Público
Público
Únete a nosotros

Resultados Siemens Gamesa anuncia 600 despidos tras ganar un 100% más en su último ejercicio

El fabricante de aerogeneradores recorta sus proyecciones para 2020 y retrasa sus objetivos de rentabilidad dos años, en un contexto de precios más bajos y tensiones globales como la incertidumbre sobre el brexit.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Un trabajador de Siemens Gamesa pasa junto a varios cuerpos de aerogeneradores. E.P.

El fabricante de aerogeneradores Siemens Gamesa obtuvo un beneficio neto de 140 millones de euros en su último ejercicio fiscal 2019 (que termina en septiembre), lo que supone duplicar las ganancias del año anterior, y anunció un programa para recortar su plantilla en 600 empleados en todo el mundo durante los próximos dos años, según informó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El grupo indicó que este ajuste de plantilla afectará fundamentalmente a las funciones administrativas en el negocio onshore (parques eólicos en tierra) de la compañía y en sus funciones de apoyo corporativo

El consejero delegado de la compañía hispano-germana, Markus Tacke, ha asegurado que el recorte de empleo se llevará a cabo con "medidas blandas", con el fin de minimizar el impacto negativo sobre la plantilla. Los despidos se llevará a cabo en varios países, incluidos España, Alemania, Dinamarca, Estados Unidos y Reino Unido.

Siemens Gamesa prevé que 109 de los 600 despidos anunciados por la compañía se produzcan en España, tal y como ha comunicado este mismo martes a los sindicatos, según han informado fuentes sindicales. Las mismas fuentes han precisado que los recortes no afectarían a fabricas ni al negocio offshore ni al de servicios. La empresa ha comunicado a los sindicatos que a partir de la próxima semana se constituirá una mesa de empleo para tratar de buscar medidas no traumáticas para estos ajustes.

Tacke ha defendido que estos despidos buscan "mantener la rentabilidad y seguir invirtiendo" a través de la optimización de costes estructurales en el personal administrativo, en un contexto en el que se está dando una "complicada transición" en la industria de energías renovables.

Desplome en bolsa tras revisar sus previsiones

Además del recorte de plantilla, el fabricante hispanoalemán controlado por Siemens y participado por Iberdrola anunció una nueva rebaja de sus previsiones en medio de incertidumbres globales como la guerra comercial y el brexit, que están presionando a la baja el precio de los aerogeneradores.

La compañía dijo que retrasaría dos años, hasta 2022, su objetivo de rentabilidad para 2020 de un margen del ebit (resultado bruto) sobre ventas, una de las medidas más seguidas por los analistas, de entre el 8% y el 10%. La nueva previsión para el próximo año es de un margen de entre el 5,5% y el 7%, y unas ventas de entre 10.200 y 10.600 millones.

Siemens Gamesa tiene previsto reducir sus costes en 600 millones en 2020 e integrar con éxito los activos de Senvion para aumentar su ebit en 50 millones de euros en 2022.

Siemens Gamesa señaló que, a pesar de sus buenas perspectivas, "la presión de precios está afectando los márgenes de la industria eólica y consecuentemente la rentabilidad de los fabricantes".

La guerra arancelaria entre Estados Unidos y China, la salida de Reino Unido de la Unión Europa, la desaceleración mundial y la volatilidad en los mercados emergencias han nublado el horizonte del negocio de la empresa. Los fabricantes de aerogeneradores se están viendo presionados por competitivos sistemas de subastas de parques eólicos que favorecen al mejor postor, alejando al sector del sistema de primas que imperó durante el auge inicial de energías renovables como la eólica.

Estas noticias han castigado con dureza las acciones de Siemens Gamesa, que sufrían una de sus peores caídas del año en la bolsa española, de casi el 9%.

En concreto, los títulos de la compañía, que tardaron unos minutos en comenzar a cotizar al no casar las órdenes de compra y venta y en los primeros instantes de la sesión llegaron a caer más de un 13%, cerraron la jornada con un descenso del 8,677%, retrocediendo hasta los 11,735 euros, su nivel más bajo desde el pasado 10 de octubre.

Resultados anuales dentro de las previsiones

El grupo hispano-alemán había arrancado la jornada con la presentación de los resultados de su último ejercicio fiscal (que va de octubre a septiembre), que cumplieron con sus previsiones, aunque en la parte baja de la horquilla prevista.

El beneficio neto aumentó un 100% hasta 140 millones gracias al mayor resultado operativo y a una reducción del gasto fiscal, pese a un mayor coste financiero, mientras que el resutado de explotación aumentó un 19,8%, hasta los 253 millones, gracias al aumento de las ventas en todas las filiales.

El margen del ebit se situó en el 7,1%, por debajo del 7,6% de un año antes, y en la parte baja del objetivo fijado para el ejercicio (de entre un 7%-8,5%).

Los ingresos aumentaron un 12,1% hasta 10.227 millones de euros en el ejercicio, frente a un objetivo de entre 10.000 y 11.000 millones en todo 2019. Las ventas se incrementaron un 12,4% hasta 2.944 millones en junio-septiembre, su cuarto trimestre del ejercicio, "con una actividad récord en offshore", según la empresa.