Público
Público
Únete a nosotros

Sacyr vende el 49% de un lote de concesiones en Chile por 440 millones para recortar deuda

Del importe total de la operación, el 75% (unos 330 millones), corresponde a la deuda asociada a los activos, y 110 millones al importe de la transacción.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Imagen de la junta de accionistas de Sacyr. E.P.

El grupo español Sacyr ha alcanzado un acuerdo para la venta a Toesca de un 49% de su participación en siete activos concesionales situados en Chile por un importe aproximado de 440 millones de euros, incluida la deuda asociada a la participación vendida.

La compañía que preside Manuel Manrique ha cerrado con el fondo chileno Toesca Infraestructuras esta operación con la que levanta recursos para recortar su deuda corporativa, en línea con los objetivos fijados en su plan estratégico a 2020. Al cierre del pasado año, la compañía presentaba un pasivo de 4.045 millones de euros, un 18% más que un año antes.

Asimismo, Sacyr asegura facilitar la financiación del resto de proyectos que tiene en el país, en construcción o recientemente adjudicados, y que no entran en el acuerdo de venta. 

La previsión es que la operación, que está sujeta a la autorización de las autoridades de competencia, esté formalizada en julio de 2019.

Con esta operación, la compañía se suma así a otras constructoras cotizadas del sector que han realizado operaciones similares de apertura de sus negocios a socios, como son FCC con la venta del 49% de Aqualia y Acciona con una cartera de parques eólicos internacionales.

El fondo local Toesca entra como socio en el primer mercado de Sacyr Concesiones

En el caso de Sacyr, la venta se ha circunscrito a los siete activos que ya tiene construidos y en explotación en el país. Se trata de cinco autopistas, que suman 700 kilómetros de longitud, además del hospital de Antofagasta, considerados como uno de los mayores del país, y el aeropuerto de El Tepual. Los activos que no entran en la transacción son la autopista Américo Vespucio Oriente, actualmente en construcción, y los aeropuertos de Arica y Puerto Montt, recién adjudicados.

Del importe total de la operación, el 75%, esto es, unos 330 millones, corresponde a la deuda asociada, y los 110 millones al importe de la transacción.

La compañía asegura que seguirá controlando y consolidando en sus cuentas el negocio concesional chileno al quedarse con el 51% del mismo tras la venta.