Público
Público

Ryanair envía cheques sin firmar a pasajeros que debían ser indemnizados por los vuelos cancelados

La aerolínea irlandesa pide disculpas por Twitter tras envíar cheques de compensación a 190 clientes sin la "firma requerida" debido a un "error administrativo"

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Monstradores de facturación (check-in) de Ryanair en el aeropuerto de Weezea, al noroeste de Alemania, durante la huelga de trabajadores de la aerolínea de bajo coste. REUTERS/Wolfgang Rattay

Ryanair, la aerolínea low-cost más grande de Europa, se ha disculpado el miércoles después de haber enviado cheques sin firmar a decenas de pasajeros que debían ser indemnizados por los vuelos cancelados, lo que ha impedido a los receptores hacerlos efectivos.

Ryanair ha señalado que ha enviado 20.000 cheques como indemnización en julio y que, de ellos, menos de 190 fueron enviados sin firmar. "Debido a un error administrativo un minúsculo número de cheques fueron enviados sin la firma de confirmación", ha explicado la compañía irlandesa.

"Esos cheques se reenviaron la semana pasada y nos disculpamos sinceramente por este inconveniente", ha dicho Ryanair en un comunicado difundido a través de Twitter. La aerolínea de bajo coste ha justificado este error por la intención de emitir lo antes posible estos cheques para sus clientes y ha asegurado que ya volvieron a ser enviados con la firma pertinente durante la pasada semana.

Según la cadena BBC, un pasajero esperó hasta 11 meses para recibir el pago de compensación, pero su banco le impuso una tasa extra de 20 euros tras rechazarlo. Otro cliente tuiteó el pasado 28 de julio que "Ryanair le había enviado un cheque que fue rechazado y "al final he tenido que pagar 32 euros por ese privilegio. Qué vergüenza".

En el último mes la aerolínea ha cancelado los vuelos de más de 100.000 pasajeros debido a las huelgas europeas de sus tripulantes de cabina (TCP) y pilotos, sin contar las cancelaciones y retrasos provocados por las huelgas de controladores en países como Francia.

Además de las huelgas convocadas en julio por pilotos irlandeses y TCP de Bélgica, España, Italia y Portugal, otros cuatro grupos de pilotos de Suecia, Alemania, Holanda y Bélgica se unieron a sus colegas de Dublín para organizar un parón el pasado 10 de agosto, lo que provocó más de 400 cancelaciones.

Aviones de la aerolínea Ryanair, estacionados en el aeropuerto Charleroi de Bruselas, durante la huelga de trabajadores de la compañía de bajo coste. REUTERS/Yves Herman

Un portavoz de Ryanair ha apuntado que la compañía "cumple completamente" con la directiva comunitaria, según la cual "no se pagan compensaciones a clientes cuando la cancelación o retraso es ajena al control de la aerolínea". Esa normativa, según las autoridades, establece que las cancelaciones o retrasos por paros del personal no son una circunstancia extraordinaria, por lo que la compañía tiene que abonar compensaciones económicas a los usuarios afectados.

El próximo 7 de septiembre los sindicatos de TCP se reunirán en Roma para analizar el resultado de los paros y la evolución de las movilizaciones de otros colectivos y países durante estas semanas para adoptar decisiones conjuntas de cara a nuevas movilizaciones europeas.