Público
Público

Santander y el ruso Fridman alcanzan un acuerdo que evita el concurso de acreedores de Dia

Ana Botín considera que se ha logrado un "tratamiento justo" tras eliminar la discriminación entre bonistas y bancos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Logo de Dia en uno de sus tiendas en Madrid. E.P./Marta Fernandez Jara

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha confirmado que ha alcanzado un acuerdo con el presidente de LetterOne, el magnate ruso Mikhail Fridman, que permite evitar el concurso de acreedores de Dia.

"Finalmente el presidente de LetterOne se ha comprometido a trabajar para eliminar la discriminación entre bonistas y bancos de Dia, lo que creemos es un tratamiento justo. Santander, de manera responsable, ha decidido apoyar a Dia y sus empleados", ha asegurado la presidenta del Banco Santander en su cuenta personal de Twitter.

LetterOne, propietaria de casi el 70% de Dia tras la OPA, y la entidad presidida por Ana Botín se encontraban inmersas en las negociaciones para lograr un acuerdo de los 17 bancos acreedores de la compañía, que representan el 77,5% de la financiación sindicada, con el fin de restaurar el equilibrio patrimonial y evitar la quiebra de la cadena de supermercados.

Ambas partes apuraron hasta este lunes el plazo para intentar salvar a la cadena de supermecados y evitar que el consejo de administración de Dia solicitara el preconcurso de acredores y se acoja al artículo 5 bis de la actual Ley Concursal con el fin de pactar un acuerdo de reestructuración de su deuda.

Dicho procedimiento es una posibilidad que contempla la Ley Concursal, por el que permite a una empresa reconocer ante un juez su situación de insolvencia y contar con un máximo de cuatro meses para pactar un acuerdo de reestructuración de deuda con los bancos que le evite declararse en concurso.

Llegar a un acuerdo "bueno para todos"

La entidad financiera no se había sumado al acuerdo que había alcanzado  LetterOne con el resto de la banca acreedora (16 de las 17 entidades) la semana pasada, al considerar precisamente que se discriminaba a la banca frente a los bonistas (los titulares de la deuda corporativa de la cadena de supermercados). Horas antes de anunciar el acuerdo con Fridman, Ana Patricia Botín había señalado que lo que estaba ofreciendo la sociedad controlada por el magnate ruso a los bancos  españoles acreedores de Dia era "algo que realmente es muy inferior" a lo pactado con los bonistas extranjeros que, según dijo, "reciben el 100%".

La presidenta del Santander, tras participar en unas jornadas organizadas por Financial Times en Madrid, insistió en que se estaba intentando  "llegar a un acuerdo que sea bueno para todos". "Hemos intentado defender los intereses de nuestros accionistas, y vamos a ver qué pasa. Vamos a hacerlo de manera responsable, y esto es lo que estamos intentando", añadió Botín.

Ampliación de capital

Tras alcanzar in extremis el acuerdo con la banca acreedora de la cadena de supermercados, LetterOne se había comprometido a suscribir su parte proporcional y a asegurar (u obtener el aseguramiento de un banco) un aumento de capital de 500 millones de euros que permitirá a la firma revertir la situación en la que se encuentra.

Dia registró unas pérdidas netas de 144,4 millones de euros en el primer trimestre del año, frente a los 'números rojos' de 16,2 millones de euros que se anotó un año antes.

La deuda financiera neta (excluida IFRS 16) sumó un total de 1.702 millones de euros a final de marzo de 2019, lo que representa un incremento de 251 millones de euros respecto a finales del año 2018. El balance consolidado de la compañía cuenta con unos fondos propios negativos de 308,5 millones de euros a finales de marzo de 2019.

Las acciones de la cadena de supermercados llegaron a dejarse más de un 5% a un precio de 0,607 euros tras conocerse las primeras declaraciones de la presidenta del Santander para terminar cerrando la jornada con una caída del 0,18%, hasta intercambiarse a 0,64 euros al final de la jornada bursátil.