Público
Público

Resultados trimestrales El beneficio trimestral de Caixabank cae un 24% por los menores ingresos financieros y Repsol

El número dos del banco catalán confía en cerrar "a tiempo" un acuerdo sobre el ERE que prevé la salida de 2.157 trabajadores y el cierre de 793 oficinas.

El logo de Caixabank, en su sede en Barcelona. REUTERS/Albert Gea

agencias

Caixabank dijo el martes que contabilizó una caída del 24% en su beneficio neto del primer trimestre por menores ingresos por operaciones financieras y por una comparación desvaforable tras comenzar a vender su participación en la petrolera Repsol en el tercer trimestre de 2018. Sin este efecto el resultado trimestral hubiera crecido un 4,3%.

El tercer banco español dijo que el beneficio neto se situó en 533 millones de euros, por debajo de la media de 548 millones de un sondeo con analistas de Reuters.

Una reclasificación contable en el angoleño BFA, donde participa a través del banco portugués BPI, también impactó en la parte baja de la cuenta de resultados.

El resultado del banco que preside Jordi Gual, se apoya en el crecimiento de los ingresos core del negocio, que alcanzan los 2.027 millones (+0,9%), apoyados por un aumento del margen de intereses del 2,9%, hasta los 1.237 millones, y a pesar del descenso de las comisiones del 2,2%, hasta los 612 millones.

Los gastos de administración y amortización recurrentes crecen un 4,7% por mayores gastos por la aceleración del plan de transformación de la red (oficinas Store, InTouch), un mayor gasto en tecnología y en nuevas iniciativas comerciales, y nuevos requerimientos normativos, además del registro de 7 millones correspondiente al IBI de inmuebles de uso propio.

En cuanto a la morosidad, la ratio del grupo se reduce hasta el 4,6% (-13 puntos básicos en el trimestre), mientras que los saldos dudosos descienden 212 millones tras la gestión activa de la morosidad, y se sitúan en 10.983 millones (-2.712 millones de euros en los doce últimos meses; la ratio de cobertura se mantiene estable en el trimestre en el 54%.

Las dotaciones y pérdidas por baja de activos se mantienen en niveles muy reducidos: 187 millones (-1,8%); la ratio Common Equity Tier 1 (CET1) del Grupo CaixaBank se sitúa a 31 de marzo de 2019 en el 11,6%.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar (c), el director ejecutivo de intervención Control de Gestión y Capital,Matthias Bulach (i) y la directora ejecutiva de Comunicación, Relaciones Institucionales, presentan los resultados correspondientes al primer trimestre del año. EFE/Kai Försterling

Durante la presentación de los resultados de Caixabank, el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, ha señalaod que confía en poder cerrar "a tiempo" un acuerdo con los sindicatos sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que prevé la salida de 2.157 trabajadores, el cierre de 793 oficinas y medidas de movilidad geográfica.

El objetivo del banco es concluir las negociaciones a mediados de mayo, algo que Gortázar cree que será posible gracias al "esfuerzo y buena voluntad de todos".

Según ha explicado, la ratio de eficiencia del banco "empeora" respecto al año pasado, debido principalmente al incremento de la masa salarial y a la inversión en desarrollo tecnológico, es decir en la transformación de la red en favor de oficinas Store, el modelo de atención In Touch, lo que "lógicamente da más razones a la negociación laboral", ha apuntado.

En todo caso, "a día de hoy nos quedan días y algunas noches de negociación y trabajo", ha admitido Gortázar. Por parte, del equipo directivo, ha destacado, ya se ha trasladado que "estamos dispuestos a renunciar a extinciones forzosas si se llega a acuerdo sobre el resto" de los puntos planteados en el ERE.

CaixaBank acelera su salida de Repsol y baja su participación
al 1,1%

De otro lado, CaixaBank prosigue con su salida del capital de Repsol y ha reducido su participación en la petrolera hasta el 1,1%, tras impulsar en los últimos meses la venta de acciones de la compañía, según consta en la documentación remitida por la entidad financiera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En concreto, la entidad presidida por Jordi Gual había reducido su participación en Repsol a cierre del primer trimestre hasta el 2%, pero desde entonces y hasta este 29 de abril se ha desprendido de otro 0,9%, para situarlo en el 1,1%.

En septiembre del año pasado, CaixaBank acordó desprenderse de toda la participación que la entidad ostentaba en Repsol, representativa entonces del 9,36% del capital social, poniendo así fin a su presencia de 22 años en el accionariado de la petrolera.

Con la decisión de vender su participación en Repsol, CaixaBank también abandonó el consejo de administración de la petrolera, con la renuncia como miembros del órgano rector de su presidente, Jordi Gual, y su consejero delegado, Gonzalo Gortázar.