto de beneficios entre los accionistas o el pay-out.

De ello, el el Estado cobrará 220 millones, gracias a su participación del 61,8% a través del FROB. Con ello, la entidad prosigue con la devolución de ayudas públicas y superará los 3.300 millones retornados a los contribuyentes una vez se abone el dividendo.

Bankia también destaca que las ventas por canales digitales superan ya el 36% del total, 20 puntos porcentuales más que hace dos años (15,9%) y por encima del objetivo del Plan Estratégico para 2020 (35%).

El número de clientes digitales ha seguido aumentando y representa ya el 53,3 % del total, tras crecer casi 13 puntos porcentuales en los últimos dos años.

Por otra parte, los activos improductivos netos (créditos dudosos y activos adjudicados) han disminuido en 2.500 millones y se han situado en 8.350 millones brutos al finalizar diciembre, un 23,2 % menos que un año antes.

Los riesgos dudosos brutos se han reducido en casi 2.000 millones de euros entre enero y diciembre, hasta los 6.465 millones (-23,2%), con lo que la morosidad ha cerrado el ejercicio en el 5 %, tras bajar 1,5 puntos en comparación interanual.

Y todo ello para una cartera crediticia neta de 117.444 millones de euros, que ha bajado un 0,7 % en comparación con diciembre de 2018.

Los depósitos de la clientela se han reducido algo más, un 1,2%, hasta los 124.785 millones, en tanto que los recursos totales de la clientela dentro y fuera del balance han crecido un 1,4% y han sumado 174.267 millones, lo que ha ayudado a elevar los activos totales un 1,6%, a 208.468 millones.

Más noticias de Economía