Público
Público

Santander coloca sus objetivos de banca responsable al mismo nivel de importancia que los resultados económicos

Una empresa privada que no obtiene resultados económicos positivos sólidos está condenada al fracaso. Y si no los obtiene de modo responsable y sostenible, devolviendo a la comunidad beneficios sociales e inclusivos tangibles en igual medida, tampoco tiene futuro.

Ana Botín, durante la Junta Extraordinaria del Santander, celebrada ayer, que aprobó una ampliación de capital para comprar las acciones de minoritarios de Santander México

CONTENIDO PATROCINADO

Una de las pruebas de que el Grupo Santander -la mayor entidad financiera de Europa por capitalización y una de las mayores de América- ha colocado los objetivos de banca responsable al mismo nivel que sus beneficios económicos, es su último reporte de resultados semestrales, publicado ayer, 23 de julio: este informe del Banco Santander, que explica sus actividades en todo el mundo durante el período enero-junio, está estructurado por primera vez dando el mismo peso e importancia a las explicaciones sobre qué se está haciendo y se va a hacer en banca responsable, que a los propios resultados económicos.

Así, el nivel de reporte de banca responsable se sitúa a la altura de las explicaciones sobre los segmentos de negocio y ratios financieros: por países, por tipo de negocio, estado de la liquidez, morosidad, balance... De hecho, los objetivos de banca responsable revelados por el Santander constituye el compromiso más ambicioso que se conoce en el sector financiero internacional, y uno de los mayores entre las grandes corporaciones internacionales de todos los sectores. El banco se ha fijado 10 objetivos tangibles y evaluables periódicamente, que desde ahora serán perseguidos e informados por Santander. Son objetivos relativos a inclusión financiera de las personas más vulnerables, lucha contra el cambio climático, proyectos sociales en todos los países donde opera, igualdad de género, becas para educación o condiciones laborales para los empleados. Entre tales objetivos, están, por ejemplo, la dotación de financiación por valor de 220.000 millones de euros hasta 2030 para proyectos medioambientales, la inclusión financiera de 10 millones de personas hasta 2025, ayudas sociales para otros 4 millones en los dos próximos años y 200.000 nuevas becas hasta 2021.

Tal como explica Santander, se trata de 10 objetivos que “reflejan el compromiso para contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y garantizar que desarrolla su actividad de una manera responsable”. Santander es uno de los miembros fundadores de los Principios de Banca Responsable, elaborados por la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI, por sus siglas en inglés). Los principios, que se firmarán formalmente en septiembre de este año, establecen el estándar global de lo que significa ser un banco responsable y asegurará que los bancos generen valor tanto para sus accionistas como para la sociedad en general.

Según Ana Botín, “tenemos la firme convicción de que debemos usar nuestra posición como uno de los mayores bancos del mundo para ayudar a más personas y empresas a progresar, y para generar beneficios con una misión. Eso significa desempeñar la función de apoyar el crecimiento inclusivo y sostenible en todo el mundo para que las empresas creen empleo, facilitar la inclusión financiera y combatir el cambio climático. Además, tenemos que hacer nuestra actividad de forma impecable y de forma sencilla, personal y justa. Santander tiene un sólido historial como banco responsable. Ahora nuestra ambición es ir aún más lejos”.

Santander ha sido reconocido como uno de los bancos más sostenibles del mundo: se sitúa en tercer lugar entre los bancos globales en el Dow Jones Sustainability Index. Santander es también uno de los principales bancos de financiación verde: facilitó cerca de 50.000 millones de euros entre 2015 y 2018. Además, en 2018 el banco impartió educación financiera a más de 360.000 personas en todo el mundo y apoyó a más de 270.000 microemprendedores en Latinoamérica. El progreso que haga el banco para lograr sus objetivos de banca responsable se publicará en su informe anual de ahora en adelante.

Los objetivos de banca responsable del Grupo Santander, tal como figuran en el reporte financiero del primer semestre de 2019

Los objetivos de banca responsable del Grupo Santander, tal como figuran en el reporte financiero del primer semestre de 2019

Los compromisos de banca responsable adquiridos por el Banco Santander se pueden resumir del siguiente modo:

1. En 2021, ser una de las 10 mejores empresas para trabajar en al menos seis de las geografías principales del banco.

2. Para 2021, tener una presencia de mujeres en el consejo de administración de entre el 40% y el 60%.

3. Ese mismo año, contar con al menos un 30% de mujeres en cargos directivos.
4. Instaurar una estructura salarial equitativa y conseguir la equidad salarial de género en 2025.

5. Ayudar a la inclusión financiera de 10 millones de personas entre 2019 y 2015, proporcionándoles acceso a productos y servicios financieros personalizados y mejorando su conocimiento financiero mediante la educación.

6. Apoyar a los clientes en la transición hacia una economía verde. Por eso, el objetivo es movilizar 120.000 millones de euros de 2019 a 2025 y 220.000 millones entre 2019 y 2030 en financiación verde contra el cambio climático.

7. Al mismo tiempo, reducir las emisiones y la huella medioambiental del Santander, con el objetivo de que el 100% de la energía que utilizan sus instalaciones provenga de fuentes renovables en 2025, al menos en los países donde sea posible certificar la fuente de la electricidad.

8. Eliminar todo el plástico de un solo uso en todas las sucursales y edificios corporativos hasta 2021.

9. Conceder otras 200.000 becas, prácticas y programas de emprendimiento, de 2019 a 2021.

10. Ayudar a cuatro millones de personas a través de distintos programas de acción social en las comunidades donde opera el grupo en el periodo de 2019 a 2021.

Respecto de los resultados económicos del primer semestre de 2019 publicados ayer, el Grupo Santander ganó 3.231 millones de euros, un 14% menos que en igual período de 2018 tras dotar 814 millones en cargos extraordinarios por diversos costes de reestructuración, entre ellos los previstos en España por la integración en Santander del extinto Popular. Por otro lado, también ayer se aprobó por la Junta General Extraordinaria de accionistas del Banco Santander una ampliación de capital para la adquisición de las acciones de Santander México en manos de minoritarios, que representan el 24,95% de su capital.

Más noticias de Economía