Público
Público

Resultados OHL reduce sus pérdidas un 91,9% en 2019 y prevé volver a beneficios en 2020 o 2021

La constructora ultima la venta del proyecto hotelero y residencial de 'Old War Office' de Londres al grupo indio Hinduja.

El presidente de OHL, Juan Villar-Mir de Fuentes, durante su intervención en la junta de accionistas de la constructora. EFE/ Angel Díaz
El presidente de OHL, Juan Villar-Mir de Fuentes, durante su intervención en la junta de accionistas de la constructora. EFE/ Angel Díaz

AGENCIAS

La constructora OHL encadena su cuarto ejercicio consecutivo en pérdidas, desde que inició el proceso de saneamiento y reestructuración en que aún está inmerso. La constructora controlada por la familia Villar Mir registró una pérdida neta de 127,8 millones en 2019, que, no obstante,  supone reducir un 91,9% los números rojos del ejercicio anterior (alcanzaron los 1.577,4 millones), a pesar del ajuste que ha realizado en el proyecto que tiene en marcha en un edificio histórico del centro de Londres, según informó la empresa.

La constructora  ha ajustado en 47,6 millones de euros el valor de su participación en el proyecto Old War Office, al considerar que "el valor de mercado del activo que se podría ver afectado por el brexit".

Se trata del proyecto que acomete junto al grupo indio Hinduja en un edificio histórico del centro de Londres, el antiguo Ministerio de Guerra británico, para convertirlo en un hotel y viviendas de lujo. Es un proyecto similar al de Canalejas, en el centro de Madrid.

Precisamente, OHL ha alcanzado un "acuerdo preliminar" de venta con su socio indio en este proyecto, que de esta forma se hará con el 100% del mismo, según detalló el consejero delegado de OHL, José Antonio Fernández Gallar. El directivo de la constructora no apuntó el importe que obtendrá con su 49% en Old War Office.

Sobre el  Proyecto Canalejas que desarrolla en el centro de Madrid, en alianza al 50% con empresario israelí Mark Scheinberg, fundador de la firma de póker online Poker Stars, dado que el complejo está a punto de ponerse en servicio, OHL apuesta por esperar aún para venderlo, con el fin de recoger el valor que considera generará el activo una vez se inaugure.

En tanto, OHL ha abierto negociaciones con bancos y fondos para levantar financiación poniendo como garantía la participación del 50% que tiene en el proyecto, un porcentaje que tiene valorado en libros en unos 200 millones de euros.

Resultado bruto positivo en un "ejercicio de transición"

Pese a las pérdidas de 2019, OHL logró cerrar el ejercicio con su primer beneficio bruto de explotación (Ebitda) positivo en cuatro años. En concreto, OHL registró un Ebitda de 64,8 millones, importe que además es un 40% superior al previsto.

A ello contribuyó el programa de reducción de costes, que se han recortado casi a la mitad en dos años, la mayor generación de caja y la menor salida de recursos para los proyectos legacy (146 millones), las obras internacionales fallidas, respecto a lo inicialmente estimado (161 millones).

La cifra de negocio creció un 1,8% el pasado año, hasta los 2.959 millones, de los que el 72% se obtuvieron en el exterior, fundamentalmente Estados Unidos y Latinoamérica.

OHL considera así que 2019 fue un año de "transición" y confía en que el 2020 sea un "ejercicio de consolidación" con la aspiración de volver ya a beneficios ó en 2021. Por el momento, en el presente ejercicio aspira a lograr la cota de los 3.000 millones de ingresos y los 70 millones de Ebitda.

OHL se encuentra en negociaciones para que la familia mexicana Amodio fusione a la empresa española con la constructora Caabsa Infraestructuras. De materializarse la operación, la familia Amodio tendría entre 31% y 35% en el capital de OHL.

Más noticias de Economía