Público
Público

Contenido patrocinado

Santander pone en marcha la Comisión de banca responsable, sostenibilidad y cultura para apoyar la transformación del banco

- Esta comisión, que se reunió por primera vez en septiembre, asesora al consejo de administración en el diseño de la cultura y de los valores corporativos y en sus relaciones con los grupos de interés; supervisa y realiza un seguimiento de la reputación corporativa; y asiste al consejo en la promoción y la integración de la cultura y de los valores en todo el grupo.- Está presidida por Ramiro Mato García-Ansorena (consejero externo independiente) y cuenta con siete vocales, todos ellos externos a excepción de Ana Botín, presidenta ejecutiva del banco.- Para Ana Botín, “ser sencillo, personal y justo en todo lo que hacemos” son los pilares del Santander para ser un banco responsable.- El pasado mes de mayo, Banco Santander anunció su adhesión a la iniciativa Financiera de UN Environment (UNEP FI) de banca responsable promovida por Naciones Unidas, de la que forman parte otras veinticinco entidades para asegurar un futuro sostenible.

Publicidad

Santander pone en marcha la Comisión de banca responsable, sostenibilidad y cultura para apoyar la transformación del banco

“Si queremos ser un banco responsable, nuestra misión -contribuir al progreso de las personas y de las empresas- debe estar siempre en el centro de nuestra actividad. Lo que hacemos debe estar alineado con lo que decimos”. Esta frase de Ana Botín, presidenta de Banco Santander, resume el compromiso de la entidad de ser un banco más responsable. En esta línea, el banco ha creado la Comisión de banca responsable, sostenibilidad y cultura, que se reunió por primera vez el pasado mes de septiembre, y cuya finalidad está centrada en velar porque la estrategia de negocio se oriente a este objetivo.

El consejo de administración de la entidad cuenta con otras siete comisiones: auditoría, nombramientos, retribuciones, supervisión de riesgos, regulación y cumplimiento, innovación y tecnología. Todas ellas tienen la facultad de información, asesoramiento y propuesta, aunque no de decisión.

La comisión de banca responsable, sostenibilidad y cultura está formada por ocho consejeros designados por el consejo de administración teniendo en cuenta sus conocimientos, aptitudes y experiencia en estas materias, y se reunirá trimestralmente. A excepción de Ana Botín, presidenta ejecutiva del grupo, el resto de los miembros de esta comisión son consejeros externos, la mayoría independientes. La presidencia recae en Ramiro Mato García-Ansorena (consejero externo independiente). El grupo de vocales lo constituyen Ana Botín, Homaira Akbari (consejera externa independiente), Ignacio Benjumea (consejero externo no dominical ni independiente), Álvaro Antonio Cardoso (consejero externo independiente), Sol Daurella Comadrán (consejera externa independiente), Esther Giménez-Salinas (consejera externa independiente) y Belén Romana García (consejera externa independiente).

Según se especifica en el reglamento del consejo de administración (artículo 21), su principal función es asistir al consejo en el cumplimiento de sus responsabilidades de supervisión con respecto a la estrategia de negocio responsable y las cuestiones de sostenibilidad del grupo. Para ello, esta comisión trabajará en diferentes aspectos:

- Asesorar en el diseño de la cultura y de los valores corporativos, incluyendo la estrategia de prácticas de negocio responsables y sostenibilidad, realizando un seguimiento de la estrategia y de las prácticas en este campo, evaluando el nivel de cumplimiento de las mismas y considerando propuestas al consejo de administración sobre cambios recomendables a las políticas y regulaciones sobre prácticas de negocio responsables y sostenibilidad.

- Asesorar en la formulación de la estrategia del grupo en sus relaciones con los grupos de interés, incluyendo, entre otros, empleados, clientes y comunidades en las que el Grupo desarrolla sus actividades.

- Supervisar y realizar un seguimiento de la reputación corporativa y la implicación con los grupos de interés en relación con las actividades de la comisión y los asuntos que estén en el ámbito de su competencia, analizando e informando al consejo de administración sobre los aspectos sociales, medioambientales, de comportamiento responsable y ético de la Sociedad y de su Grupo y sobre los intereses y expectativas de sus grupos de interés en relación con todo ello.

- Asistir al consejo en la promoción y la integración de la cultura y de los valores corporativos en todo el grupo, haciendo un seguimiento e informando al consejo del nivel de cumplimiento.


Banco Santander formuló su política de Responsabilidad Social Corporativa en 2002, a partir de la adhesión al Pacto Mundial de las Naciones Unidas, y puso en marcha de una serie de medidas y compromisos que se plasman en la misión del banco. “Nuestra misión es clara: contribuir al progreso de las personas y de las empresas. Nuestra visión es ser el mejor banco comercial, ganándonos la confianza y fidelidad de nuestros empleados, clientes, accionistas y de la sociedad. Y la manera de conseguirlo es siendo sencillos, personales y justos en todo lo que hacemos. Estas tres palabras son nuestros pilares para ser un banco responsable”, señala Ana Botín en el Informe Anual del banco de 2017. En su opinión, las señas más importantes de un banco responsable son “un equipo sólido con los valores y comportamientos adecuados, una buena estructura de gobierno corporativo y un fuerte compromiso con la misión de la entidad”.


El pasado mes de mayo Banco Santander anunció su adhesión a la iniciativa Financiera de UN Environment (UNEP FI) de banca responsable promovida por Naciones Unidas, de la que forman parte otras veinticinco entidades para asegurar un futuro sostenible. Los bancos representan dos tercios de la financiación a nivel mundial, por lo que resulta evidente el importante papel que el sistema bancario global desempeña en la consecución de este objetivo. La iniciativa UNEP FI busca que las entidades financieras de todo el mundo reafirmen su propósito y adapten sus prácticas de negocio. Para ello, los bancos están desarrollando unos principios bancarios globales que establecerán el marco de referencia para una banca sostenible y fijarán metas de consecución de objetivos sociales, medioambientales y económicos, tanto nacionales como internacionales.