Público
Público

Resultados trimestrales El beneficio semestral de Caixabank se reduce un 51% por el coste del ERE

El número dos del banco no prevé más despidos en la entidad y ve "inevitable" que el sector siga con ajustes de sus plantillas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una oficina de Caixabank en Barcelona. REUTERS/Yves Herman

Caixabank obtuvo en el primer semestre del año un beneficio atribuido de 622 millones de euros, un 52,1% menos que en el mismo periodo del año anterior, tras el acuerdo laboral que ha supuesto un gasto de 978 millones (685 millones netos), ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Sin este impacto, el resultado del semestre alcanzaría los 1.307 millones.

El margen de intereses del primer semestre es de 2.478 millones (+1,9% respecto al mismo periodo de 2018), partida impactada sobre todo por el incremento de los ingresos del crédito y los menores costes de financiación retail e institucional.

Los ingresos core del grupo son estables en la evolución interanual; y en la variación trimestral hay mayores ingresos core (+1,5%), principalmente por mayores comisiones e ingresos por contratos de seguros.

Los ingresos por comisiones han sido de 1.248 millones (-3,5% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior); las comisiones bancarias, valores y otros ascienden a 719 millones (-3%).

En cuanto a la ratio de morosidad, se reduce hasta el 4,2% (-46 puntos básicos en el semestre); y los saldos dudosos descienden 793 millones en el semestre (-581 millones en el trimestre) situándose en 10.402 millones debido a la gestión activa de la cartera; y la ratio de cobertura de la morosidad es del 54%.

La ratio Common Equity Tier 1 (CET1) se sitúa a 30 de junio en el 11,6%. Excluyendo el impacto de -11 puntos básicos por la primera aplicación de la normativa IFRS16 y de -5 del ajuste de los requerimientos de riesgo de crédito por la financiación de bienes inmuebles, la evolución del semestre ha sido de +14 puntos básicos por generación orgánica de capital y +7 por la evolución de los mercados y otros impactos.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, presenta los resultados de la entidad de los seis primeros meses de 2019. EFE/Kai Försterling

En la presentación de resultados, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha señalado que no se prevén más despidos en la entidad hasta 2021 y "honestamente" confía en que "después, tampoco". No obstante, considera "inevitable" que el sector siga ajustando sus plantillas en función de la situación en que se encuentre ante la continuidad de los bajos tipos de interés marcados por el Banco Central Europeo (BCE).

Gortázar, ha señalado que el acuerdo laboral para la salida voluntaria de más de 2.000 trabajadores, que se hará efectiva el 31 de julio, "ha terminado" y no prevé un ejercicio parecido hasta 2021 y ha indicado que "honestamente" espera que "después tampoco".

Gortázar señala que el traslado a Valencia de la sede social es "con vocación indefinida"

Con todo, ha destacado "la sostenibilidad" de la actividad, pero ha señalado que hay que ganársela "con el sudor del día a día" porque "las condiciones no son fáciles". Así, ha apuntado que la ratio de eficiencia "lo lógico es que sufra un deterioro porque la evolución de gastos este año es del 4,5% mientras que los ingresos 'core' están estabilizados". "Como veíamos venir esta situación anunciamos hace siete meses el plan de reducción de empleo", ha insistido.

Por otro lado, preguntado por si hay alguna condición para que la sede social, que actualmente está en Valencia, regrese a Catalunya, ha replicado que "no hay ninguna novedad en esta materia". "Tomamos una decisión que ya explicamos y estamos aquí con una vocación indefinida y en cuanto a nuestra permanencia no hay nada nuevo", ha apostillado.