Público
Público
Únete a nosotros

Resultados El beneficio de BBVA alcanza los 4.323 millones en septiembre impulsado por la venta de su filial chilena

El banco eleva sus provisiones por su negocio en Turquía, tras el desplome de la lira turca en el verano, y sus acciones caen en Bolsa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El logo del BBVA en el edificio La Vela, su sede en la zona norte de Madrid. REUTERS/Juan Medina

BBVA obtuvo un beneficio atribuido de 4.323 millones de euros en los primeros nueve meses de este año, lo que supone un incremento del 25,3% respecto al mismo periodo del año anterior (+43% a tipos de cambio constantes), según ha informado este martes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El grupo ha achacado este resultado al impulso de los ingresos recurrentes, la contención de los gastos, los menores saneamientos y las plusvalías de la venta de BBVA Chile, por importe de 633 millones de euros.

Excluyendo las plusvalías de Chile y un ajuste negativo de 190 millones de euros por la elevada inflación en Argentina, el beneficio atribuible habría bajado un 9% a 1.040 millones de euros. Con la venta en Chile, que se cerró en julio, BBVA obtuvo una plusvalía neta de 633 millones de euros, lo que impulsó sus ganancias en el tercer trimestre hasta los 1.674 millones, en línea con las previsiones de los analistas

Al igual que su rival Santander, BBVA obtiene la mayor parte de sus beneficios en el extranjero, una diversificación geográfica que le ayudó a contrarrestar una doble recesión en su país en los últimos años.

Varias personas pasean cerca de unas oficinas en Estambul del banco Garanti, controlado por BVA. EFE/ Erdem Sahin

No obstante, las previsiones facilitadas por el banco en una presentación a analistas sobre la marcha de su negocio en Turquía presionaban sobre su cotización y hacían bajar su acción con fuerza. BBVA dijo en la presentación que espera un aumento de las provisiones y del coste del riesgo en el país (su cuarto mayor mercado después de México, España y Estados Unidos), tras el desplome de la lira turca en agosto.

En la presentación de resultados, el consejero delegado de BBVA, Carlos Torres Vila, ha admitido haber pasado por un "mal" momento durante el trimestre pasado en Turquía, pero ha asegurado que su apuesta por Garanti, del que controla un 49,85%, no ha variado.

Torres, que sustituirá a Francisco González como presidente de la entidad a partir del 1 de enero de 2019, ha explicado que el escenario de incertidumbre, que provocó que en un sólo trimestre la lira turca se depreciara más de un 20%, ha llevado al banco a elevar "bastante" las provisiones en el país. El beneficio de BBVA en Turquía descendió un 14,1% hasta septiembre, a 488 millones, debido al efecto negativo de la divisa, lo que situó todas las líneas de gastos en negativo, a pesar de que la actividad comercial haya sido buena.

Asimismo, Torres ha explicado que BBVA cuenta en Turquía con un "marco claro de refinanciaciones", opción a la que un banco se acoge cuando una economía entra en un periodo de recesión. "Estamos aplicando el marco de refinanciaciones como lo hemos hecho en cualquier otro mercado con problemas e igual que hicimos en España durante los peores años de la crisis", ha precisado.

En opinión del banquero, las medidas que se están tomando en el país otomano van "en la buena dirección", si bien ha aconsejado perseverar en las políticas restrictivas. "No hay otro atajo, es el camino que hay que seguir", ha apostillado, al tiempo que ha asegurado que, pese a los desequilibrios acumulados, Turquía tiene un "enorme" potencial a largo plazo.

Una sucursal de BBVA Bancomer (la enseña del banco español en México) en Ciudad Juarez. REUTERS/Jose Luis Gonzalez

En México, el principal mercado del banco, el beneficio neto trimestral del grupo aumentó un 18,5% a 642 millones de euros, impulsado por el crecimiento de la actividad crediticia. En Argentina, donde el banco obtiene menos del 5% de sus ingresos operativos, BBVA registró una pérdida de 190 millones en el tercer trimestre después de reformular sus cuentas por la hiperinflación, aunque también registró un impacto positivo en el patrimonio neto de 104 millones de euros.

Mejora el capital y baja la morosidad

El aumento del beneficio permitió también al banco a incrementar su coeficiente de capital de primer nivel hasta el 11,34% a finales del tercer trimestre frente al 10,8% en junio.

Al igual que otros bancos europeos, las entidades españolas están luchando para defender sus márgenes financieros en un entorno de tipos de interés ultra bajos. El margen de intermediación (la diferencia entre lo que el banco cobra por los préstamos y paga por los depósitos) alcanzó los 12.899 millones en los nueve primeros meses de 2018 (-2,3% interanual, +10,2% a tipos de cambio constantes) y los ingresos por comisiones fueron de 3.653 millones (-1,4% interanual, +9,4% a tipos de cambio constantes).

La suma de ambas líneas (los ingresos recurrentes) se situó en 16.553 millones (-2,1% interanual, +10,1% a tipos de cambio constantes), lo que impulsó el margen bruto hasta 17.596 millones (-6,9% interanual, +4,3% a tipos de cambio constantes).

Los gastos de explotación entre enero y septiembre decrecieron un 7,1% gracias a la disciplina de costes implantada. Si se excluye el efecto del tipo de cambio, registraron un incremento del 2,7%.

BBVA redujo su tasa de morosidad al 4,1% en septiembre desde el 4,4% a finales del segundo trimestre en un momento en que el Banco Central Europeo (BCE) está instando a los bancos a eliminar activos tóxicos de su balance.

El nuevo consejero delegado, antes de fin de año

En la rueda de prensa de presentación de los resultados, Carlos Torres Vila ha calificado de "ejemplar" la marcha de Francisco González como presidente, que se producirá el 31 de diciembre de este año, así como su decisión de no asumir ningún tipo de rol en el banco apartándose de forma absoluta para no influir en la época posterior a su sucesión.

González podía haber postergado su mandato hasta marzo de 2020, según el reglamento del consejo de la entidad. Sin embargo, el directivo pensó que en algunos temas importantes "no es conveniente agotar los plazos".

Torres, que sustituirá a González como presidente de la entidad a partir del 1 de enero de 2019, ha indicado que el nombramiento del nuevo consejero delegado se producirá durante este último trimestre, mientras ha confirmado que el proceso de revisión de idoneidad ya está ocurriendo. "Este es un proceso de transición bien planificado y ordenado. Con toda seguridad será alguien de la casa, tenemos mucho talento en el banco y hay muchas opciones", ha vuelto a subrayar el banquero, igual que ha hecho en otras ocasiones desde el anuncio de este proceso, omitiendo cualquier comentario sobre la persona que le sustituirá.

De igual forma, a pesar de que González ha mostrado su intención de no permanecer de ningún modo dentro de la entidad, y que en principio podría no acudir a la junta de accionistas de este año a pesar de haber sido el presidente de la totalidad del año en curso, Torres no descarta que sea nombrado presidente de honor.