Público
Público

Sesión de control Ribera apunta a reforma estructural y fiscal para contener precio de la electricidad

La ministra señala que  los cambios de mayor calado en el sector eléctrico tendrán que esperar porque la prioridad es abordar el problema de pobreza energética 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ministras para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, junto a la de Administración Terrritorial, Meritxell Batet, durante la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso de los Diputados. EFE/Mariscal

La ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, dijo el miércoles que su departamento propondrá una reforma estructural y fiscal del sistema eléctrico con vistas a que el precio de la luz sea más predecible y estable, aunque la prioridad a corto plazo será ayudar a las familias que tienen problemas para pagar sus facturas energéticas.

"Si no abordamos reformas estructurales con respecto al funcionamiento del mercado y el sistema fiscal, es muy difícil que estas cosas puedan cambiar de manera sólida y estable en el tiempo", dijo el martes Teresa Ribera durante una sesión de control al Gobierno socialista.

Aunque habló de medidas de "impacto inmediato", Ribera sugirió que los cambios de mayor calado tendrán que esperar porque la prioridad ahora mismo es abordar el problema de pobreza energética en un momento en que el precio de la electricidad es el más elevado del año.

"Probablemente tengamos que introducir cambios importantes en el funcionamiento del mercado, pero por ahora la prioridad es abordar la respuesta que se merecen esos 4,6 millones de españoles que están en situación de pobreza energética", dijo.

La ministra explicará con mayor detalle sus medidas y propuestas en una comparecencia parlamentaria este mismo miércoles en la correspondiente comisión del Congerso.

El diario El País publicaba hoy que el Ministerio de Ribera anunciará esta tarde una rebaja importante en el llamado impuesto sobre la generación eléctrica, introducido en el marco de la reforma del sector que hizo el primer gobierno de Mariano Rajoy y que actualmente lleva un gravamen del 7% que las eléctricas repercuten al consumidor.

Cualquier cambio en la fiscalidad del recibo deberá contar con el plácet del Ministerio de Hacienda.

España sigue siendo uno de los países europeos con la factura eléctrica más cara, lo que resta poder adquisitivo al consumidor y competitividad a las empresas.

En buena medida esto se debe a factores estructurales como los onerosos costes de su mix energético, los múltiples impuestos que soporta el recibo eléctrico y el opaco proceso de formación de precios del mercado mayorista.

Se trata de un sistema complejo que protege la garantía de suministro con mecanismos de elevado coste que tampoco le hacen invulnerable a factores coyunturales como la meteorología o la volatilidad en el precio de las materias primas o los derechos de emisión de CO2.