Público
Público

Resultados trimestrales Repsol pierde 2.578 millones hasta septiembre por la covid

La petrolera no descarta futuras alianzas o una salida a Bolsa de su negocio de renovables para impulsar su crecimiento, y promete un dividendo de cara a 2025 "atractivo", financiado con caja y compatible con su fortaleza financiera.

Detalle de la fachada de la sede de la petrolera Repsol, en Madrid. REUTERS/Juan Medina
Detalle de la fachada de la sede de la petrolera Repsol, en Madrid. REUTERS/Juan Medina

Agencias

Repsol perdió 2.578 millones de euros entre enero y septiembre, frente a los 1.466 millones que ganó un año antes, por el desplome de la demanda y de los precios del crudo y del gas por la covid-19, que la llevaron a ajustar, en el segundo trimestre, el valor de inventarios y activos de producción.

Con caídas desde enero de la cotización del crudo brent del 36% y del 30% en el gas Henry Hub, la valoración de los inventarios de Respol se vio impactada negativamente en 1.048 millones, mientras que los cambios en el valor de activos de exploración y producción restaron 1.726 millones, lo que eleva el impacto de la covid a 2.774 millones.

En un comunicado, la petrolera ha subrayado que su resultado neto ajustado, aquel que mide el desempeño real del negocio, fue positivo en 196 millones, el 88 % menos que un año antes, "en un contexto de extraordinaria dificultad" por la pandemia y marcado por el "colapso" de la demanda.

Sólo en el tercer trimestre y gracias a las medidas de ajuste adoptadas para hacer frente a los efectos de la covid, el resultado neto ajustado de Repsol fue positivo en 264 millones, frente a las pérdidas de 258 millones registradas entre abril y junio.

En términos netos, el primer trimestre se saldó con pérdidas de 487 millones, que entre abril y junio se dispararon a 1.997 millones y que en el tercer trimestre se redujeron a 97 millones, según las cuentas remitidas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Revisa al alza el ahorro de costes y el recorte de inversiones

"Estamos mostrando solidez y resiliencia en un escenario sin precedentes(...)", según el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, que ha subrayado que han sido capaces de obtener un flujo de caja operativo positivo en todos los negocios, con un total de 2.122 millones, gracias al plan de resiliencia puesto en marcha en marzo y cuyos objetivos han sido revisados al alza.

Así, la compañía ha elevado su estimación de reducción de gastos operativos para este año desde 350 a 500 millones de euros y el recorte de inversiones de 1.000 a 1.200 millones, mientras que el objetivo de optimización del capital circulante pasa de 800 a 700 millones.

El plan establece también que la deuda neta no se incremente este año, y a cierre de septiembre, la deuda neta bajó en 882 millones de euros respecto al 31 de diciembre de 2019, hasta situarse en 3.338 millones.

Por negocios, el de Comercial y Renovables obtuvo un resultado de 332 millones hasta septiembre, el 20,6 % menos, penalizado por el desplome en la demanda provocado por el covid-19, que redujo las ventas en gasolineras el 24 %.

Apuesta por las renovables

En una conferencia con analistas para presentar los resultados de los nueve primeros meses del año, el consejero delegado de la petrolera, Josu Jon Imaz, señaló que Repsol no descarta futuras alianzas o una salida a Bolsa de su negocio renovable para impulsar el crecimiento de su apuesta por las energías renovables.

Imaz apuntó que la alianza con Ibereólica Renovables en Chile para su expansión internacional en renovables puede servir "de pista" para lo que hará la compañía en este negocio. Este acuerdo, cerrado este mismo mes de octubre, le da acceso a una cartera de proyectos en Chile que Ibereólica tiene en operación, construcción o desarrollo, de más de 1.600 MW hasta el año 2025 y la posibilidad de superar, gracias a esta alianza, los 2.600 MW en 2030.

Imáz, además, aseguró que la petrolera ofrecerá en su próximo plan estratégico (que presentará al mercado el 26 de noviembre), una remuneración para sus accionistas para el periodo 2021-2025 que será "atractiva", financiada con caja y no con deuda y compatible con el mantenimiento de la fortaleza de balance y la flexibilidad financiera del grupo.

El consejero delegado de la compañía reiteró que la retribución al accionista "es uno de los pilares de la estrategia de Repsol" y subrayó que será "unos de los compromisos clave" incluidos en la nueva hoja de ruta, al tiempo que señaló que será "atractiva" en comparación con sus pares, y las principales empresas del Ibex-35.

Más noticias de Economía